Facebook Pixel

Apoyo para el VIH

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Apoyo para el VIH

  • Apoyo para el SIDA, VIH, Hierbas que Deben Evitarse, VIH, Tratamientos que Deben Evitarse

Enfoque al Paciente

Las encuestas han mostrado que con frecuencia los individuos con VIH o SIDA consumen remedios naturales además de múltiples medicamentos. Algunos de estos pueden presentar riesgos significativos: En especial consulte la discusión sobre la hierba de San Juan y el ajo en la sección de Hierbas que Deben Evitarse , citada abajo. Otros podrían ofrecer beneficios, aunque las evidencias no son contundentes. Un extracto especial de la hierba boj ha mostrado ser prometedora en un estudio. El suplemento carnitina también puede ser útil como terapia conjunta. Además, puede ser aconsejable una complementación rutinaria de multivitamínicos/minerales.

Otros tratamientos naturales numerosos han limitado o no han encontrado evidencias. Discutidos bajo varios encabezados separados citados abajo, estos incluyen: Aloe, andrographis, astrágalo, bacailin, beta-caroteno, melón amargo, calostro bovino, extracto de boj, combinaciones herbales chinas, canela, coenzima Q10, curcumina, dehidroepiandrosterona (DHEA por sus siglas en inglés), equinácea, baya del saúco, aceite de pescado, ajo (consulte la sección de Hierbas que Deben Evitarse ), ginseng (ginseng coreano, ginseng americano), glutamina, glutatión, hierro, lipoato, gallina de los bosques, MCT, multivitamínicos, N-acetil cisteina (NAC), niacina, ácidos grasos omega 6, propóleos, enzimas proteolíticas, hongo reishi, chizandra, selenio, espirulina, aceite del árbol de té, tricosantín (compuesto Q), vitaminas A, B1, B2, B6 , B12, C y E y proteína del suero de la leche.

Principales Terapias Naturales Propuestas

  • Extracto de boj [+3]
  • Carnitina [+1]

(Los números mayores indican una evidencia más contundente; el modificador X indica resultados contradictorios. Consulte la Introducción para obtener más detalles acerca de la escala de clasificación.)

Boj +3

La investigaciones preliminares sugieren que un extracto de las hojas y de los tallos del arbusto de boj pueden retrasar la evolución de la enfermedad de VIH. 2

En un estudio doble ciego controlado con placebo en 145 pacientes con VIH, investigadores franceses estudiaron los efectos de 2 dosis de un extracto de boj perenne: 990 mg y 1,980 mg al día por períodos que oscilaron entre 4 y 64 semanas. 2 Al principio del ensayo clínico, los participantes no presentaron síntomas y a ninguno se le administraron medicamentos contra el VIH a lo largo del ensayo. El punto final del ensayo fue el fracaso terapéutico, definido como el desarrollo de SIDA o ARC o cuentas de CD4 por debajo de 200 x 106 en dos ocasiones. Los resultados mostraron fracasos terapéuticos significativamente menores en el grupo de 990 mg.

No se reportaron efectos secundarios severos en este estudio y los individuos que consumieron boj presentaron el mismo índice general de efectos secundarios que aquellos que consumieron el placebo. 2 Sin embargo, existen algunas cuestiones de seguridad con esta hierba, principalmente con relación en uno de sus supuestos ingredientes activos. 3 Las dosis altas de esta sustancia pueden causar vómito, diarrea, espasmos musculares y parálisis. No se ha establecido la seguridad para el extracto de boj en las mujeres embarazadas o lactantes, los niños pequeños o los individuos con enfermedad hepática o renal severa. Además, ocasionalmente el contacto con las hojas frescas de boj puede causar irritación en la piel. 4

Sólo se ha estudiado un extracto especial de boj como tratamiento para la infección de VIH, no la hoja de boj cruda.

No se han explorado de manera sistemática los beneficios potenciales del tratamiento de combinación con el extracto de boj y la terapia estándar para el VIH.

Carnitina +1

Las evidencias preliminares sugieren que la L-carnitina puede disminuir la toxicidad mitocondrial asociada con la zidovudina (AZT por sus siglas en inglés) y otros análogos nucleósidos, ejercer efectos positivos independientes sobre los parámetros de infección de VIH y complementar los regímenes tradicionales quimioterapéuticos en pacientes infectados con VIH.

