Facebook Pixel

Alergia e Intolerancia a los Alimentos

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Alergia e Intolerancia a los Alimentos

De vuelta al Allergy Center

La alergia o la intolerancia a los alimentos afectan a casi todos en algún punto. Las personas con frecuencia tienen una reacción desagradable a algo que han comido y se preguntan si tienen alergia a esta comida. Una de cada tres personas dice que tiene una alergia a la comida o que ha modificado la dieta familiar debido a que sospecha que un miembro de la familia tiene una alergia a la comida. Pero sólo en cerca del 3% de los niños se han probado clínicamente reacciones alérgicas a los alimentos. En los adultos, la permanencia de la alergia a la comida ha bajado casi un 1% en la población total.

La diferencia entre la permanencia clínicamente probada de la alergia alimenticia y la percepción pública del problema es en parte debida a reacciones llamadas "intolerancias alimenticias" en vez de alergias a la comida. Una alergia a la comida, o hipersensibilidad, es una respuesta anormal a la comida que es detonada por el sistema inmunológico. El sistema inmunológico no es responsable de los síntomas de la intolerancia a la comida, aunque estos síntomas pueden imitar a aquellos de la alergia alimenticia.

Es extremadamente importante para las personas que tienen verdaderas alergias alimenticias que las identifiquen y que eviten la reacciones alérgicas a la comida debido a que estas reacciones pueden causar enfermedades devastadoras y, en algunos casos, ser fatales.

Cómo Funcionan las Reacciones Alérgicas

Una reacción alérgica involucra dos características en la respuesta inmunológica humana. Una es la producción de la inmunoglobulina E (IgE), un tipo de proteína llamado anticuerpo que circula a través de la sangre. Otro es la célula mastocito, una célula específica que se presenta en todos los tejidos del cuerpo pero especialmente es común en áreas del cuerpo que son sitios típicos de las reacciones alérgicas, incluyendo la nariz y la garganta, pulmones, piel y tracto gastrointestinal.

La habilidad de un individuo dado de formar IgE contra algo benigno como la comida es una predisposición heredada. Generalmente, tales personas vienen de familias en las cuales las alergias son comunes - no necesariamente las alergias alimenticias pero tal vez la fiebre del heno, el asma o alergia al polen. Alguien con dos padres alérgicos es más propenso a desarrollar alergias a los alimentos que alguien con sólo un padre alérgico.

Antes de que se presente una reacción alérgica, una persona que esté predispuesta a formar IgE de los alimentos primero tiene que ser expuesta al alimento. Conforme la comida es digerida, ésta detona ciertas células para producir la IgE específica en grandes cantidades. Entonces, la IgE es liberada y se adhiere a la superficie de los mastocitos. La próxima vez que la persona coma el alimento, éste interactúa con la IgE específica en las superficie de los mastocitos y detona las células para liberar químicos como las histaminas. Dependiendo del tejido en el cual se estén liberando, estos químicos causarán que la persona tenga varios síntomas de alergia a la comida. Si los mastocitos liberan químicos en el oído, nariz y garganta, una persona puede sentir comezón en la boca y podría tener problemas para respirar y tragar. Si los mastocitos afectados están en el tracto gastrointestinal, la persona puede tener dolor abdominal o diarrea. Los químicos liberados por los mastocitos de la piel, en contraste, pueden ocasionar urticaria.

Los alérgenos alimenticios (los fragmentos de comida responsables de la reacción alérgica) son proteínas dentro de la comida que normalmente no son desintegradas por el calor al momento de cocinarlos o por los ácidos estomacales o enzimas que digieren la comida. Como resultado, estos sobreviven a través del recubrimiento intestinal, entran en el torrente sanguíneo y se dirigen a los órganos que son su blanco, causando reacciones alérgicas en todo el cuerpo.

El complejo proceso de digestión afecta el tiempo y la ubicación de una reacción. Si las personas son alérgicas a cierto alimento en particular, por ejemplo, éstas podrían experimentar primero comezón en la boca en el momento en que empiecen a comer el alimento. Después de que la comida es digerida en el estómago, los síntomas abdominales tales como el vómito, la diarrea o el dolor podrían comenzar. Cuando los alergénicos de la comida entran y viajan en el torrente sanguíneo, estos pueden causar baja de la presión arterial. Cuando los alergénicos alcanzan la piel, estos pueden inducir la urticaria o el eczema o cuando alcanzan los pulmones, estos podrían causar asma . Todo esto toma lugar dentro de unos minutos hasta una hora.

