Como otras enfermedades mentales, el trastorno bipolar todavía no puede identificarse fisiológicamente, por ejemplo, a través de pruebas de sangre o de un escaneo cerebral. Un diagnóstico del trastorno bipolar se realiza con base en los síntomas, curso de la enfermedad y, cuando sea posible, con el historial familiar. El criterio de diagnóstico para el trastorno bipolar se describe en Diagnostic and Statistical Manual for Mental Disorders, cuarta edición (DSM-IV).

Con frecuencia, el trastorno bipolar se diagnostica con base en lo siguiente:

Evaluación inicial : Su médico le preguntará acerca de sus síntomas, cuándo iniciaron, cuánto tiempo han durado, qué tan severos son, si los ha tenido anteriormente, y de ser así, si los síntomas fueron o no tratados y qué tratamiento se le administró. También se le preguntará acerca de su historial médico y familiar. Además, su médico podría desear entrevistar a los miembros de su familia y/o a otras personas cercanas a usted.

Examen físico : Su médico puede realizarle un examen físico exhaustivo. Usted quizás tenga que realizarse varias pruebas de laboratorio para descartar otras causas para sus estados de ánimo y conducta como el hipertiroidismo o el hipotiroidismo . Si se descarta una causa física para sus síntomas, usted quizás sea canalizado a un psiquiatra para una evaluación psicológica.

Evaluación psicológica : Después de que usted acuda a su médico regular, un psiquiatra es probablemente el mejor profesional de la salud para evaluar sus síntomas. El diagnóstico del trastorno bipolar se basa en:

  • Presencia de síntomas con el paso del tiempo
  • Ausencia de medicamentos que pudieran estar causando los síntomas en su estado de ánimo o alguna enfermedad médica o neurológica que pudiera parecerse al trastorno bipolar.
  • Historial familiar de trastorno bipolar

La manía se diagnostica si ocurren elevados cambios anormales del estado de ánimo (durando por lo menos una semana) con tres o más de los otros síntomas de la manía. Si su estado de ánimo es irritable, cuatro síntomas adicionales deben estar presentes.

La depresión se diagnostica si un estado depresivo o la pérdida del interés en el placer ocurre todos los días (o casi todos los días) durante las últimas dos semanas, y si está acompañada por cinco o más síntomas.

Una evaluación de diagnóstico puede incluir un examen del estado mental para determinar si su habla, patrones de pensamiento o si la memoria han sido afectados, como a veces ocurre en el caso de trastorno bipolar.

Usted quizás también sea evaluado para otras condiciones psiquiátricas como los trastornos de ansiedad y el abuso del alcohol o de drogas.