La terapia con AZT causa una miopatía mitocondrial caracterizada por la disminución de ADN mitocondrial y otros cambios destructivos que han sido asociados con una reducción de los niveles musculares de carnitina. 5 Con base en la observación de que la L-carnitina desempeña un papel principal en el transporte de ácidos grasos de cadena larga y facilita la oxidación ß de los ácidos grasos, se ha propuesto como tratamiento para estos efectos secundarios por la AZT. 6

Otras evidencias preliminares sugieren que la L-carnitina también puede aumentar la función inmunológica en los individuos infectados con VIH. 7, 8, 9

Para obtener más información, incluyendo la dosis y las cuestiones de seguridad, consulte el artículo sobre Carnitina .

Otras Terapias Naturales Propuestas

Los siguientes tratamientos documentados de manera inadecuada están categorizados por su uso deseado.

Para obtener más información, incluyendo la dosis y las cuestiones de seguridad, consulte los artículos aplicables.

Supresión Viral

Se han investigado numerosas sustancias naturales o sus componentes para la posible supresión viral, incluyendo aloe, astrágalo, bacailin, curcumina, baya de saúco, regaliz, gallina de los bosques, propóleos, hongo reishi, chizandra y espirulina. Sin embargo, todavía no existen evidencias clínicas de que sean efectivas para este propósito.

La hierba de San Juan contiene hipericina, una sustancia que ha sido investigada para posibles efectos antirretrovirales. Sin embargo, los estudios han concluido que no es útil clínicamente. Además, la hierba de San Juan impide seriamente la actividad de los inhibidores de proteasa y podrían conducir al fracaso del tratamiento (consulte la sección Hierbas que Deben Evitarse).

Desechos

Los triglicéridos de cadena mediana (MCT) son absorbidos con mayor facilidad que las grasas ordinarias (triglicéridos de cadena larga) y pueden ayudar a disminuir la diarrea y los desechos. Dos ensayos clínicos pequeños, doble ciego que enlistaron aproximadamente a un total de 50 individuos con VIH o SIDA, encontraron que los participantes absorbieron con mayor faciildad los MCT que los triglicéridos de cadena larga. 10, 11 Sin embargo, todavía no existen evidencias directas de que los MCT en realidad ayuden a que los pacientes con VIH positivo suban de peso.

Un estudio doble ciego controlado con placebo en 21 individuos con pérdida de peso relacionada con el VIH encontró que una combinación de glutamina y antioxidantes (vitaminas C y E, beta-caroteno, selenio y NAC) conducía a un aumento significativo de peso. 12 Otro pequeño ensayo clínico doble ciego (n=68) encontró que el tratamiento de combinación con glutamina, arginina e hidroximetil butirato (HMB por sus siglas en inglés) podría aumentar la masa muscular y posiblemente mejorar el estado inmunológico. 13

La proteína del suero de la leche y el aceite de pescado algunas veces también se prueban para subir de peso en VIH, pero las evidencias de su eficacia son mínimas en el mejor de los casos. 14, 15, 75

Apoyo para la Función Inmunológica

Ensayos clínicos preliminares en humanos sobre la NAC para mantener las cuentas de CD4+ en individuos infectados con VIH han presentado resultados mixtos. 16, 17, 18 Un estudio piloto sugiere que un ingrediente de andrographis, andrografolida, podría aumentar las cuentas de CD4+. 19

Otros tratamientos naturales que se supone fomentan la inmunidad en el VIH incluyen melón amargo, coenzima Q10, DHEA, equinácea, ginseng, glicirricina (un componente de regaliz), lipoato, gallina de los bosques, ácidos grasos omega 6, enzimas proteolíticas y tricosantín (compuesto Q). Sin embargo, todavía no existen evidencias reales de que estos tratamientos en realidad funcionen para este propósito.

El ajo algunas veces también se recomienda; sin embargo, por razones de seguridad, debe evitarse el ajo con la infección de VIH (consulte la sección Hierbas que Deben Evitarse ).

El aceite de pescado algunas veces también se recomienda para aumentar la inmunidad en la infección de VIH. Sin embargo, un ensayo clínico doble ciego de 6 meses en 64 individuos encontró que una combinación de ácidos grasos omega 3 en el aceite de pescado más el aminoácido arginina no era más eficaz que el placebo. 20

Síntomas Diversos del VIH

Se ha sugerido el calostro bovino para la diarrea crónica que comúnmente ocurre con el VIH y el SIDA, pero las evidencias de que ofrezca beneficios continúan siendo poco convincentes en el mejor de los casos. 21, 22, 23El aceite del árbol de té y la canela han sido sugeridos como tratamientos para el afta oral. 24