Alergias Alimenticias Comunes

En los adultos, los alimentos que causan reacciones alérgicas más comunes incluyen: Mariscos, tales como el camarón, el cangrejo de río, la langosta y el cangrejo de mar; los cacahuates, una leguminosa que es una de las principales comidas que provoca anafilaxis severa, una súbita baja en la presión sanguínea que podría ser fatal si no se trata rápidamente; frutos secos de árbol tales como las nueces; el pescado; y los huevos.

En lo niños, el patrón es un poco diferente. Los alergénicos alimenticios más comunes que causan problemas en los niños son los huevos, la leche y los cacahuates. Los adultos normalmente no pierden sus alergias, pero algunas veces los niños pueden superarlas. Los niños son más propensos a superar alergias a la leche o la soya que a los cacahuates, pescados o camarones.

Los alimentos en los que los adultos y los niños reaccionan son las comidas que ellos comen más frecuentemente. En Japón, por ejemplo, la alergia al arroz es más frecuente. En Escandinavia la alergia al bacalao es más común.

Reactividad Cruzada

Si alguien tiene una reacción a cierto alimento que atente contra su vida, el médico aconsejará al paciente evitar alimentos similares que podrían desencadenar esta reacción. Por ejemplo, si alguien tiene antecedentes de alergia al camarón, las pruebas usualmente mostrarán que la persona no sólo es alérgica al camarón sino que también lo es a la langosta y al cangrejo de río. Esto es llamado reactividad cruzada.

Otro ejemplo interesante de reactividad cruzada se presenta en las personas que son altamente sensibles a la ambrosía. Durante la estación de polinización de la ambrosía, estas persona algunas veces descubren que cuando tratan de comer melones, en especial el melón chino, ellos tienen comezón en la boca y simplemente no pueden comerlo. De manera similar, las personas que tienen alergia al polen del abedul también pueden reaccionar a la cáscara de las manzanas. Esto es llamado "síndrome de alergia oral."

Diagnósticos Diferenciados

Un diagnóstico diferenciado significa distinguir la alergia alimenticia de la intolerancia u otras enfermedades. Si un paciente va al consultorio del médico y dice, "Creo que tengo una alergia alimenticia," el médico tiene que considerar la lista de otras posibilidades que pueden llevar a los síntomas que podrían ser confundidos con una alergia alimenticia.

Una posibilidad es la comida contaminada con microorganismos, tales como las bacterias y sus productos, como las toxinas. La carne contaminada alguna veces imita la reacción a la comida cuando en realidad es un tipo de envenenamiento por comida.

También existen substancias naturales tales como la histamina, que puede presentarse en las comidas y estimular una reacción similar a la reacción alérgica. Por ejemplo, la histamina puede alcanzar niveles altos en el queso, algunos vinos y ciertas clases de pescado, en particular el atún y la caballa. En el pescado, se cree que la histamina proviene de la contaminación bacterial, particularmente en el pescado que no ha sido refrigerado apropiadamente. Si alguien come uno de estos alimentos con alto nivel de histamina, la persona podría tener una reacción fuertemente similar a la reacción alérgica alimenticia. Esta reacción es llamada toxicidad histamínica.

Otra causa de intolerancia a la comida, que con frecuencia es confundida con una alergia alimenticia, es la deficiencia en la lactasa. Esta intolerancia alimenticia muy común afecta al menos a una de cada diez personas. La lactasa es una enzima que se encuentra en el recubrimiento del intestino. Esta enzima desintegra la lactosa, la cual está en la leche. Si una persona no tiene suficiente lactasa, el cuerpo no puede digerir la lactosa en la mayoría de los productos lácteos. En vez de eso, la lactosa es usada por las bacterias, se forman gases y la persona experimenta distensión, dolor abdominal y algunas veces diarrea. Hay un par de pruebas de diagnóstico en las cuales el paciente ingiere una cantidad específica de lactosa y entonces el médico mide la respuesta del cuerpo por medio del análisis de una muestra de sangre.

