Facebook Pixel

Biopsias de aguja

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Biopsias de aguja

Anterior | Siguiente | De vuelta al Breast Cancer Center | Cáncer de seno - Entendiendo los cambios en el seno

La biopsia de aguja puede ser realizada ya sea con una aguja fina o una aguja de corte lo suficientemente larga para quitar un pequeño trozo de tejido.

Aspiración con aguja fina, como se indica arriba, usa una aguja fina estándar y una jeringa ya sea para extraer el líquido de un quiste o cúmulo de células de una masa sólida. La biopsia de aspiración con aguja fina de precisión de una masa sólida requiere de una gran habilidad, que se gana a través de la experiencia con cientos de casos.

Biopsia de núcleo con aguja usa de alguna manera una aguja más grande con un corte especial del borde. La aguja es insertada, bajo anestesia local, por medio de una pequeña incisión en la piel y se extrae un pequeño tejido del núcleo. Esta técnica puede no funcionar bien para las bultos que están muy duros o son muy pequeños. La biopsia de aguja de núcleo podría causar algo de amoratamiento, pero raramente deja una cicatriz y el procedimiento se realiza en cuestión de minutos.

En algunos institutos con gran experiencia, la biopsia de aspiración es considerada tan confiable como una biopsia quirúrgica, válida para confirmar la malignidad de una masa clínicamente sospechosa o, de manera alternativa, para apoyar algún diagnóstico benigno para un bulto de seno que parezca no canceroso. Debido a que los resultados de la biopsia pueden ser inciertos, el diagnóstico es seguido de una biopsia quirúrgica. En algunos institutos, los médicos prefieren verificar todos los resultados de la biopsia de aspiración con una biopsia quirúrgica antes de proceder con el tratamiento.

Biopsia de localización (también conocida como aguja de localización) es un procedimiento que usa la mamografía para localizar y hacer una biopsia para las anormalidades del seno que pueden ser vistos con un mamograma pero que no pueden ser sentidas (anormalidades no palpables). La localización puede ser usada en conjunción con la biopsia quirúrgica, la aspiración de aguja fina y la biopsia de núcleo con aguja.

Para la biopsia quirúrgica, el radiólogo localiza la anormalidad en el mamograma (o un sonograma) justo antes de la cirugía. Usando el mamograma como guía, el radiólogo inserta una aguja fina o cable de tal forma que la punta se apoye en la típica área sospechosa, un área de microcalcificaciones. (El seno puede verse raro con la aguja pegada para sacarlo, pero el procedimiento es extraordinariamente sin dolor.) Entonces la aguja es anclada con un vendaje estándar y se toma un segundo mamograma para confirmar que la aguja esté en posición.

La mujer, junto con sus mamogramas, va a la sala de operaciones, donde un cirujano localiza y elimina el área posicionada con la aguja. Entre más precisa sea la manera en que está colocada la aguja, menor será la cantidad de tejido a remover.

Algunas veces el cirujano será capaz de sentir el bulto durante la cirugía. En otros casos, especialmente donde los mamogramas mostraron sólo microcalcificaciones, la masa puede no ser vista ni sentida. Para asegurase que el espécimen quirúrgico de hecho contenga la anormalidad, se le sacan unos rayos X en el punto. Si este espécimen de rayos X falla al mostrar la masa o las calcificaciones, el cirujano puede remover tejido adicional.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!