Facebook Pixel

Diabetes en los Ninos: !Revise Su Nivel De Azucar!

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Diabetes en los Niños: ¡Revise Su Nivel De Azúcar!

Los síntomas de la diabetes juvenil mal controlada pueden provocar comportamientos que pueden ser percibidos como rebeldes o irritables. La educación de todos los involucrados, la familia, médicos, maestros, enfermeras y compañeros; es la mejor manera de estabilizar el comportamiento.

Diabetes Tipo 1 En Resumen

La diabetes juvenil, también conocida como diabetes tipo 1, es provocada por la incapacidad del páncreas para segregar poca o suficiente insulina - la hormona responsable de dejar la glucosa en las células del cuerpo. Bajo condiciones normales, el cuerpo transforma los azúcares en glucosa y la glucosa viaja a través del torrente sanguíneo como combustible para las células del cuerpo. Ayudada por la insulina, la glucosa entra libremente a las células para que puedan ser usadas principalmente como energía. Si la insulina no está disponible - como en el caso de la diabetes juvenil - la glucosa no puede entrar a las células, sigue circulando en la sangre y se acumula con el tiempo.

Los síntomas típicos de la diabetes ocurren cuando la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo y provoca el desequilibrio entre la glucosa en la sangre y la glucosa en las células. La fluctuación resultante en los niveles de hormonas afecta el comportamiento. Aunque no hay cura, los síntomas se pueden controlar con inyecciones diarias de insulina para reemplazar la que no es producida por el páncreas.

Reconocer los Síntomas

La primera indicación para un padre de que el niño pueda tener diabetes juvenil es el acontecimiento de uno o más de los síntomas típicos:

  • Dolores de cabeza
  • Aumento de sed
  • Aumento de hambre
  • Frecuencia urinaria
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Heridas que no sanan
  • Cansancio extremo inexplicable
  • Debilidad o mareos
  • Visión borrosa
  • Aliento frutal
  • Irritabilidad
  • Sudoración a temperaturas medias
  • Confusión
  • Vómito

Control en la Escuela

Mientras que muchos padres descubren que sus hijos diabéticos reciben excelente educación y control de la diabetes en la escuela, otros reportan una variedad de problemas.

Un padre cuenta la historia de su hijo que está en quinto grado y que se cambió de una escuela privada, familiar a una escuela pública grande. Le dio a la secretaria un paquete de información acerca de la diabetes de su hijo y se aseguró de que fuera observado cuidadosamente. Más adelante descubrió que un acto privado no familiar, impedía que varios maestros y trabajadores de la escuela fueran informados del padecimiento de su hijo.

Alarmada de recibir el reporte del progreso a mitad del curso con calificaciones reprobatorias de su hijo; quien previamente había sido un estudiante de honores, programó una junta con el maestro. Estaba sorprendida al darse cuenta de que la maestra de ciencias percibía a su hijo como un soñador despierto y rebelde pasivo. Resultó que su hijo temía que le negaran el permiso para salir más temprano de la clase a media mañana para tener tiempo para su refrigerio. A la hora de la clase de ciencias (justo antes del almuerzo) sus niveles de glucosa en la sangre cayeron peligrosamente, provocando que se sintiera confundido y desorientado.

Saber Qué Buscar

El Dr. John Germak trata con situaciones similares como endocrinólogo pediátrico en el Children's Medical Center of Dallas. El recomienda a los padres de niños diabéticos, "Estén atentos de cualquier cambio repentino en el comportamiento." Revíes el nivel de azúcar en la sangre en un niño que normalmente es tranquilo y callado y se vuelve escandaloso e incontrolable o la de un niño que normalmente es activo y se vuelve callado y tranquilo.

"Los azúcares bajos en la sangre son los más importantes de reconocer," dice el Dr. Larry Deeb, director médico de Diabetes Center of Tallahassee Memorial Hospital. "Cualquier cambio de comportamiento es importante. A medida que desciende el azúcar, disminuye la capacidad de pensar...y si no se trata, puede llevar a coma. Pero puede ser delicado, confuso, explica, "...puede ser una respuesta tonta o estúpida en alguien que solía ser un buen estudiante. Algunos niños se vuelven antipáticos, irritables o de mal carácter. Los he visto distantes, distraídos hasta somnolientos."