Otro tipo de intolerancia de comida es una reacción adversa a ciertos productos que son añadidos a la comida para mejorar su sabor, proporcionan color o protegen contra el crecimiento de organismos. Los compuestos que con más frecuencia están vinculados a reacciones adversas que pueden ser confundidas con alergia a la comida son el colorante amarillo número 5, el glutamato monosódico y las sulfurosas. El colorante amarillo número 5 puede causar urticaria, aunque raramente. El glutamato monosódico (MSG por sus sigla en inglés) es un mejorador del sabor, y, cuando se consume en grandes cantidades, puede causar enrrojecimiento, sensación de calor, dolor de cabeza, presión facial, dolor en el pecho, o desprendimiento de retina en algunas personas. Estas reacciones transitorias se presentan rápidamente después de comer grandes cantidades de comida en las que fue añadido el MSG.2

Los sulfitos se pueden presentar de manera natural en los alimentos o son añadidos para hacerlos más crujientes o prevenir el crecimiento de moho. Los sulfitos en altas concentraciones algunas veces ponen en problemas a las personas con un asma severo. Los sulfitos pueden liberar un gas llamado dióxido de sulfuro, el cual el asmático inhala mientras consume una comida con sulfitos. Esta irrita los pulmones y puede llevar a un asmático a un bronco espasmo severo, un bloqueo de los pulmones. Tales reacciones han llevado a la U.S. Food and Drug Administration (FDA por sus siglas en inglés) a prohibir los sulfitos cuando son rociadas como preservantes en frutas y vegetales. Pero éstas todavía son usadas en algunos alimentos y son hechas de manera natural durante la fermentación del vino, por ejemplo.

Existen muchas otras enfermedades que comparten síntomas con las alergias alimenticias incluyendo las úlceras y el cáncer de tracto gastrointestinal. Estos padecimientos pueden ser asociados con el vómito, la diarrea o calambres de dolor abdominal que son exacerbados al comer.

La intolerancia al gluten está asociada con una enfermedad llamada enteropatía sensitiva al gluten o enfermedad celíaca. Esta es causada por una respuesta inmunológica anormal al gluten, el cual es un componente del trigo y de algunos otros granos.

Algunas personas podrían tener una intolerancia a la comida que tenga un detonante psicológico. En casos selectos, una cuidadosa evaluación psiquiátrica podría identificar un evento desagradable en la vida de una persona, con frecuencia durante la infancia, ligada a comer determinado alimento. Comer esa comida años después, incluso en la adultez, está asociada con un brote de sensaciones desagradables que pueden imitar una reacción alérgica a la comida.

Diagnóstico

Para diagnosticar la alergia a la comida un médico primero debe determinar si el paciente está teniendo una reacción adversa a comidas específicas. Esta valoración es hecha con la ayuda del detallado historial del paciente, el diario alimenticio del paciente o una eliminación en la dieta.

La primera de estas técnicas es la más valiosa. El médico se sienta con la persona que sospecha tiene una alergia alimenticia y toma su historial para determinar si los hechos son consistentes con la alergia alimentica. El médico preguntará cosas como:

  • ¿Cuál es el momento en que se presenta la reacción? ¿La reacción se presenta de manera rápida, normalmente dentro de una hora después de comer?
  • ¿Fue exitoso el tratamiento de alergias? (Los antihistamínicos podrían aliviar la urticaria, por ejemplo, si estos provienen de la alergia alimenticia.)
  • ¿La reacción siempre está asociada con cierta comida?
  • ¿Alguien más se enfermo? Por ejemplo, si la persona ha comido pescado contaminado con histamina, cada uno que lo comió debería estar enfermo. En una reacción alérgica, sin embargo, sólo la persona alérgica al pescado se llega a enfermar.
  • ¿Cuánto comió al paciente antes de experimentar una reacción? La severidad de la reacción de un paciente algunas veces está relacionada con la cantidad comida que éste coma.
  • ¿Cómo fue preparada la comida? Algunas personas tendrán una reacción alérgica violenta sólo con el pescado crudo o mal cocido. Al cocer bien el pescado se destruyen esos alergénicos en el pescado a los cuales ellos podrían reaccionar. Si el pescado es cocido completamente, ellos pueden comer sin ninguna reacción alérgica.
  • ¿Fueron ingeridos otros alimentos al mismo tiempo que la reacción alérgica? Algunas comidas pueden retrasar la digestión y por eso retrasan la presencia de la reacción alérgica.