Parece que los niveles de dehidroepiandrosterona (DHEA por sus siglas en inglés) disminuyen con la infección de VIH, posiblemente debido a la desnutrición y/o el estrés, 25, 26 y existen algunas evidencias de que la disminución de los niveles séricos de DHEA se correlacionan con una evolución más rápida de la enfermedad. 76, 77 Un ensayo clínico pequeño doble ciego sugirió que la DHEA (50 mg al día) podría mejorar los resultados de humor y fatiga en individuos con VIH. 78 Sin embargo, otro ensayo clínico pequeño encontró resultados inconclusos. 27

Una mezcla estandarizada de hierbas chinas incluyendo astrágalo, andrographis y más de otras 30 no fue más eficaz que el placebo para reducir los síntomas de VIH ya sea en un estudio piloto o en un estudio más grande de doble ciego que incluyó a 68 individuos. 28, 29

Efectos Secundarios de la AZT

La terapia con zidovudina (AZT) podría disminuir las reservas corporales de zinc , un efecto que parece disminuir la eficacia de los medicamentos e impedir la función inmunológica. 30, 31, 32 Por esta razón, la complementación con zinc podría ser recomandable. Sin embargo, consulte la discusión sobre el zinc citada abajo en la sección Apoyo Nutricional General para las medidas de precaución.

Con base en evidencias sumamente preliminares, la vitamina B12 ha sido sugerida como medida preventiva de neutropenia causada por la AZT. 33

Efectos Secundarios del TMP-SMX (Trimetoprim-Sulfametoxazol)

Se ha sugerido que el suplemento de NAC podría ayudar a prevenir los efectos secundarios causados por el uso a largo plazo de TMP-SMX. Sin embargo, dos estudios aleatorios controlados encontraron que la NAC no disminuyó significativamente las reacciones adversas al TMP-SMX en comparación con el placebo. 34, 35

El TMP-SMX podría impedir la actividad del folato hasta cierto grado. Los suplementos de folato podrían contrarrestar este efecto. 36

Apoyo Nutricional General

Los individuos infectados con VIH pueden ser particularmente vulnerables a la desnutrición debido a la falta de apetito, la absorción deficiente o posiblemente a las necesidades de nutrientes específicos.

Vitamina A/Beta-Caroteno

Un estudio de observación sugiere que la deficiencia de vitamina A puede estar relacionada con cuentas menores de CD4+ así como tasas mayores de mortalidad entre los individuos infectados con VIH. 37 Algunos estudios preliminares han planteado esperanzas de que los suplementos de betacaroteno podrían aumentar o conservar la función inmunológica o disminuir los síntomas. 38 - 41 Un estudio pequeño doble ciego que involucró a 21 individuos sugirió que el consumo de beta-caroteno podría aumentar la cuenta de glóbulos blancos en los individuos con VIH. 41 Sin embargo, dos ensayos clínicos subsiguientes más grandes, aleatorios y controlados que incluyeron un total de 124 individuos no encontraron diferencias significativas entre aquellos que consumían beta-caroteno o placebo en la cuenta de CD4+ o en otras mediciones de función inmunológica. 42, 43

Dos estudios de observación que duraron de 6 a 8 años sugieren que consumos mayores de vitamina A o beta-caroteno pueden ser útiles, pero también encontraron que se deben tomar medidas de precaución con respecto a la dosis. 44 Este grupo de investigadores generalmente relacionaron un consumo mayor de vitamina A o beta-caroteno con un riesgo menor de SIDA y tasas menores de mortalidad, con una excepción importante: Los individuos con el mayor consumo ya sea de nutrientes (más de 11,179 IU al día de beta-caroteno o más de 20,268 IU al día de vitamina A)empeoraron con respecto a aquellos que consumieron un poco menos.

Pese a la esperanza de que la vitamina A para las mujeres embarazadas con VIH positivo pudiera disminuir el índice de infección en sus hijos, dos estudios doble ciego que enlistaron un total de más de 1,500 madres con VIH positivo no encontraron diferencias significativas entre los bebés de las madres a las que se les administró vitamina A y aquéllas a las que se les administró placebo. 45, 46

Vitaminas B

Un estudio de observación encontró que los hombres con VIH positivo con los consumos máximos de vitaminas B1 , B2 , B6 y niacina presentaron tasas de supervivencia significativamente mayores. Por ejemplo, los hombres que, a principios del curso de su enfermedad, consumían suplementos de vitamina B1, B2 o B6 varias veces mayores que las RDA respectivas presentaron tasas menores de mortalidad 8 años después. 47 Un estudio similar encontró que aquellos que consumían la mayor cantidad de vitamina B1 o niacina presentaban un índice significativamente menor de desarrollar SIDA. 44 Las deficiencias de vitamina B12 en el VIH han sido relacionadas con síntomas neurológicos, incluyendo el procesamiento más lento de información en estudios de funcionamiento cognoscitivo. Investigaciones tempranas sugieren que restaurar los niveles de vitamina B12 a la normalidad podrían disminuir estos síntomas. 48, 49 La deficiencia de vitamina B12 también ha sido relacionada con cuentas menores de CD4+ y un desarrollo más rápido de SIDA. 50, 51

