image Hace mucho tiempo, muchas mujeres pensaban que el embarazo como su entrada para comer cualquier cosa que ellas quisieran, satisfaciendo todos los antojos y dejando el control de porción abandonado. Después de todo, ellas racionalizaron, que estaban "comiendo para dos." Sin embargo, ese pensamiento ha cambiado conforme pasa el tiempo, ahora los doctores aconsejan a las mujeres embarazadas de los riesgos para la madre y el hijo del aumento del peso excesivo durante el embarazo.

En cambio, el inadecuado aumento de peso también representa problemas potenciales. Entonces, ¿cuánto peso deben tener las mujeres embarazadas y cuáles son las normas de nutrición que las ayudarán a lograrlo? Este artículo responde estas preguntas y con respecto a la alimentación saludable durante el embarazo.

Indicaciones para el Aumento de Peso

Exactamente la cantidad de peso que espera conseguir varía entre las mujeres y depende de varios factores, incluyendo el peso previo al embarazo, altura, edad y estado de salud de la madre, así como si el nacimiento involucrará o no gemelos, trillizos o más. Consulte a su doctor para determinar la mejor meta de aumento de peso para su situación personal.

En general, se usan las siguientes indicaciones:

  • En mujeres que comienzan el embarazo en un peso normal (definido como índice de masa corporal (IMC) de 19.8 hasta 26) se les aconseja aumentar de 25 hasta 35 libras durante el embarazo.
  • En mujeres con un peso debajo del normal (IMC<19.8) se les aconseja aumentar de 28 hasta 40 libras.
  • A las mujeres con sobrepeso (IMC de 26 hasta 29) se les aconseja aumentar de 15 a 25 libras.
  • A las mujeres obesas (IMC>29) se les aconseja aumentar al menos 15 libras.

Riesgos de Muy Poco o Demasiado Aumento de Peso

Aumentar la cantidad recomendada de peso es uno de muchos factores que podrían ayudar a asegurar un embarazo saludable. Subir muy poco peso puede aumentar el riesgo de dar a luz a un bebé con un peso bajo que podría tener un mayor riesgo en su desarrollo y presentar problemas de salud después. Subir demasiado peso puede incrementar el riesgo de la madre de padecer condiciones tales como hipertensión inducida por el embarazo y diabetes gestacional . También podría ser en un factor de riesgo de padecer obesidad a largo plazo en la madre después de que haya concluido el embarazo.

Maximizar la Nutrición Sin Maximizar las Calorías

El enfoque a la alimentación saludable durante el embarazo es el doble: Usted quiere comer para un aumento de peso apropiado, pero también quiere asegurarse de que usted y su bebé que todavía no ha nacido obtengan todos los nutrientes que necesitan. La mejor manera de hacer eso es asegurarse de que su dieta contenga alimentos saludables ricos en nutrientes y menos alimentos que proporcionen muchas calorías y poca nutrición (como galletas, papas, refresco y pasteles).

Los especialistas en dietética recomiendan usar la USDA's Food Guide Pyramid como una guía para comer desde cada uno de los grupos de alimentos todos días. Un nuevo sitio de internet MyPyramid , basado en las normas alimenticias del año 2005, se publicó recientemente para las mujeres embarazadas o lactantes. El sitio interactivo le permite obtener un plan de alimentación personalizado basado en su información específica, que le ayuda a elegir una variedad de frutas, verduras, granos enteros, proteína magra y grasas saludables. Además de su plan alimenticio, asegúrese de tomar cualquier suplemento prenatal que su doctor le haya prescrito.

Por supuesto, también la actividad física juega un papel importante en el aumento de peso en el embarazo. Realizar ejercicio regular durante el embarazo podría ayudar a lograr su meta de aumento de peso recomendada, pero asegúrese de revisar con su doctor antes de emprender cualquier programa de ejercicio durante el embarazo, especialmente si usted no se ha estado ejercitando regularmente antes del embarazo.

Embarazo: Sin Tiempo para Dietas Extremas

Muchas personas se preguntan si algunas dietas populares de la actualidad, tales como dietas bajas en carbohidratos , son una buena forma de controlar el aumento de peso durante el embarazo. Aunque hay poca información con respecto al uso de estas dietas durante el embarazo, muchos expertos en nutrición aconsejan que el embarazo y la lactancia no están en el momento para emprender ningún tipo de dieta extrema, particularmente los que restringen por completo los grupos alimenticios de la dieta. Si usted está embarazada o amamantando, hable con su doctor antes de comenzar cualquier tipo de dieta nueva.

Una Nota Acerca de la Seguridad en los Alimentos

Una discusión de alimentación saludable durante el embarazo estaría incompleta si no se menciona la seguridad en los alimentos. Aunque es importante comer una variedad de alimentos y obtener los nutrientes adecuados, también es importante evitar ciertos alimentos que podrían representar un riesgo para usted o para su bebé que todavía no ha nacido.

A continuación se presenta algunos de las enfermedades transmitidas por los alimentos que representan un riesgo particular para las mujeres embarazadas:

  • Listeria : El envenenamiento por listeria durante el embarazo podría incrementar el riesgo de sufrir aborto espontáneo , mortinato y defectos congénitos. Los alimentos que podrían estar contaminados incluyen leche no pasteurizada, embutidos, hot dog y quesos suaves (tales como feta, Brie y los quesos roquefort).
  • Contaminación por mercurio y PCB: Algunos tipos de pescado, incluyendo tiburón, pez espada, caballa gigante y lofotátilo, podrían tener altos niveles de contaminantes químicos que pueden ser dañinos para los recién nacidos y niños pequeños. Se les aconseja a las mujeres embarazadas y lactantes que eviten estos tipos de pescado.
  • E. Coli 0157:H7 : Esta bacteria se puede encontrar en la comida cruda y poco cocida así como en la leche no pasteurizada. Asegúrese de cocer todas las carnes a temperaturas apropiadas y separe los alimentos crudos de los cocidos para evitar la contaminación cruzada utilizando tablas de corte por separado.