Algunas veces un diagnóstico no puede ser hecho solamente bajo la base del historial. En ese caso, el médico podría pedir al paciente que mantenga un registro de cada alimento y si ha tenido una reacción. Esto da más detalles a partir de los cuales el médico y el paciente pueden determinar si hay consistencia en las reacciones.

En el próximo paso algunos médicos usan una dieta de eliminación. Bajo la dirección del médico, el paciente no come la comida sospechosa de causar la alergia, como los huevos, y los sustituye por otra comida, en este caso,otra fuente de proteína. Si el paciente quita la comida y los síntomas desaparecen, el médico puede casi siempre hacer un diagnóstico. Si el paciente entonces come el alimento (bajo la dirección del médico) y los síntomas regresan, entonces el diagnóstico es confirmado. Esta técnica no puede ser usada, sin embargo, si las reacciones son severas (en cuyo caso el paciente no deberá volver a comer el alimento) o infrecuentes.

Si el historial del paciente, el diario de dieta, la dieta de eliminación sugieren una alergia específica a alguna comida, el médico entonces usará pruebas que puedan de manera más objetiva medir la respuesta alérgica a la comida. Uno de estos es la prueba de rascado de piel, durante el cual una extracto diluido del alimento es colocado en la piel del antebrazo. Entonces esta porción de la piel es rascada con una aguja y se observa la presencia de inflamación o enrojecimiento que indicarían una reacción alérgica local. Si la prueba de raspado es positiva, el paciente tiene las IgE en los mastocitos de la piel que específica a la comida que está siendo examinada.

Las pruebas de piel son rápidas y relativamente seguras. Pero un paciente puede tener un prueba positiva de piel para un alergénico de comida sin experimentar reacciones alérgicas a esa comida. Un médico diagnostica una alergia a comida sólo cuando un paciente ha tenido una prueba positiva de piel a un alergénico específico y el historial de estas reacciones sugieren un alergia al mismo alimento.

En algunos pacientes extremadamente alérgicos que han tenido reacciones anafilácticas severas, las pruebas de piel no pueden ser usadas debido a que podrían evocar un reacción peligrosa. Las pruebas de piel tampoco pueden ser hechas en pacientes con un eczema extenso.

Para estos pacientes un médico podría usar una prueba de sangre como la RAST y la ELISA. Estas pruebas miden la presencia de la IgE específica para la comida en la sangre de los pacientes. Estas pruebas podrían costar más que las pruebas de piel y los resultados no están disponibles de manera inmediata. Así como en las pruebas de piel, las pruebas positivas no necesariamente hacen el diagnóstico.

El método final para diagnosticar de manera objetiva la alergia a la comida es el desafío de comida doble ciego. Esta prueba ha venido a ser el "estándar de oro" para las pruebas de alergia. Varias comidas, algunas de las cuales son sospechosas de inducir una reacción alérgica, se colocan en cápsulas opacas. Se le pide al paciente tragar una cápsula y entonces es observado para ver si se presenta la reacción. Esto proceso es repetido hasta que son tragadas todas las cápsulas. En una prueba verdadera de doble ciego, el médico también está "cegado" (las cápsulas han sido hechas por alguna otra persona del personal médico), así que ni el paciente ni el médico saben cuál cápsula contiene el alergénico.

La ventaja de tal desafío es que si el paciente tiene una reacción sólo a las comidas sospechosas y no a otras comidas probadas, esto confirma el diagnóstico. Alguien con un historial de reacciones severas, sin embargo, no puede ser examinado de esta manera. Estas pruebas son caras debido a que toma mucho tiempo realizarlas y las alergias de comidas múltiples son difíciles de evaluar con este procedimiento.

