El asma, como muchas enfermedades crónicas, puede afectar de manera adversa su vida sexual. Pero existen formas para sobrellevarla y disminuir sus efectos.

Para un creciente número de estadounidenses, la sibilancia, la falta de aliento y la tensión torácica hacen de la respiración un reto. Millones de personas sufren de asma , una enfermedad crónica de los pulmones con episodios repentinos y agudos que pueden limitar su capacidad para subir escaleras, trabajar, hacer ejercicio y experimentar la satisfacción sexual.

En un estudio dirigido por New York's Harlem Hospital Center y la Columbia University's Joseph L. Mailman School of Public Health, dos terceras partes de los pacientes estudiados declararon experimentar limitaciones sexuales que se relacionaban con su asma, dice Ilan H. Meyer, PhD, director de las investigaciones.

Los investigadores les preguntaron a 353 pacientes de la sala de emergencias sobre el grado en el que su asma ha limitado "tener relaciones sexuales" en el transcurso de dos semanas antes de la entrevista. Aproximadamente el 19% dejó de tener relaciones sexuales y el 47% dijo que sufrió de algún grado o total limitación. Sólo el 34% reportó no tener dificultades en sus relaciones sexuales relacionadas con el asma.

Factores Contribuyentes

Los factores que incrementaron la posibilidad de la disminución de satisfacción sexual de un paciente incluyeron edad, depresión, bajos ingresos, asma más severa y más exposiciones caseras al moho y los ratones. Sin embargo, en el estudio se encontró que no había diferencia entre los hombres y las mujeres.

"Se ha descuidado la función sexual por cuestiones de calidad de vida. Realmente es una parte de la limitación general del asma. ... Es un área importante que necesita ser tratada," dice el Dr. Meyer.

Las inhibiciones culturales dificultan las discusiones abiertas entre los médicos y los pacientes, por lo que Meyer sospecha que podría ser demasiado vergonzoso discutir el tema con los ocupados doctores. En el estudio del Dr. Meyer se examinó el número de personas que sobrellevaban un problema sexual relacionado con el asma, pero no la causa del problema. Un estudio adicional está a punto de realizarse.

"No hay solución, debido a que el asma es una enfermedad variada. No es lo mismo para todas las personas," él explica. "Esto es algo que se debe discutir con el doctor y está bien hablar de ello. Es un área importante de la vida." Por consiguiente, el Dr. Meyer no recomienda que las personas con asma eviten el sexo o acepten las limitaciones como una parte normal de la vida con la enfermedad.

¿El Sexo Provoca Asma?

La relación entre la actividad sexual y el asma data de más de 800 años, aunque existe poca información cuantitativa. En el transcurso del siglo XII, el médico egipcio y sirio Moses Maimonides le sugirió a su paciente Prince Al-Afda que moderara las relaciones sexuales y otras actividades como una medida preventiva para controlar el asma.

El concepto de que el sexo puede provocar un ataque de asma no parece inverosímil o se limita a los tiempo antiguos. En una carta de 1976 al periódico Lancet , los investigadores de nombre Symington y Kerr describieron "la actividad sexual causa asma." En otras palabras, el sexo provoca un ataque de asma.

Para muchos enfermos de asma, el ejercicio y la actividad física pueden acelerar un episodio de dificultad para respirar. También los requerimientos físicos del sexo podrían provocar un episodio. Para algunos, la excitación emocional es suficiente para provocar o agravar el padecimiento.

"Existen personas que dicen que las dificultades sexuales podrían relacionarse con asma provocado por el ejercicio ," dice Meyer. "Con frecuencia las personas que padecen asma provocado por el ejercicio se les indica que tomen su broncodilatador, el medicamento que abre los pulmones: un medicina de 'rescate.' Se les enseña frecuentemente a tomarlo con anticipación como un profiláctico. Por ejemplo si van a jugar basketball, tómelo antes de que comience el juego."

Tomar un medicamento prescrito antes de la intimidad podría ayudar a las personas con asma a sobrellevar las dificultades sexuales, así como ayuda a lo que lo toman antes de otros tipos de actividad física.

Obteniendo el Control

Las dificultades respiratorias crónicas, provocados por el asma mal controlado, contribuyen al deterioro del desempeño sexual y de la calidad de vida.

"Entre más severa sea su asma, más probable es que usted tenga limitaciones," dice Meyer. "No es coincidencia que estas personas se estén quejando. está relacionado con su asma."

Un mejor control del asma debe mejorar el funcionamiento sexual y todos los aspectos de vida de un paciente. Al trabajar con un doctor, los pacientes pueden descubrir qué factores desencadenan un ataque y cómo evitar estos factores. Se podrían necesitar medicamentos adicionales o diferentes para disminuir la probabilidad de sufrir un ataque y rápidamente detener uno si se presenta. También los pacientes pueden aprender a medir qué tan bien están respirando a través del uso frecuente de un espirómetro, el cual indica un episodio inminente antes de que el paciente esté consciente de los signos de advertencia físicos.

"Creemos que el sexo podría ser una buen motivador para las personas," agrega Meyer. "Si obtienen un mejor control de su asma y siguen las terapias más efectivas, pueden mejorar su calidad de vida."

La Conexión Mental

También los factores psicológicos y los cambios hormonales podrían jugar un papel en el transcurso del sexo. Los pacientes que reportan dificultades sexuales experimentaron más síntomas depresivos. Así mismo observan más a otras personas que a ellos mismos para el control de la enfermedad.

De acuerdo con Meyer, los investigadores no saben todavía la relación exacta entre el asma relacionada con el sexo y la depresión. Podría ser que la dificultad de las personas con asma y su vida sexual causa depresión o podría ser que la depresión sobre el asma causa la disminución del libido.

Otras Posibilidades

Los síntomas de asma son provocados cuando las vías respiratorias reaccionas a los factores desencadenantes. Con frecuencia un factor desencadenante es un alérgeno, tales como polvo o polen. La exposición a los alérgenos de la ropa de cama podría agravar el problema. Algunos expertos piensan que los condones de látex podrían jugar un papel para las personas sensibles al látex. Al disminuir los factores desencadenantes, las personas con asma podrían disfrutar una vida sexual más satisfactoria.

También cambiar las posiciones podría ayudar, debido a que la posición típica del "misionero" podría ejercer demasiada presión en el pecho. Si esto ocurre, hable de ello con su pareja y experimente para encontrar algo más cómodo.

Meyes observa que incluso algunos pacientes no podrían darse cuenta que sus problemas sexuales se relacionan con su asma y alienta a los pacientes a discutir el tema con sus médicos.

"Para la mayoría de las personas, existen forma para tratarlo," concluye Meyes. "El propósito del control de asma es mejorar la calidad de vida" y que incluye ciertamente su vida sexual.