Desde la velocidad de entrenamiento hasta un simple descanso, averigüe cómo puede dar un poco de vida a un cansado régimen para correr.

Tenía pavor al entrenamiento y dí un paso dentro de la pista compuesta de 400 metros con las líneas amarillas y blancas seccionándola en extensiones aparentemente controlables.

Habían pasado diez años desde que había intentado un entrenamiento en una pista. Si la velocidad es relativa, entonces en mi caso, es una distante. Los años y una dieta casi estable de pruebas para correr se habían entremezclado con las 50 ó 100 millas ocasionales de ultra carreras combinadas con el desgaste de la velocidad que alguna vez tuve. El tiempo de este año es de 4:14 en la maratón de Boston. Fue una hora y 19 minutos abajo de mi mejor maratón. Me consoló un poco que mi mejor tiempo se había corrido 18 años atrás.

Revelando una muesca

Me había estancado claramente. A disgusto con mi desempeño en Boston, decidí que era momento de recuperar el paso ... o practicar golf o ver pasar las moscas. Imaginando que a mi presupuesto le favorecía más el deporte poco costoso de correr , regresé a la pista para algunos intervalos de entrenamiento. Sin importar la edad o el componente genético, no espere correr bien en una carrera si no acondiciona su cuerpo para correr más rápido. En tanto que trotar es perfectamente apropiado para alcanzar el acondicionamiento aeróbico, requiere de entrenamiento anaeróbico en porciones razonables para correr más rápido. Debe tener la voluntad de hacerlo.

Golpeando la pista

De vuelta en la pista, troté una milla en 8:30 ... y luego otra, mientras junté la determinación para soportar lo que alguna vez fue un entrenamiento fácil: Cinco cuartos de milla intercalados con un lento trote de recuperación de un cuarto de milla. Terminé la segunda milla de calentamiento y fui a los bebederos cercanos por agua e hice estiramiento .

No hay por qué apresurar las cosas, ha pasado mucho tiempo, razoné y troté otra milla. Quería asegurarme que había hecho suficiente calentamiento. No quería desgarrar un tendón. Vi un alimento insecticida entre los postes de la portería y observé la práctica de softball en el campo detrás de la pista. Dejar las cosas para más tarde era el sello distintivo de mis entrenamientos en la pista. Algunas cosas nunca cambian.

Me alineé al punto de comienzo, sólo desistí para amarrar las cuerdas de los zapatos. Regresé el cronómetro a 00:00:00. Hace diez años, un entrenamiento difícil habría sido de 10 cuartos, todos corridos entre 68 y 72 segundos. No es un resplandor de velocidad pero es respetable. Hoy en día, estaría feliz con cinco cuartos, todos por debajo de 90 segundos.

Exito (según quien lo mira)

Salí. Revisé mi reloj a la mitad del camino: 37 segundos y mi forma seguía respetablemente razonable. No estaba mal, puedo hacer eso de memoria, pensé con bravuconería descarada pero mis piernas comenzaron a sentirse más pesadas mientras hacía el turno final. Cualquier apariencia de forma apropiada se había evaporado mientras luchaba contra las 25 yardas finales. Busqué a tientas el cronómetro mientras me tambaleaba en la línea con falta total de oxígeno.

Segundos después, estaba suficientemente recuperado para revisar mi tiempo: 1:23:32. Después de un trote de recuperación de media milla (un cuarto de milla no era suficiente), corrí un segundo intervalo: 1:22:01. Fue demasiado fácil. No en realidad pero de hecho, mi forma mejoró en los tres intervalos finales y pude limitar mi recuperación a una vuelta. Cinco cuartos, todos por debajo de 84 segundos. Fue más rápido de lo que esperaba y no me debilité. Completé el ejercicio, lo cual, siempre es un sentimiento agradable.

He incrementado los intervalos a ocho por sesión, con promedio de 80 segundos cada uno. Probablemente, nunca volveré a alcanzar los cuartos de 67 segundos, por lo menos no sin trabajar mucho pero los ejercicios de entrenamiento son notoriamente más rápidos, fáciles y divertidos. Estoy esperando mi siguiente carrera.

Un cambio de paso

Entrenamiento de velocidad, ya sean intervalos de pista o simplemente recuperar el paso entre los postes de utilería y en los ejercicios de entrenamiento, puede vigorizar un régimen cansado de correr pero hay otras maneras de darle sabor al régimen de correr de una persona:

Unase a un club
El compañerismo y la estimulación de los miembros del club es algo que se puede esperar mientras corre con mucho trabajo solitario y poco inspirado. Disfruto correr solo pero sigo esperando la compañía de los miembros del club en los ejercicios de las mañanas del sábado. La mayoría de los clubes tienen miembros con un rango amplio de talento y velocidad. Es seguro que encuentre a alguien que espere correr a su paso.

Corra en una carrera
Competir puede ser divertido, a cualquier velocidad. Competir demasiado lo puede dejar lesionado o cansado continuamente pero una carrera ocasional puede dar una perspectiva fresca al deporte. Las programaciones de carreras están conformadas de carreras de 5K, una distancia que se puede realizar y es lo suficientemente retadora para la mayoría de los corredores.

Cambie la perspectiva
No deje que su rutina para correr se vuelva aburrida. Hasta la rutina para correr más divertida se puede volver aburrida si corre de manera exclusiva. Intente variar los terrenos y las extensiones. Mezcle algunas colinas o sendas. Manténgalo interesante.

Entrenamiento cruzado
En tanto que correr es normalmente el mejor entrenamiento para los corredores, agregar otro deporte u otra actividad para estar en forma puede proporcionar una variedad bienvenida ... y un respiro a las piernas cansadas. Incluso, la nueva actividad puede ayudar a tonificar los músculos que no se trabajan al correr. Ciclismo de montaña o patinaje en línea, por ejemplo, usará otros músculos de las piernas y seguirá proporcionando un excelente acondicionamiento aeróbico además son divertidos.

Cambie el escenario
Planee unas vacaciones para correr en una ruta panorámica. Una semana corriendo en las costas o caminos con la vista de majestuosas montañas cubiertas de nieve, puede dar energía a su espíritu y a su ejercicio y el viaje le puede dar algo en lo que puede soñar, antes de un entrenamiento difícil.

Tome un descanso
Algunas veces, la mejor manera de reavivar un cansado régimen para correr es detenerlo por completo. Una cuerda mecánica de entrenamientos diarios consecutivos no se traduce en una mejor manera de correr. Puede dejar cansado y vulnerable a las lesiones a un jugador. Unas cuantos días fuera de la senda, es una manera perfecta de regresar a la pista.