Consecuentemente, los retos alimenticios doble ciego se realizan con poca frecuencia. Este tipo de prueba es más comúnmente usado cuando el médico cree que la reacción que una persona está describiendo no se debe a una comida específica y el médico desea obtener evidencia para apoyar su juicio de tal forma que estos esfuerzos adicionales podrían estar dirigidos a encontrar la causa real de la reacción.

Alergia Alimenticia Inducida por el Ejercicio

Al menos en una situación podría requerir más que una simple ingestión del alergénico de la comida para provocar una reacción: La alergia alimentica inducida por el ejercicio. Las personas que experimentan esta reacción comen una comida específica antes del ejercicio. Conforme se ejercitan y se eleva a temperatura de su cuerpo, ellos empiezan a sentir comezón, se ponen mareados, y pronto tienen reacciones alérgicas tales como la urticaria e incluso anafilaxis. La cura para la alergia alimenticia inducida por el ejercicio es tan simple como no comer un par de horas antes de hacer ejercicio.

Tratamiento

La alergia alimenticia es tratada con una dieta de abstinencia. Una vez que el paciente y su médico han identificado la comida a la cual es paciente es sensible, la comida deber ser eliminada de la dieta del paciente. Para hacer esto, los pacientes deben leer extensamente la lista detallada de ingredientes de cada uno de los alimentos que están considerando comer. Muchas comidas que producen alergias, tales como los cacahuates, los huevos y la leche, aparecen en comidas que normalmente no asociaríamos con ellas. Los cacahuates, por ejemplo, son con frecuencia usados como una fuente de proteína y los huevos son usados en algunos aderezos de ensalada. La FDA requiere que los ingredientes en una comida aparezcan en la etiqueta. Las personas pueden evitar la mayoría de las cosas a las cuales son sensitivos si leen las etiquetas de la comida cuidadosamente y evitan comidas preparadas en restaurantes que puedan tener ingredientes a los cuales ellos son alérgicos.

En las personas altamente alérgicas incluso con cantidades minúsculas de alergénico de una comida (por ejemplo, 1/44,000 de una semilla de cacahuate) puede ocasionar reacción alérgica. Otras personas menos sensitivas podrían ser capaces de tolerar pequeñas cantidades de comidas a las cuales son alérgicas.

Los pacientes con alergia alimenticia severa deben ser preparados para tratar la exposición no advertida. Incluso las personas que saben mucho acerca de las cosas a las que son sensibles cometen un error de manera ocasional. Para protegerse a ellas mismas, las persona que han tenido reacciones anafilácticas a los alimentos deben usar brazaletes de alerta médica para o collares mencionando que tienen una alergia de comida y que son sujetos a reacciones severas. Tales personas deberían siempre llevar una jeringa de adrenalina (epinefrina), obtenida por prescripción de sus médicos, y estar preparados para auto administrarla si creen que pueden tener una reacción alérgica a la comida. Entonces ellos deberían buscar ayuda médica ya sea llamando al escuadrón de rescate o haciéndose transportar a una sala de emergencia. Las reacciones alérgicas anafilácticas son fatales incluso cuando empiezan con síntomas leves como hormigueo en la boca y garganta o molestias gastrointestinales.

Las precauciones especiales son garantizadas para los niños. Los padres y cuidadores deben saber cómo proteger a los niños de alimentos a los cuales son alérgicos y como controlar a los niños si consumen un alimento al cual son alérgicos, incluyendo la administración de epinefrina. Las escuelas deben tener planes establecidos para manejar cualquier emergencia.

Existen varios medicamentos que un paciente puede tomar para el alivio de los síntomas de la alergia a la comida que no son partes de la reacción anafiláctica. Estos incluyen los antihistamínicos para aliviar los síntomas gastrointestinales, la urticaria o estornudos y el flujo nasal. Los bronco dilatadores pueden aliviar los síntomas del asma. Estos medicamentos son tomados después de que las personas han ingerido involuntariamente un alimento al cual ellos son alérgicos pero no son efectivos en la prevención de una reacción alérgica cuando se toman antes de ingerir al alimento. No hay medicamentos en ninguna forma que puedan ser tomados antes de comer ciertos alimentos eviten de manera confiable una reacción alérgica a ese alimento.