Vitaminas C y E

Las dosis masivas de vitamina C a veces han tenido popularidad entre los individuos con infección de VIH, con base en evidencias sumamente preliminares. 52, 53 Un estudio de observación relacionó las dosis altas de vitamina C con la evolución más lenta de SIDA. 44 El consumo alto de vitamina E también fue relacionado con la disminución del riesgo de evolución de SIDA en un estudio de observación diferente. 54 Sin embargo, un estudio doble ciego en 49 individuos con VIH positivo que consumieron vitaminas C y E combinadas o placebo por 3 meses no mostró efectos significativos sobre la carga viral o la frecuencia de infecciones oportunistas. 55

Se ha sugerido que la vitamina E puede aumentar los efectos antivirales de la AZT, pero las evidencias de esto son mínimas. 56

Selenio

El selenio es necesario para un funcionamiento adecuado del sistema inmunológico. 57, 58 Estudios de observación han relacionado niveles mayores de selenio en la sangre con cuentas mayores de CD4+ 57 y reducción del riesgo de mortalidad por causa de la enfermedad de VIH. 59, 60 Sin embargo, en un estudio aleatorio controlado en 52 individuos con VIH, el selenio no mejoró las condiciones clínicas o no aumentó las cuentas de CD4+ más allá de lo que el tratamiento lo hizo. 43 Un eventual ensayo clínico controlado de diseño aleatorio parcial cruzado estudió el selenio combinado con NAC, con resultados mixtos; la combinación afectó a las cuentas de células T en algunos participantes pero no en otros. 17 También se ha propuesto al selenio como una medida preventiva o tratamiento para la cardiomiopatía relacionada con el SIDA, pero las evidencias son poco convincentes hasta ahora. 61, 62 Ciertas evidencias sugieren que la deficiencia de selenio puede aumentar el derramamiento viral vaginal en mujeres con VIH-1. 63

Zinc

Algunos estudios de observación, pero no todos, han encontrado que los individuos con VIH positivo tienden a presentar deficiencias de zinc , con niveles que descienden más en casos más severos de la enfermedad. 50, 64 - 68 Los niveles mayores de zinc han sido relacionados con una mejor función inmune y conteos mayores de células CD4+, mientras que la deficiencia de zinc ha sido relacionada con el aumento del riesgo de morir a causa del VIH. 50, 69 (También consulte la discusión sobre el zinc y la AZT citada arriba.)

Un estudio preliminar en individuos que consumieron AZT encontraron que 30 días de complementación con zinc conducían a la disminución de los índices de infecciones oportunistas en los 2 años siguientes. 32 Sin embargo, un estudio de observación relacionó el consumo mayor de zinc con el desarrollo más rápido de SIDA. 44 En otro estudio de observación en individuos con VIH positivo, aquellos con un consumo mayor de zinc o aquellos que consumían suplementos de zinc en cualquier dosis presentaron un riesgo mayor de mortalidad dentro de los 8 años siguientes. 47

Otros Nutrientes

Un estudio en 71 niños con VIH positivo notó un índice alto de deficiencia de hierro. 70 Un estudio de observación en 296 hombres con la infección de VIH relacionó el consumo alto de hierro con una disminución del riesgo de SIDA 6 años después. 54 Además, las evidencias sugieren que los individuos con VIH que presentan niveles bajos de colina pueden experimentar una evolución más rápida de la enfermedad. 71

Multivitamínicos

Debido a que tantos nutrientes son afectados por la infección y los tratamientos de VIH, los suplementos multivitamínicos son una elección lógica para el apoyo para el VIH. Los investigadores entrevistaron a 296 hombres con VIH (pero no con SIDA) sobre sus dietas y el uso de multivitamínicos y luego analizaron su evolución por 6 años. 54 El análisis estadístico que corrigió los factores desconcertantes concluyó que aquellos participantes que consumían un multivitamínico diario presentaban un riesgo significativamente menor de desarrollar SIDA.

Hierbas que Deben Evitarse

Debido a las interacciones con las enzimas CYP, la hierba de San Juan reduce notablemente los niveles séricos de indinavir y se supone que de otros inhibidores de proteasa. 72 La hierba de San Juan también puede interactuar con los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de los nucleósidos. 1 Cada uno de estos efectos podría conducir al fracaso del tratamiento así como también a la aparición de variedades resistentes de VIH. Además, la hierba de San Juan, junto con la angélica china, también podría presentar aumento del riesgo de fotosensibilidad si se combina con zidovudina.

