Definición

El cáncer rectal es el crecimiento de cáncer en el recto. El recto se encuentra en la sección final del intestino grueso. Permite que los excrementos pasen por el ano y luego salgan del cuerpo.

El cáncer se produce·cuando las células del cuerpo se dividen fuera de control o de lugar. Si las células continúan dividiéndose, se forma una masa de tejido denominada neoplasia·o tumor. El término cáncer hace referencia a los tumores malignos. Los tumores malignos pueden invadir los tejidos cercanos y diseminarse a otras partes del cuerpo.

Causas

Se desconoce la causa del cáncer rectal.

Factores de riesgo

Los estudios indican que determinados factores riesgo están relacionados con la enfermedad, entre ellos:

  • Edad: 50 años o mayor
  • Afecciones hereditarias, como la poliposis familiar o el síndrome de Lynch
  • Antecedentes personales de pólipos o cáncer del recto o el colon
  • Antecedentes familiares de cáncer colorrectal, especialmente un padre, hermano o hijo
  • Radioterapia para el cáncer de próstata
  • Obesidad
  • Dieta con un alto nivel de grasa y un bajo nivel de fibra
  • Tabaquismo
  • Consumo abundante de alcohol

Síntomas

El cáncer rectal con frecuencia no tiene síntomas, pero algunos síntomas asociados con este tipo de cáncer incluyen:

  • Sangre (ya sea roja brillante o muy oscura) en las heces
  • Cambio en los hábitos intestinales, como diarrea, constipación o sensación de que el intestino no se vacía completamente
  • Heces que tienen diferente forma a la usual (p. ej., son más delgadas)
  • Molestia·abdominal (dolores frecuentes por flatulencias, distensión, saciedad o calambres)
  • Cambios en los hábitos de alimentación
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Sensación de cansancio o debilidad frecuente

Estos síntomas también pueden ser causados por otras enfermedades menos graves. Si experimenta estos síntomas, debe consultar a su médico.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico.

Los estudios para detectar cáncer o pólipos precancerosos incluyen:

  • Tacto rectal: el médico utiliza guantes y el·dedo para examinar el recto y detectar bultos o tumores
  • Análisis de sangre oculta en heces: una prueba para·verificar si hay sangre oculta en las heces
  • Colonoscopia: estudio del recto y todo el colon mediante un tubo iluminado denominado colonoscopio
  • Sigmoidoscopia: un examen de la parte inferior del colon que se realiza con un tubo con luz denominado sigmoidoscopio
  • Enema de bario: se administra una inyección en el recto para cubrir el revestimiento del colon y el recto; se realiza antes de las radiografías para crear mejores imágenes de la parte inferior del intestino
  • Colonografía por TC: un estudio de radiología que analiza el intestino grueso

Se pueden realizar estudios adicionales para confirmar la presencia de cáncer, determinar en qué etapa está el cáncer o establecer si el cáncer se ha propagado:

  • Biopsia: la extirpación de tejido del colon o del recto para analizarlo en busca de cáncer
  • Polipectomía: la extracción·de un pólipo durante una sigmoidoscopia o colonoscopia
  • Análisis de sangre para detectar anemia y marcadores de cáncer en la sangre
  • Tomografía computarizada: un tipo de radiografía que utiliza una computadora para captar imágenes de estructuras internas del cuerpo y que permite determinar la extensión del tumor fuera·del colon
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP): un estudio que genera imágenes que muestran la cantidad de actividad funcional del tejido que se está estudiando; ayuda a descubrir si la enfermedad se ha propagado fuera de la pelvis a otros órganos
  • Ecografía transrectal: se inserta una sonda de ultrasonido en el recto que envía ondas sonoras para obtener una imagen del tumor

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la etapa del cáncer, del grado de propagación en la pared del recto y del estado de salud general del paciente. Las opciones de tratamiento incluyen:

Cirugía

La cirugía es el tratamiento principal. Requiere la extracción de los tumores cancerosos y del tejido cercano al recto. También podrían eliminarse los ganglios linfáticos cercanos. La cirugía se puede realizar mediante:

  • Laparoscopia: para la extirpación del cáncer en etapa temprana.
  • Cirugía abierta: se utiliza para extirpar tumores más grandes en etapa avanzada, el tejido sano cercano y los ganglios linfáticos cercanos. El médico también intentará detectar otro cáncer en el colon durante la cirugía.

En algunos casos se extirpará parte del tejido sano cercano del recto o el colon. Se extirpa tejido sano por si el cáncer ha comenzado a propagarse. La extirpación de una parte del colon se denomina colectomía. A menudo, se vuelven a conectar las partes restantes del colon y el recto. A veces, el extremo sano del colon se adhiere temporal o permanentemente a una abertura del abdomen. Este procedimiento se denomina colostomía. Permite que los excrementos salgan del cuerpo si el colon no puede cumplir su función.

Radioterapia

Es el uso de radiación para destruir células cancerosas y reducir tumores. Una fuente externa al cuerpo emite radiación directamente al sitio. El tratamiento está dirigido al área lindante al cáncer. Se utiliza solo o en combinación con quimioterapia.

Quimioterapia

Esta terapia utiliza medicamentos para destruir células cancerosas. Puede administrarse de muchas formas, incluso píldoras, inyecciones y mediante una sonda. Los medicamentos ingresan en el torrente sanguíneo y se desplazan por el cuerpo mientras destruyen la mayoría de las células cancerosas. También pueden destruir otras células sanas. Este tratamiento es sistémico, lo cual significa que afecta a todo el cuerpo.

La combinación de quimioterapia y radioterapia ha sido el tratamiento preferido para esta enfermedad.

Si se le diagnostica cáncer colorrectal, siga las instrucciones del médico.

Prevención

Se desconoce la causa de la mayoría de casos de cáncer rectal. Muchos casos de cáncer de colon y del recto se pueden prevenir si se detectan y se extirpan los pólipos que podrían convertirse en cáncer. A partir de los 50 años de edad, tanto hombres como mujeres con riesgo promedio de desarrollar cáncer del recto y del colon deberían seguir una de las cinco opciones de revisión enumeradas a continuación:

  • Análisis de sangre oculta en heces o prueba inmunoquímica fecal todos los años
  • Colonoscopia cada 10 años
  • Sigmoidoscopia flexible cada cinco años
  • Enema de bario de doble contraste (radiografías del colon y recto) cada cinco años
  • Colonografía por TC cada cinco años
Asegúrese de analizar estas pruebas de detección·de cáncer con el médico para saber cuál es su mejor opción.

Las personas con cualquiera de los siguientes factores de riesgo deberían comenzar con las pruebas de detección de cáncer de colon y del recto anteriormente (desde los 40 años) o someterse a estas pruebas con más frecuencia:

  • Varios antecedentes familiares de cáncer colorrectal o pólipos
  • Antecedentes familiares conocidos de síndromes de cáncer colorrectal hereditario
  • Antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos
  • Antecedentes personales de enfermedad intestinal inflamatoria crónica