image for food allergy article ¿Alguna vez tuvo una reacción desfavorable a algo que haya comido? ¿Sospechó que se debe a que usted podría ser alérgico a ciertos alimentos? Las alergias alimentarias afectan del 2% al 4% de los niños y del 2% al 2.5% de los adultos. Las causas más comunes son:

  • En los niños: huevos, leche, maní, frutos secos
  • En los adultos: mariscos, maní, frutos secos, pescado y huevos

En algunos casos, se presenta una reacción cruzada. Esto quiere decir que si usted es alérgico a algún tipo de alimento, como a los camarones, entonces también podría ser alérgico a los alimentos relacionados con éste, como a las langostas.

¿Qué Sucede Durante una Reacción Alérgica?

Una reacción alérgica a los alimentos ocurre debido a que el sistema inmune de su cuerpo identifica un alimento particular (o proteína del alimento) como algo nocivo y, como respuesta, crea anticuerpos llamados inmunoglobulina E (o IgE como abreviación). Los anticuerpos IgE se unen a los mastocitos, que se encuentran en lugares donde las reacciones alérgicas son comunes, como en la nariz, la garganta, los pulmones, la piel y el tracto gastrointestinal (GI).

La IgE también provoca que las células liberen un compuesto químico llamado histamina. La histamina causa síntomas como dificultad para respirar, inflamación, urticaria y prurito. También puede desencadenar un ataque de asma . En casos severos, su cuerpo puede sufrir un trauma anafiláctico , cuando usted tiene dificultad para respirar y su presión sanguínea baja. Si no se trata rápidamente, esta afección puede poner en peligro la vida. Es por eso que es importante que su médico determine si padece de una alergia alimentaria.

¿Cuál Es la Diferencia Entre una Alergia Alimentaria y una Intolerancia a los Alimentos?

Algunas veces se confunde la alergia alimentaria con la intolerancia a los alimentos debido a que ambas afecciones pueden causar problemas en el tracto GI, como regurgitación, calambres y dolor de estómago, náusea y vómito. La intolerancia a los alimentos, la cual es más común, significa que usted es sensible a un alimento (o a compuestos químicos en el alimento) y que tiene una reacción anormal a éste. Puede ser difícil determinar qué alimento es responsable de la reacción ya que algunas veces los síntomas tardan en manifestarse.

Algunos ejemplos de la intolerancia a los alimentos incluyen:

  • Envenenamiento por alimentos : Si consume carne contaminada, esto podría desencadenar una reacción que se parece a la alergia alimentaria. Pero, en realidad, su cuerpo está respondiendo a estas sustancias, como bacterias y toxinas, en el alimento.
  • Toxicidad por histamina: La histamina se encuentra en nuestros cuerpos, pero también se encuentra en algunos alimentos. Por ejemplo, el pescado que se ha echado a perder, especialmente la caballa, puede tener altos niveles de histamina, la cual su cuerpo después reacciona a ésta.
  • Intolerancia a la lactosa : Esta afección se presenta cuando su cuerpo no puede digerir la lactosa, un azúcar en la leche y otros productos lácteos. Los síntomas involucran el tracto GI (como náuseas, calambres, distensión, gases y diarrea ).
  • Aditivos alimenticios: También puede reaccionar a ingredientes que se adicionan a los alimentos para conservarlos y hacer que sepan mejor. El potenciador del sabor glutamato monosódico (E-621), común en la comida china, puede causar sofocación, dolor de cabeza y malestar en el pecho. El sulfito, un tipo de conservador, puede desencadenar un ataque de asma en personas susceptibles.
  • Intolerancia al gluten: Ésta se relaciona con la enfermedad celíaca , una enfermedad autoinmune del tracto digestivo. Si padece de intolerancia al gluten, el intestino delgado se deteriora cuando usted consume gluten, que es una proteína en el trigo, el centeno y la cebada.

Otras enfermedades también pueden desencadenar síntomas que se parecen a la alergia alimentaria. Las úlceras pépticas , por ejemplo, pueden causar náuseas, vómito e hinchazón. Además, algunas personas presentan una reacción psicológica a los alimentos, la cual se parece a la alergia a estos. Si consumió algo hace mucho tiempo y tuvo una experiencia desagradable, podría estar convencido de que si fuese a consumir ese alimento en particular otra vez, entonces ocurriría la misma reacción.

¿Cómo Se Diagnostican las Alergias Alimentarias?

Lo más probable es que sea canalizado con un médico que se especialice en alergias, ya sea a un alergólogo o a un especialista en inmunología. El médico le formulará preguntas detalladas sobre su reacción a los alimentos, por ejemplo cuándo ocurrió la reacción, qué estaba comiendo, si consumió algún medicamento para la alergia, cómo se prepararon los alimentos, entre otras. Para ayudar con el diagnóstico, el médico podría solicitar que usted lleve un diario de alimentos durante una a dos semanas. En el diario, anote cuidadosamente lo que comió, si presentó una reacción y cuándo ocurrió ésta.