El ajo también puede presentar riesgos. Dos individuos con VIH experimentaron toxicidad gastrointestinal severa por causa del ritonavir después de consumir suplementos de ajo. 73 Además, se ha encontrado que el ajo reduce las concentraciones plasmáticas de saquinavir. 74

Interacciones con Otros Medicamentos

Consulte el artículo de cada suplemento para una descripción completa de las interacciones que aquí se resumen:

Productos Farmacéuticos Usados para el VIH: Posibles Interacciones Dañinas con Terapias Naturales
Producto FarmacéuticoTerapia NaturalInteracción
AzatioprinaAngélica china , Hierba de San JuanPosible aumento del riesgo de fotosensibilidad
Inhibidores de proteasaAjoPosible aumento de malestar gastrointestinal
Jugo de toronjaAumento de los niveles séricos del medicamento
Hierba de San JuanDisminución de los niveles en suero del medicamento
SulfonamidasAngélica china , Hierba de San JuanPosible aumento del riesgo de fotosensibilidad
PotasioPosible hipercalemia
Productos Farmacéuticos Usados para el VIH: Terapias Naturales con Interacciones Potenciales de Apoyo
Producto FarmacéuticoTerapia NaturalInteracción
AzatioprinaCarnitinaPosible aumento en la acción del medicamento y disminución de los efectos secundarios
SulfonamidasFolatoCorrección de posibles deficiencias provocadas por los medicamentos
Inhibidores de proteasa e inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de los nucleósidosHierba de San JuanDisminución de los niveles séricos debido a CYP y otras interacciones, con posible toxicidad de rebote si la hierba es suspendida

References

1.   de Maat MM, Hoetelmans RM, Mathot RA, et al. Drug interaction between St. John's wort and nevirapine [letter]. AIDS. 2001;15:420 - 421.

2.   Durant J, Chantre PH, Gonzalez G, et al. Efficacy and saftey of Buxus sempervirens L. preparations (SPV-30) in HIV-infected asymptomatic patients: a multicentre, randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Phytomedicine . 1998;5:1-10.

3.   PDR for Herbal Medicines . 2nd ed. Montvale, NJ: Medical Economics Company; 2000:116.

4.   PDR for Herbal Medicines . 1st ed. Montvale, NJ: Medical Economics Company; 1998:703.

5.   Dalakas MC, Leon-Monzon ME, Bernardini I, et al. Zidovudine-induced mitochondrial myopathy is associated with muscle carnitine deficiency and lipid storage. Ann Neurol . 1994;35:482-487.

6.   Semino-Mora MC, Leon-Monzon ME, Dalakas MC. Effect of L-carnitine on the zidovudine-induced destruction of human myotubes. Part I: L-carnitine prevents the myotoxicity of AZT in vitro. Lab Invest . 1994;71:102-112.

7.   Moretti S, Alesse E, Di Marzio L, et al. Effect of L-carnitine on human immunodeficiency virus-1 infection-associated apoptosis: a pilot study. Blood . 1998;91:3817-3824.

8.   De Simone C, Cifone MG, Alesse E, et al. Cell associated ceramide in HIV-1-infected subjects [letter]. AIDS . 1996;10:675-676.

9.   Kroemer G, Zamzami N, Susin SA. Mitochondrial control of apoptosis. Immunol Today . 1997;18:44-51.

10.   Craig GB, Darnell BE, Weinsier RL, et al. Decreased fat and nitrogen losses in patients with AIDS receiving medium-chain-triglyceride-enriched formula vs those receiving long-chain-triglyceride-containing formula. J Am Diet Assoc . 1997;97:605-611.

11.   Wanke CA, Pleskow D, Degirolami PC, et al. A medium chain triglyceride-based diet in patients with HIV and chronic diarrhea reduces diarrhea and malabsorption: a prospective, controlled trial. Nutrition . 1996;12:766-771.

12.   Shabert JK, Winslow C, Lacey JM, et al. Glutamine-antioxidant supplementation increases body cell mass in AIDS patients with weight loss: a randomized, double-blind controlled trial. Nutrition . 1999;15:860-864.

13.   Clark RH, Feleke G, Din M, et al. Nutritional treatment for acquired immunodeficiency virus-associated wasting using beta-hydroxy beta-methylbutyrate, glutamine, and arginine: a randomized, double-blind, placebo-controlled study. JPEN J Parenter Enteral Nutr . 2000;24:133-139.

