La insuficiencia cardiaca congestiva (CHF) a menudo es controlada mediante una combinación de tratamiento médico prescrito y algunos cambios en el estilo de vida.

Indicaciones generales

Controlando la Insuficiencia Cardiaca Congestiva

Pierda el Exceso de Peso

El exceso de peso puede ejercer esfuerzo sobre el músculo cardiaco, lo cual puede conllevar eventualmente a CHF. Si usted tiene sobrepeso, adopte un plan alimenticio razonable que le permita perder peso gradualmente y mantener su peso en el nivel deseado. Un indicador de un peso saludable es el índice de masa corporal (BMI). Un BMI de 25 y más está asociado con colesterol sanguíneo elevado, presión arterial elevada, y riesgo incrementado de enfermedades cardiacas.

Discontinúe o Evite Fumar

Fumar daña sus vasos sanguíneos, reduce la cantidad del oxígeno en su sangre, y fuerza a su corazón a trabajar más fuerte. Discuta con su médico la mejor manera para ayudarle a dejar de fumar. Además, recuerde que el humo de segunda mano es perjudicial para su salud. Asegúrese de no estar expuesto al humo del cigarro en absoluto. Cuando usted deja de fumar, su riesgo de enfermedades cardiacas desciende considerablemente dentro del primer año.

Consuma una Dieta Baja en Sodio

Los alimentos que son altos en sodio (sal) causan que su cuerpo retenga líquidos. Esto provoca una carga de trabajo incrementada para su corazón, y puede empeorar su falta de aliento e inflamación en los tobillos, piernas, y pies. Trate de restringir su consumo de sodio a 2000 mg diariamente. Usted también podría consultar a su dietista para aprender acerca de fuentes "ocultas" de sodio en los alimentos.

Limite las Grasas y el Colesterol

Las dietas que son altas en grasas saturadas y colesterol (como productos de animales, crema, manteca de cerdo, aceites de palma y de coco) pueden incrementar su riesgo de enfermedad de las arterias coronarias , lo cual puede conllevar a CHF. Usted podría consultar a su dietista para conocer cuáles alimentos debería restringir o evitar para ayudar a reducir grasas saturadas, grasas trans, y colesterol.

Mantenga una Presión Arterial Normal

La presión arterial elevada (hipertensión) es un factor crucial para CHF. Los pacientes con presión arterial mal controlada tienen dos veces mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca, en comparación con aquellas personas que no tienen presión arterial elevada. La hipertensión causa que el músculo cardiaco trabaje más fuerte de lo normal. El esfuerzo aumentado sobre el corazón, y los cambios en el músculo a raíz del esfuerzo, eventualmente podrían provocar un músculo cardiaco debilitado e insuficiencia cardiaca. Discuta con su médico la mejor manera para alcanzar y mantener una presión arterial saludable.

Reduzca o Discontinúe el Consumo de Alcohol

El consumo excesivo de alcohol puede debilitar al corazón y predisponerlo a ritmos anormales. El alcohol también podría reaccionar con ciertos medicamentos para el corazón. Usted debería reducir el consumo de alcohol si tiene riesgo de desarrollar CHF; usted necesitará discontinuar definitivamente el consumo de alcohol si desarrolla CHF. Hable con su médico acerca de la mejor manera para lograr esto.

Haga Ejercicio Regularmente

Para personas que aún no han desarrollado CHF, se recomienda el ejercicio aeróbico regular (como el caminar vigorosamente o usar una bicicleta estacionaria o caminadora). El ejercicio recomendado con moderación (al menos tres a cuatro veces a la semana durante 30 minutos) reforzará al músculo cardiaco y reducirá la presión arterial. Las personas con CHF deberían discutir el ejercicio con su médico. Dependiendo de sus síntomas, la severidad de su CHF, y el grado de ejercicio que quiera hacer, su médico decidirá si usted necesita o no una prueba de ejercicio antes de emprender un programa de ejercicio. Su médico podría darle una "prescripción" de ejercicio. En general, si usted tiene CHF severa, NO se recomienda levantar objetos pesados ni el esfuerzo extremo.

Cuándo Contactar a Su Médico

Si usted tiene CHF, existen varias señales de alerta comunes que podrían indicar empeoramiento de insuficiencia cardiaca congestiva. Contacte a su médico si usted nota alguno de estos síntomas:

  • Aumento de peso repentino (tres o más libras en un día, cinco o más libras en una semana, o cualquier cantidad que se le dijo que reportara)
  • Falta de aliento que lo despierte por la noche, que esté presente en reposo, o que se incremente con el esfuerzo
  • Inflamación incrementada en los miembros, piernas, o tobillos
  • Inflamación en el abdomen, falta de apetito, o náusea
  • Dificultad para dormir (despertar con falta de aliento, usar más almohadas)
  • Tos seca frecuente
  • Fatiga incrementada