Definición

Una conmoción cerebral es una lesión cerebral leve en la que un traumatismo en la cabeza provoca una alteración temporal del funcionamiento normal del cerebro. La lesión puede involucrar pequeños tirones o cortes de las células cerebrales sin provocar ningún daño estructural evidente. Después de una conmoción cerebral, el cerebro no funciona adecuadamente por un rato. La pérdida de conciencia se puede presentar o no pero, generalmente, se presenta confusión o problemas con la memoria. Existen tres grados de conmoción, según la Brain Injury Association y la Academy of Neurology:

  • Grado 1: confusión temporal, sin perder la conciencia
    • Los síntomas suelen desaparecer en menos de 15 minutos.
  • Grado 2: confusión y amnesia, sin perder la conciencia
    • Los síntomas duran más de 15 minutos.
  • Grado 3: pérdida de la conciencia durante algunos segundos o más

Causas

Cualquier cosa que haga que el cerebro rebote contra el cráneo puede provocar conmoción cerebral. Por ejemplo:

  • Un golpe o sacudida en la cabeza
  • Golpe severo o sacudimiento
  • Detenerse abruptamente

Cómo Ocurre la Conmoción

Imagen informativa de Nucleus
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

La conmoción cerebral, en ocasiones resulta de accidentes que involucran:

  • Vehículos motorizados
  • Bicicletas
  • Patines, patinetas y scooters
  • Deportes y recreación
  • Caídas
  • Armas de fuego
  • Violencia física
  • Asaltos y Robos
  • Violencia doméstica
  • Abuso infantil

Factores de riesgo

Los siguientes factores incrementan su probabilidad de padecer una conmoción cerebral. Informe al médico si presenta alguno de los siguientes factores de riesgo:

  • Una conmoción previa o lesión en la cabeza
  • Sexo masculino
  • Ciertos grupos de edad:
    • Niños menores de 5 años
    • Adolescentes y adultos jóvenes de entre 15 y 24 años
    • Personas de más de 75 años de edad
  • Deportes de contacto, como fútbol americano o boxeo
  • Trabajo que involucre agricultura, tala o construcción
  • Viajar en un vehículo a gran velocidad
  • Consumo de alcohol
  • Falta de sueño
  • Medicamentos que provoquen somnolencia

Síntomas

Una conmoción cerebral provoca síntomas que pueden durar por varios días, semanas o más tiempo.

Los síntomas incluyen:

  • Confusión
  • Pérdida de la memoria acerca del accidente
  • Dolor de cabeza leve o dolor de cuello
  • Náuseas
  • Dificultad para:
    • Recordar las cosas
    • Poner atención o concentrarse
    • Organizar tareas diarias
    • Tomar decisiones y resolver problemas
  • Lentitud para pensar, actuar, hablar o leer
  • Sentirse fatigado o cansado
  • Cambio en los patrones del sueño:
    • Dormir por mucho más tiempo de lo normal
    • Dificultad para dormir
  • Pérdida de equilibrio
  • Sentirse aturdido o mareado
  • Aumento en la sensibilidad a:
    • Sonidos
    • Luces
    • Distracciones
  • Visión borrosa u ojos que se cansan fácilmente
  • Pérdida del sentido del gusto o del olfato
  • Zumbido en los oídos
  • Cambios en el carácter:
    • Sentirse triste, ansioso o indiferente
    • Volverse fácilmente irritable o molesto por razones sin importancia o sin razón alguna
    • Falta de motivación

Los síntomas que pueden aparecer en un niño con conmoción cerebral, incluyen:

  • Indiferencia o fácil cansancio
  • Irritabilidad
  • Cambios en:
    • Patrones alimenticios o del sueño
    • Juego
    • Comportamiento
    • Desempeño escolar
  • Falta de interés en juguetes o actividades favoritos
  • Pérdida de las habilidades de aprendizaje reciente, como ir al baño
  • Pérdida del equilibrio, caminata inestable

Diagnóstico

El doctor le preguntará a usted y a otras personas que estuvieron presentes en el momento de la lesión, acerca de sus síntomas y cómo ocurrió la lesión. El examen físico suele incluir la evaluación de la fuerza, la sensibilidad, el equilibrio, los reflejos y la memoria.

Las pruebas pueden incluir:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es permitir que la lesión cerebral sane.

El tratamiento puede incluir:

  • Reposo: para permitir el tiempo adecuado de recuperación
    • No debe apurarse para retomar las actividades cotidianas, como el trabajo o la escuela.
  • Observación por parte de un adulto responsable: alguien que lo despierte cada pocas horas, según lo indique el médico
    • El médico le explicará cómo identificar las posibles complicaciones, como el sangrado cerebral.
  • Exposición limitada a medicamentos: no tomarlos sin el permiso de su médico
    • Esto es especialmente por la aspirina, adelgazadores de la sangre, y medicamentos que provoquen somnolencia. Evitar el consumo de alcohol y fármacos ilícitos.
  • Evitar volver a lesionarse: evitar actividades en las que su cabeza pueda recibir golpes o sacudones
    • Nunca retome la actividad deportiva hasta que el médico lo haya autorizado. Esto suele suceder una vez que los signos y síntomas desaparecen (durante el reposo y la actividad) y el resultado de su examen neurológico es normal. Preguntar cuando sea seguro conducir un auto, andar en bicicleta, jugar en las alturas o usar equipo pesado. Una lesión posterior puede provocar síntomas a largo plazo o de mayor gravedad. Se recomienda que los atletas retomen el deporte gradualmente.

    Si se le diagnostica una conmoción cerebral, siga las indicaciones de su médico.

  • Evitar el síndrome del segundo impacto: evitar una segunda lesión en la cabeza en niños y adolescentes que ya sufrieron una conmoción cerebral
    • Incluso una segunda lesión leve en los niños y adolescentes puede aumentar rápidamente la hinchazón, provocando la pérdida de la conciencia e, incluso, la muerte. No hay unanimidad respecto de cuándo es seguro retomar los deportes de contacto u otras actividades. Hable con el médico de su hijo.
  • Exámenes neurofisiológicos: para determinar el grado de recuperación y la capacidad para realizar actividades, como la prueba cognitiva y la evaluación inmediatamente después de una conmoción cerebral (ImPACT)

Prevención

Las siguientes medidas de seguridad pueden ayudarlo a evitar una conmoción cerebral:

  • No beber alcohol y manejar.
  • Evitar el uso de sedantes, especialmente cuando maneja u opera equipo pesado.
  • Obedecer los límites de velocidad y otros señalamientos de tránsito.
  • Siempre utilice asientos para niños, cinturones de seguridad y arneses de seguridad en el automóvil. También aprenda a utilizar los airbags adecuadamente.
  • Utilizar casco cuando:
    • Monte en bicicleta o en motocicleta
    • Practique un deporte de contacto como fútbol americano, fútbol o hockey
    • Utilice patines, patinetas y scooters
    • Atrape, batee o corra las bases en el béisbol o sóftbol
    • Monte a caballo
    • Esquíe o patine sobre la nieve
  • Asegúrese de que la superficie sobre las que juegan sus hijos sea suave y libre de rocas, hoyos y escombros.
  • Reduzca el riesgo de caídas en la casa a los niños y adultos.
  • Utilizar protectores para la boca y rostro, hombreras y otros accesorios de seguridad mientras practica deportes.