14.   Bounous G, Baruchel S, Falutz J, et al. Whey proteins as a food supplement in HIV-seropositive individuals. Clin Invest Med . 1993;16:204-209.

15.   Scevola D, Oberto L, Faggi A, et al. Fish oil in the treatment of wasting syndrome [abstract]. Int Conf AIDS . 1996;11:122.

16.   Akerlund B, Jarstrand C, Lindeke B, et al. Effect of N-acetylcysteine (NAC) treatment on HIV-1 infection: a double-blind placebo-controlled trial. Eur J Clin Pharmacol . 1996;50:457-461.

17.   Look MP, Rockstroh JK, Rao GS, et al. Sodium selenite and N-acetylcysteine in antiretroviral-naive HIV-1-infected patients: a randomized, controlled pilot study. Eur J Clin Invest . 1998;28:389-397.

18.   Walker RE, Lane HC, Boenning CM, et al. The safety, pharmacokinetics, and antiviral activity of N-acetylcysteine in HIV-infected individuals [abstract]. J Cell Biochem Suppl . 1992;16:89.

19.   Calabrese C, Berman SH, Babish JG, et al. A phase I trial of andrographolide in HIV positive patients and normal volunteers. Phytother Res . 2000;14:333-338.

20.   Pichard C, Sudre P, Karsegard V, et al. A randomized double-blind controlled study of 6 months of oral nutritional supplementation with arginine and omega-3 fatty acids in HIV-infected patients. AIDS . 1998;12:53-63.

21.   Plettenberg A, Stoehr A, Stellbrink H-J, et al. A preparation from bovine colostrum in the treatment of HIV-positive patients with chronic diarrhea. Clin Investig . 1993;71:42-45.

22.   Greenberg PD, Cello JP. Treatment of severe diarrhea caused by Cryptosporidium parvum with oral bovine immunoglobulin concentrate in patients with AIDS. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol . 1996;13:348-354.

23.   Okhuysen PC, Chappell CL, Crabb J, et al. Prophylactic effect of bovine anti-Cryptosporidium hyperimmune colostrum immunoglobulin in healthy volunteers challenged with Cryptosporidium parvum . Clin Infect Dis . 1998;26:1324-1329.

24.   Vazquez JA, Vaishampayan J, Arganoza MT, et al. Use of an over-the-counter product, Breathaway (Melaleuca Oral Solution), as an alternative agent for refractory oropharyngeal candidiasis in AIDS patients [abstract]. Int Conf AIDS . 1996;11:109.

25.   Christeff N, Melchior JC, Mammes O, et al. Correlation between increased cortisol:DHEA ratio and malnutrition in HIV-positive men. Nutrition . 1999;15:534-539.

26.   Cruess DG, Antoni MH, Kumar M, et al. Cognitive-behavioral stress management buffers decreases in dehydroepiandrosterone sulfate (DHEA-S) and increases in the cortisol/DHEA-S ratio and reduces mood disturbance and perceived stress among HIV-seropositive men. Psychoneuroendocrinology . 1999;24:537-549.

27.   Rabkin JG, Ferrando SJ, Wagner GJ, et al. DHEA treatment for HIV+ patients: effects on mood, androgenic and anabolic parameters. Psychoneuroendocrinology . 2000;25:53-68.

28.   Burack JH, Cohen MR, Hahn JA, et al. Pilot randomized controlled trial of Chinese herbal treatment for HIV-associated symptoms. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol . 1996;12:386-393.

29.   Weber R, Christen L, Loy M, et al. Randomized, placebo-controlled trial of Chinese herb therapy for HIV-1-infected individuals. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol . 1999;22:56-64.

30.   Baum MK, Javier JJ, Mantero-Atienza E, et al. Zidovudine-associated adverse reactions in a longitudinal study of asymptomatic HIV-1-infected homosexual males. J Acquir Immune Defic Syndr . 1991;4:1218-1226.

31.   Herzlich BC, Ranginwala M, Nawabi I, et al. Synergy of inhibition of DNA synthesis in human bone marrow by azidothymidine plus deficiency of folate and/or B12? Am J Hematol. 1990;33:177-183.

32.   Mocchegiani E, Rivabene R, Santini MT. Benefit of oral zinc supplementation as an adjunct to zidovudine (AZT) therapy against opportunistic infections in AIDS. Int J Immunopharmacol . 1995;17:719-727.

33.   Richman DD, Fischl MA, Grieco MH, et al. The toxicity of azidothymidine (AZT) in the treatment of patients with AIDS and AIDS-related complex. A double-blind, placebo-controlled trial. N Engl J Med . 1987;317:192-197.