La Comunicación es la Clave

La clave del buen control de la diabetes en la escuela es educar al maestro y a la enfermera de la escuela. Hoy en día, los maestros tratan con clases saturadas, así que seguir el comportamiento de un estudiante en particular puede ser algo retador. El Dr. Germark recomienda tener contacto con cada maestro el comienzo del ciclo escolar para señalar los patrones típicos de comportamiento del niño para que sepan que esperar. Cualquier momento que el niño se vuelva inusualmente callado e hiperirritable, es momento de revisar su nivel de glucosa en la sangre. Después de comparar los resultados con los comportamientos particulares, el maestro debe acostumbrarse a las señales de advertencia.

Gloria Young, una educadora de diabetes certificada, especializada en endocrinología pediátrica, enfatiza la importancia de mantener contacto en curso con los maestros del niño. Además, anima a los padres a programar una junta con el director, maestro y enfermera de la escuela, para resolver los conflictos con los maestros que se niegan a reconocer que los cambios de comportamiento puedan estar ligados a los niveles anormales de glucosa en la sangre. También hay leyes federales que ayudan a los niños con enfermedades crónicas a tener educación libre y apropiada si los padres pueden demostrar que la enfermedad de su hijo afecta su desempeño escolar.

Aún Más Difícil Para los Adolescentes

El tema de los niveles de glucosa en la sangre que afectan el comportamiento y el carácter, incrementa de manera importante en la pubertad. Los niveles elevados de hormonas, complican más adelante la imagen, provocando fluctuaciones que no se pueden anticipar simplemente al seguir el consumo diario, mientras que los comportamientos estereotípicos de los adolescentes complican aún más las cosas. Por ejemplo, un adolescente con una actitud desorientada o confundida, puede ser malentendido como un consumidor de alcohol o de drogas. El enseñar a los maestros que estarán con su hijo durante sus diferentes años de escuela, puede ser algo desafiante pero vale la pena el esfuerzo.

¿Cómo Puede Evitar Estas Situaciones Problemáticas?

Educarse a sí mismo
Es importante que entienda el padecimiento de su hijo, porque usted es el responsable de su seguridad. Además, el personal médico que no controla regularmente con pacientes diabéticos tipo 1 puede, y de hecho, comete errores.

Enseñar a los maestros
Haga un paquete de información para cada uno de los nuevos maestros de su hijo cada año. Programe juntas periódicamente. Acompañe al grupo de sus hijos en viajes al campo y sea activo en las organizaciones padre-maestro. Además, conozca a los amigos de su hijo y enséñeles a reconocer las pistas delicadas en las que los niveles de glucosa pudieran estar altos o bajos.

Haga amigos
Programe que su hijo vaya a campamentos o talleres con otros niños que tengan diabetes. En el momento que "adaptarse" es muy importante, es vital que su hijo interactúe con otros niños que comparten algunos de los mismos desafíos.

Siga de cerca el padecimiento
Sea diligente al seguir de cerca los niveles de glucosa en la sangre y su ingesta dietética. Algunas veces, los niños se desvían de los regímenes prescritos cuando se vuelven más independientes y pueden llegar a mentir acerca de las lecturas de medición. También pueden tratar de inyectar insulina extra para poder comer más con los amigos. Es probable que las complicaciones del control errático no puedan salir a la superficie durante varios años pero cuando lo hacen, pueden ser devastadoras.

Esté consciente de la programación
Durante una reacción diabética, no es el momento para discutir la situación con su hijo. Cuando los niveles de glucosa en la sangre son bajos, el niño es incapaz de pensar claramente.

En este momento, no hay cura para la diabetes tipo 1, aunque los investigadores están dando grandes pasos. Es una enfermedad para toda la vida pero puede ser controlada para permitir una vida feliz y sana. Dado que los años formativos son críticos, es su responsabilidad ayudar a que su hijo acepte y controle la enfermedad.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACION:

Juvenile Diabetes Foundation International
http://www.jdf.org

Children with Diabetes, the online community for kids, families and adults with diabetes
http://www.childrenwithdiabetes.com/

Juvenile Diabetes Family Network
http://www.childrenwithdiabetes.com/d_09_610.htm

Fuentes:

Barrett JC, Goodwin DK, Kendrick O. Nursing, food service, and the child with diabetes. J Sch Nurs. 2002 Jun;18(3):150-6. Review.

McCarthy AM, Lindgren S, Mengeling MA, Tsalikian E, Engvall JC. Effects of diabetes on learning in children. Pediátrico. 2002 Jan;109(1):E9.



Último revisado Julio 2003 por Lawrence Frisch, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!