El examen principal usado para diagnosticar una alergia alimentaria es el examen del pinchazo en la piel . Para hacer este examen, se coloca una pequeña cantidad de extracto del alimento sobre su piel y se rasca la piel. Si se forma un protuberancia abultada, esto es una señal de que usted es alérgico. Un estudio similar involucra el uso de una aguja para pinchar la piel con la muestra del alimento. Estos exámenes deben practicarse solamente en el consultorio de un médico, puesto que existe una probabilidad de sufrir una reacción severa.

Los exámenes de sangre, como ELISA , se usan para determinar si su cuerpo produce anticuerpos IgE como respuesta a un alimento particular. Estos exámenes se pueden usar para confirmar los resultados de los exámenes de la piel.

Los resultados pueden variar en todos los exámenes. Por ejemplo, un examen puede salir positivo, mostrando que en realidad usted crea un anticuerpo como respuesta a la proteína de la leche. Pero, en su vida cotidiana, puede consumir leche y alimentos que contengan leche sin tener ningún problema. Es por esta razón que su médico toma en cuenta su historial médico y su diario de alimentos, además de los resultados del examen, para hacer un diagnóstico.

Otras técnicas usadas de manera menos común incluyen dietas de eliminación y exposiciones alimentarias. Con las dietas de eliminación, usted evita el alimento al que podría ser alérgico y verifica si los síntomas desaparecen. Si consume el alimento otra vez y los síntomas vuelven a aparecer, entonces se puede hacer el diagnóstico. El problema con esta técnica, sin embargo, es que no se puede usar si presenta una reacción severa.

Las exposiciones alimentarias son útiles para comprobar que se ha solucionado una alergia alimentaria. Estas exposiciones pueden ser abiertas o cerradas. En una exposición abierta, usted consume mayores cantidades de una sustancia alergénica conocida y el médico observa cómo reacciona. En una exposición cerrada, usted consume muestras de alimentos que se colocan en cápsulas. Ingiere una cápsula a la vez, sin saber cuál es la sustancia alergénica sospechosa. Se registra su reacción. Ambas técnicas deben hacerse bajo la supervisión de un médico debido al riesgo de presentar una reacción severa.

¿Cuál Es el Tratamiento para una Alergia Alimentaria?

El tratamiento principal es evitar los alimentos que causan la alergia, lo que puede ser extremadamente desafiante. Necesita leer cuidadosamente la lista de ingredientes cuando vaya de compras y preguntar por las comidas cuando come lejos del hogar. En algunos casos, incluso consumir la cantidad más diminuta de un alimento particular puede provocar que presente una reacción. El mejor enfoque es estar preparados para las emergencias, especialmente si está en peligro de trauma anafiláctico:

  • Use una pulsera de alerta médica.
  • Lleve una inyección de epinefrina (Epipen o Twinject). Asegúrese de saber cómo usarla correctamente.
  • Llame al 911 si presenta una reacción.

Si su reacción no es tan severa, su médico podría recomendar que consuma medicamentos, como antihistamínicos y corticoesteroides. También es útil eliminar la sustancia alergénica después de la exposición. De acuerdo con the National Institute of Allergy and Infectious Diseases, si padece de alergia al maní y ha consumido alimentos que contengan maní, lavarse las manos y asear las encimeras con un producto de limpieza casero pueden eliminar la sustancia alergénica.

Para algunas personas, una reacción alérgica solamente sucede cuando se consume cierto alimento justo antes de hacer ejercicio. Esto parece ser desencadenado por el aumento de la temperatura corporal. Una vez más, el tratamiento es evitar el alimento; en este caso, evitar comer dos horas antes de hacer ejercicio y siempre hacer ejercicio con alguien.

Otro tratamiento que aún se encuentra en estudio es la inmunoterapia sublingual (SLIT, por sus siglas en inglés). En la SLIT, se coloca bajo la lengua una pequeña cantidad del alimento al cual es alérgico. Una vez hecho por un período largo de tiempo, el objetivo es cambiar la forma en que su sistema inmunitario reacciona al alimento. Aunque es prometedora, la SLIT todavía no se recomienda.

Tomar medidas de seguridad y estar conscientes de las sustancias alergénicas ayudarán a controlar sus alergias. Consulte a su médico si cree que padece de una alergia alimentaria. Si necesita encontrar un especialista, the American Academy of Allergy Asthma & Immunology tiene una herramienta en su página de Internet para localizar un alergólogo o un especialista en inmunología en su área local.