34.   Akerlund B, Tynell E, Bratt G, et al. N-acetylcysteine treatment and the risk of toxic reactions to trimethoprim-sulphamethoxazole in primary Pneumocystis carinii prophylaxis in HIV-infected patients. J Infect . 1997;35:143-147.

35.   Walmsley SL, Khorasheh S, Singer J, et al. A randomized trial of N-acetylcysteine for prevention of trimethoprim-sulfamethoxazole hypersensitivity reactions in Pneumocystis carinii pneumonia prophylaxis (CTN 057). Canadian HIV Trials Network 057 Study Group. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol . 1998;19:498-505.

36.   Kahn SB, Fein SA, Brodsky I. Effects of trimethoprim on folate metabolism in man. Clin Pharmacol Ther . 1968;9:550-560.

37.   Semba RD, Graham NM, Caiaffa WT, et al. Increased mortality associated with vitamin A deficiency during human immunodeficiency virus type 1 infection. Arch Intern Med . 1993;153:2149-2154.

38.   Bianchi-Santamaria A, Fedeli S, Santamaria L. Short communication: possible activity of beta-carotene in patients with the AIDS related complex. A pilot study. Med Oncol Tumor Pharmacother . 1992;9:151-153.

39.   Alexander M, Newmark H, Miller RG. Oral beta-carotene can increase the number of OKT4+ cells in human blood. Immunol Lett . 1985;9:221-224.

40.   Fryburg DA, Mark RJ, Griffith BP, et al. The effect of supplemental beta-carotene on immunologic indices in patients with AIDS: a pilot study. Yale J Biol Med . 1995;68:19-23.

41.   Coodley GO, Nelson HD, Loveless MO, et al. Beta-carotene in HIV infection. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol . 1993;6:272-276.

42.   Coodley GO, Coodley MK, Lusk R, et al. Beta-carotene in HIV infection: an extended evaluation. AIDS . 1996;10:967-973.

43.   Constans J, Delmas-Beauvieux MC, Sergeant C, et al. One-year antioxidant supplementation with beta-carotene or selenium for patients infected with human immunodeficiency virus: a pilot study [letters]. Clin Infect Dis . 1996;23:654-656.

44.   Tang AM, Graham NH, Kirby AJ, et al. Dietary micronutrient intake and risk of progression to acquired immunodeficiency syndrome (AIDS) in human immunodeficiency virus type 1(HIV-1)-infected homosexual men. Am J Epidemiol . 1993;138:937-951.

45.   Fawzi WW, Msamanga G, Hunter D, et al. Randomized trial of vitamin supplements in relation to vertical transmission of HIV-1 in Tanzania. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol . 2000;23:246-254.

46.   Coutsoudis A, Pillay K, Spooner E, et al. Randomized trial testing the effect of vitamin A supplementation on pregnancy outcomes and early mother-to-child HIV-1 transmission in Durban, South Africa. South African Vitamin A Study Group. AIDS . 1999;13:1517-1524.

47.   Tang AM, Graham NM, Saah AJ. Effects of micronutrient intake on survival in human immunodeficiency virus type 1 infection. Am J Epidemiol . 1996;143:1244-1256.

48.   Shor-Posner G, Morgan R, Wilkie F, et al. Plasma coabalmin levels affect information processing speed in a longitudinal study of HIV-1 disease. Arch Neurol . 1995;52:195-198.

49.   Kieburtz KD, Giang DW, Schiffer RB, et al. Abnormal vitamin B12 metabolism in human immunodeficiency virus infection. Association with neurological dysfunction. Arch Neurol . 1991;48:312-314.

50.   Baum MK, Shor-Posner G, Lu Y, et al. Micronutrients and HIV-1 disease progression. AIDS . 1995;9:1051-1056.

51.   Baum MK, Mantero-Atienza E, Shor-Posner G, et al. Association of vitamin B6 status with parameters of immune function in early HIV-1 infection. J Acquir Immune Defic Syndr . 1991;4:1122-1132.

52.   Harakeh S, Jariwalla RJ, Pauling L. Suppression of human immunodeficiency virus replication by ascorbate in chronically and acutely infected cells. Proc Natl Acad Sci U S A . 1990;87:7245-7249.

53.   Cathcart RF 3rd. Vitamin C in the treatment of acquired immune deficiency syndrome (AIDS). Med Hypotheses . 1984;14:423-433.

54.   Abrams B, Duncan D, Hertz-Picciotto I. A prospective study of dietary intake and acquired immune deficiency syndrome in HIV-seropositive homosexual men. J Acquir Immune Defic Syndr . 1993;6:949-958.