Existen unos pocos tratamientos no aprobados para las alergias de comida. Unos involucran inyecciones que contienen pequeñas cantidades de extractos de comidas a las cuales el paciente es alérgico. Estas inyecciones son aplicadas de manera regular por un periodo largo de tiempo con el objeto de "desensibilizar" al paciente del alergénico de la comida. Los investigadores aún no han demostrado que esas inyecciones para la alergia alivien las alergias de comida.

Bebés y Niños

Las alergias a la leche y la soya son comunes de manera particular en los bebés y en los niños pequeños. Estas alergias algunas veces no involucran urticaria o asma, pero en vez de eso pueden ocasionar cólicos y tal vez sangre en las heces o bajo crecimiento. Se cree que los bebés y los niños son susceptibles de manera particular a este síndrome de alergia debido a la falta de madurez de sus sistemas inmunológicos y digestivos. La alergia a la leche o a la soya en los bebés se puede desarrollar en un lapso de días o meses del nacimiento. Algunas veces hay un historial familiar de alergias o problemas con la alimentación. La imagen clínica es de un niño con cólicos muy infeliz que no puede dormir bien en la noche. El médico diagnostica alergia a la comida de manera parcial al momento de cambiar la dieta del bebé. Raramente se usa el desafío de comida.

Si el bebé está bajo leche de vaca, el médico podría sugerir cambiar a una formula de soya o leche de seno exclusivamente, de ser posible. Si la formula de soya causa una reacción alérgica, el bebé puede ser pasado a una fórmula elemental. Estas fórmulas son de proteínas procesadas (básicamente de aminoácidos del azúcar). Hay pocos alergénicos dentro de estos materiales. Algunas veces el médico prescribirá corticosteroides para tratar a los bebés con alergias severas de comida. Por fortuna, normalmente el tiempo cura esta particular enfermedad gastrointestinal. Esta tiende a resolverse dentro de los primeros años de vida.

La alimentación exclusiva de pecho (excluyendo todos los otros alimentos) de los bebés para los primeros 6 a 12 meses se sugiere con frecuencia para evitar que alergias a la leche o la soya se desarrollen dentro de ese esquema de tiempo. Tal alimentación por pecho con frecuencia permite a los padres evitar problemas con la alimentación, en especial si los padres son alérgicos (y por esa razón el bebé es propenso a ser alérgico). Hay algunos niños que son tan sensibles a cierto alimento, sin embargo, que si el alimento es ingerido por la madre, cantidades suficientes entran en la leche materna para causar una reacción a la comida en el niño. Algunas veces las madres deben ellas mismas evitar esos alimentos a los cuales el bebé es alérgico.

No existe evidencia concluyente de que la alimentación por pecho evite el desarrollo de las alergias más tarde en la vida. Esta, sin embargo, retrasa la presencia de alergias de comida por medio de retrasar la exposición el bebé a esos alimentos que pueden provocar las alergias, y esto podría evitar en conjunto que se vean estos problemas de alimentación en los bebés. Por medio de retrasar la introducción de alimentos sólidos hasta que el bebé tenga 6 meses o más, los padres también pueden prolongar el periodo libre de alergias en el niño.

Asuntos Controversiales

Existen varios padecimientos que algunas personas creen que se deben a alergias alimenticias, pero la evidencia actual es insuficiente o contraria a estos alegatos. Esto es controversial, por ejemplo, si los dolores de migraña pueden ser causados por las alergias a las comidas. Hay estudios que muestran que las personas que son proclives a las migrañas pueden tener sus dolores de cabeza consecuencia de las histaminas y otras substancias en los alimentos. La cuestión más difícil es si las alergias alimenticias de hecho causan migrañas en tales personas. Virtualmente no existe evidencia de que la mayoría de las artritis reumatoides o la osteoartritis puedan empeorar con los alimentos, a pesar de las opiniones en contra. Tampoco existe evidencia de que las alergias alimenticias puedan causar un desorden llamado síndrome de fatiga por tensión alérgica, en la cual la persona está cansada, nerviosa o puede tener problemas de concentración o tener dolores de cabeza.