55.   Allard JP, Aghdassi E, Chau J, et al. Effects of vitamin E and C supplementation on oxidative stress and viral load in HIV-infected subjects. AIDS . 1998;12:1653-1659.

56.   Gogu SR, Beckman BS, Rangan SR, et al. Increased therapeutic efficacy of zidovudine in combination with vitamin E. Biochem Biophys Res Commun . 1989;165:401-407.

57.   Constans J, Pellegrin JL, Sergeant C, et al. Serum selenium predicts outcome in HIV infection [letter]. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol . 1995;10:392.

58.   Schrauzer GN, Sacher J. Selenium in the maintenance and therapy of HIV-infected patients. Chem Biol Interact . 1994;91:199-205.

59.   Baum MK, Shor-Posner G, Lai S, et al. High risk of HIV-related mortality is associated with selenium deficiency. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol . 1997;15:370-374.

60.   Campa A, Shor-Posner G, Indacochea F, et al. Mortality risk in selenium-deficient HIV-positive children. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol . 1999;20:508-513.

61.   Zazzo JF, Chalas J, Lafont A, et al. Is nonobstructive cardiomyopathy in AIDS a selenium deficiency-related disease? [letter]. JPEN J Parenter Enteral Nutr . 1988;12:537-538.

62.   Dworkin BM. Selenium deficiency in HIV infection and the acquired immunodeficiency syndrome (AIDS). Chem Biol Interact . 1994;91:181-186.

63.   Baeten JM, Mostad SB, Hughes MP, et al. Selenium deficiency is associated with shedding of HIV-1 - infected cells in the female genital tract. J Acquir Immune Defic Syndr . 2001;26:360-364.

64.   Fabris N, Mocchegiani E, Galli M, et al. AIDS, zinc deficiency, and thymic hormone failure [letter]. JAMA . 1988;259:839-840.

65.   Sappey C, Leclercq P, Coudray C, et al. Vitamin, trace element and peroxide status in HIV seropositive patients: asymptomatic patients present a severe beta-carotene deficiency. Clin Chim Acta . 1994;230:35-42.

66.   Odeh M. The role of zinc in acquired immunodeficiency syndrome. J Intern Med . 1992;231:463-469.

67.   Periquet BA, Jammes NM, Lambert WE, et al. Micronutrient levels in HIV-1-infected children. AIDS . 1995;9:887-893.

68.   Tomaka FL, Imoch PJ, Reiter WM, et al. Prevalance of nutritional deficiencies in patients with HIV Infection [astract]. Int Conf AIDS . 1994;10:221.

69.   Campa AM, Lai H, Shor-Posner G, et al. Relationship between zinc deficiency and survival in HIV+ homosexual men [abstract]. FASEB J . 1998;12:A217.

70.   Castaldo A, Tarallo L, Palomba E, et al. Iron deficiency and intestinal malabsorption in HIV disease. J Pediatr Gastroenterol Nutr . 1996;22:359-363.

71.   Bogden JD, Kemp FW, Han S, et al. Status of selected nutrients and progression of human immunodeficiency virus type 1 infection. Am J Clin Nutr. 2000;72:809-815.

72.   Piscitelli SC, Burstein AH, Chaitt D, et al. Indinavir concentrations and St. John's wort [letter]. Lancet . 2000;355:547-548.

73.   Piscitelli SC. Use of complementary medicines by patients with HIV: full sail into uncharted waters. Medscape HIV/AIDS . 2000;6(3).

74.   Piscitelli SC, Burstein AH, Welden N, et al. The effect of garlic supplements on the pharmacokinetics of saquinavir. Clin Infect Dis . 2002;34:234 - 238.

75.   Agin D, Gallagher D, Wang J, et al. Effects of whey protein and resistance exercise on body cell mass, muscle strength, and quality of life in women with HIV. AIDS . 2001;15:2431 - 2440.

76.   Jacobson MA, Fusaro RE, Galmarini M, et al. Decreased serum dehydroepiandrosterone is associated with an increased progression of human immunodeficiency virus infection in men with CD4 cell counts of 200-499. J Infect Dis . 1991;164:864-868.

77.   Mulder JW, Frissen PH, Krijnen P, et al. Dehydroepiandrosterone as predictor for progression to AIDS in asymptomatic human immunodeficiency virus-infected men. J Infect Dis. 1992;165:413-418.

78.   Piketty C, Jayle D, Leplege A, et al. Double-blind,placebo-controlled trial of oral dehydroepiandrosterone in patients with advanced HIV disease. Clin Endocrinol (Oxf).2001;55: 325-330.



Último revisado Junio de 2002 por EBSCO CAM Editorial Board

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!