Alergia cerebral es un término que ha sido aplicado a las personas que tienen problemas de concentración, tienen dolores de cabeza así como otras molestias. Esto es algunas veces atribuido a la granulación de mastocitos en el cerebro pero no en otro lugar del cuerpo. No hay evidencia de que tal escenario se pueda presentar, y la mayoría de los médicos actualmente no reconocen la alergia cerebral como un desorden.

Otro tema controversial es la enfermedad ambiental. En un ambiente aparentemente limpio, algunas personas tienen muchas quejas no específicas tales como problemas de concentración o depresión. Algunas veces esto es atribuido a pequeñas cantidades alergénicos o toxinas en el ambiente. No hay evidencia de que tales problemas sean debidos a una alergia de comida.

Algunas personas creen que la hiperactividad en los niños es causada por alergia alimenticia. Pero los investigadores han descubierto que este desorden de la conducta en los niños es sólo ocasionalmente asociado con aditivos de la comida, y sólo cuando tales aditivos son consumidos en grandes cantidades. No hay evidencia de que una verdadera alergia de comida pueda afectar la actividad del niño excepto por la condición de que si un niño tiene comezón, estornuda o resuella mucho, el niño podría ser desdichado y por eso más difícil de guiar. También, los niños que se encuentran bajo medicamentos antialergias que puedan causar somnolencia podrían tener sueño en la escuela o en casa.

Técnicas de Diagnóstico Controversiales

Una técnica de diagnóstico controversial es la prueba de la citotoxicidad, en el cual un alergénico de la comida es añadido a una muestra de sangre del paciente. Entonces un técnico examina la muestra bajo el microscopio para ver si los glóbulos blancos en la sangre "mueren." Los científicos han evaluado esta técnica en varios estudios y no han encontrado que pueda diagnosticar de manera efectiva la alergia alimenticia.

Otro enfoque controversial es llamado sublingual o, si éste es inyectado bajo la piel, desafío provocativo subcutáneo. En este procedimiento, el alergénico alimenticio diluido es administrado bajo la lengua de la persona que podría sentir que su artritis, por ejemplo, se debe a los alimentos. Entonces el técnico le pregunta la pregunta al paciente si el alergénico de comida ha agravado los síntomas de la artritis. En estudios clínicos, los investigadores no han mostrado que este procedimiento pueda diagnosticar de manera efectiva las alergias alimenticias.

Un ensayo inmunológico complejo es algunas veces hecho a pacientes sospechosos de tener alergias alimenticias para ver si existen ciertos anticuerpos complejos vinculados al alergénico de alimentos en el torrente sanguíneo. Se dijo que estos complejos inmunológicos se correlacionan con la alergia alimenticia. Pero la información de tales complejos inmunológicos es un movimiento normal de la digestión de la comida, y todos, si han sido probados con un medida suficientemente sensible, los tienen. Hasta la fecha, nadie ha mostrado de manera concluyente que esta prueba se correlacione con la alergia alimenticia.

Otra prueba es el ensayo de subclase IgG, el cual busca de manera específica ciertas clases de anticuerpo IgG. Otra vez, no hay evidencia de que esto sea un diagnóstico para alergia alimenticia.

Tratamientos Controversiales

Los tratamientos controversiales incluyen poner una solución diluida en una comida particular bajo la lengua por cerca de media hora antes de que el paciente coma ese alimento. Esto es un intento de "neutralizar" la exposición subsecuente a la comida que el paciente cree que es perjudicial. Como resultado de la muestra de un estudio cuidadosamente conducido, este procedimiento no es efectivo en la prevención de la reacción alérgica.

Sumario

Las alergias alimenticias son causadas por reacciones inmunológicas a la comida. Existes de hecho varias enfermedades discretas bajo esta categoría, y un número de alimentos que pueden causar estos problemas.

Después de que uno sospecha de alergia alimenticia, una evaluación médica es la clave para un control apropiado. El tratamiento es básicamente evitar los alimentos luego de que son identificados. Las personas con alergias alimenticias pueden llegar a estar conscientes acerca de las alergias y la manera de tratarlas y deben colaborar con sus médicos.

Fuente:

Food allergy and intolerances. National Institute of Allergy and Infectious Diseases website.

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!