Facebook Pixel

Efectividad de una Dieta Baja en Carbohidratos para los Individuos Obesos Con Diabetes Tipo 2

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Efectividad de una Dieta Baja en Carbohidratos para los Individuos Obesos Con Diabetes Tipo 2

Las cifras más actuales colocan a casi dos tercios de los estadounidenses en la categoría de sobrepeso o en la categoría obesa , poniéndolos en riesgo de numerosos padecimientos de la salud, incluyendo diabetes tipo 2 . Esto sugiere que la mayoría de los estadounidenses están - o debe estar - tratando de perder peso. Junto con el ejercicio y la terapia conductual, la dieta es un componente clave de cualquier estrategia de pérdida de peso. Sin embargo, el que sólo la dieta sea lo más efectivo es el tema que actualmente se debate.

Con el paso de los años, mucha de la atención ha estado en la dieta baja en carbohidratos. Su popularidad con los consumidores ha obligado a los investigadores a indagar en su beneficios y riesgos potenciales. Hasta ahora los resultados parecen favorecer a la dieta baja en carbohidratos - al menos por un corto periodo de tiempo. Todavía se conoce poco acerca de cómo las dietas bajas en carbohidratos causan pérdida de peso o sobre cómo afectan el control en el azúcar en la sangre.

Un nuevo estudio en la edición del 15 de marzo del 2005 de los Annals of Internal Medicine observó los efectos de una dieta baja en carbohidratos en individuos obesos con diabetes tipo 2. El estudio descubrió que después de seguir esta dieta por dos semanas, los participantes perdieron un promedio de 3.6 libras de grasa, voluntariamente redujeron su ingestión de calorías por aproximadamente 1,000 calorías y no comieron más grasa o proteína para compensar las calorías de carbohidratos perdidos.

Acerca del Estudio

Este estudio incluyó a 10 participantes con diabetes tipo 2 y un índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés) promedio de 40, clasificándolos como muy obesos. (Un BMI saludable está entre 19 y 25.) Los participantes residieron en el hospital de investigación durante todo el estudio de tres semanas, donde les permitieron mantener su nivel de actividad usual caminando alrededor del hospital con una enfermera, andando en una bicicleta estacionaria, haciendo calistenia o levantando pesas.

La primera fase del estudio duró una semana. Durante este tiempo los participantes continuaron su dieta usual, La comida fue proporcionada por la cocina del centro de investigación para satisfacer las peticiones de los participantes y también incluyó alimentos de los restaurantes de comida rápida locales. Durante la segunda fase, los participantes siguieron una dieta muy baja en carbohidratos por dos semanas. La ingestión de carbohidratos se redujo a aproximadamente 21 gramos por día, pero se les permitió a los participantes una cantidad irrestricta de grasa y proteína.

Los investigadores pesaron y registraron todos los alimentos que consumieron los participantes y obtuvieron los pesos corporales, los signos vitales, pruebas sanguíneas y de producción diaria de orina. También evaluaron la composición corporal y encuestaron a los participantes sobre la satisfacción de la dieta.

Los Hallazgos

El peso corporal de los participantes permaneció estable durante el período de dieta usual. Durante el período de dieta baja en carbohidratos, el peso corporal total disminuyó por un promedio de 4.4 libras y el agua corporal promedio disminuyó por 0.8 libras. Los investigadores determinaron que la grasa corporal justificaba todas las 3.6 libras de peso sin agua.

Durante el período de dieta usual, los participantes consumieron cerca del mismo número de calorías que quemaban, llevando a un equilibrio de energía y a pesos corporales estables. No obstante, durante el período de dieta baja en carbohidratos, el gasto en calorías excedía la ingesta de éstas en un promedio de 1,027 calorías. La ingesta promedio de carbohidratos durante el período de dieta usual fue de 309 gramos, comparado con sólo 21 gramos durante la fase baja en carbohidratos.

Los niveles promedio de azúcar en la sangre en ayunas disminuyeron desde 135 miligramos (mg) por decilitro hasta 113 mg/dL durante la dieta baja en carbohidratos. Los niveles de triglicéridos disminuyeron un promedio de 35% y el colesterol total disminuyó un promedio de 10%. Los niveles de colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL o "malo") y de lipoproteína de alta densidad (HDL o "bueno") no cambiaron. Tampoco hubo cambio significativo en la función renal.

Los participantes clasificaron la dieta baja en carbohidratos como comparable a su dieta usual con respecto a las sensaciones de hambre, satisfacción, comodidad y niveles de energía.

¿Cómo Esto Le Afecta a Usted?

Este estudio se añade a la evidencia previa que muestra que las dietas bajas en carbohidratos pueden promover la pérdida de peso. No obstante, el método no es nada nuevo. Al igual que con cualquier dieta, una dieta baja en carbohidratos funciona ya que se consumen menos calorías que las que se queman. La razón por la que la gente consume menos calorías en la dieta baja en carbohidratos es que hay menos alimentos de donde escoger - significativamente menores alimentos. En este estudio, los participantes escogieron una selección de alimentos altos en proteínas y bajos en carbohidratos, incluyendo: Pavo, carne de res, pescado y huevos (sin ninguna salsa o jugo); cantidades limitadas de queso; verduras cocidas o crudas; gelatina de dieta y ciertos productos de la marca Atkins.

Los hallazgos de que los niveles de azúcar y de colesterol en la sangre disminuyeron con la dieta baja en carbohidratos son particularmente importantes para las personas con diabetes tipo 2, ya que para ellos la dieta no sólo es sobre pérdida de peso sino también sobre el control de azúcar en la sangre. Además, esta población tiene un riesgo mayor de enfermedad cardiovascular, haciendo importante el mantener los niveles de colesterol tan bajos como sean posibles. Un temor original de la dieta baja en carbohidratos es que incrementaría los niveles de colesterol ya que incluye una proporción significativa de calorías de grasa animal. Aparentemente, éste no es el caso, al menos no en el corto plazo.

Aunque la dieta muy baja en carbohidratos funciona bien para muchos individuos desde el inicio, hay cierta investigación que sugiere que podríanno ser tan efectiva a largo plazo, principalmente debido a la dificultad de adherirse por mucho tiempo a este tipo de dieta limitada. Adicionalmente, todavía no se conoce la seguridad a largo plazo de una dieta muy baja en carbohidratos y podría tener diferentes efectos sobre los niveles de colesterol y el funcionamiento renal.

Si usted está tratando de perder peso, necesita encontrar una forma de comer menos calorías que las que come ahora. Una versión menos extrema y probablemente más segura de la dieta baja en carbohidratos es una dieta baja en carbohidratos que todavía incluya carbohidratos saludables como granos enteros, fruta y productos lácteos bajos en grasa. Ya que la mayoría de estadounidenses actualmente consume una proporción significativa de sus calorías de azúcares refinadas como el pan blanco, galletas dulces y bebidas endulzadas, reducir este tipo de productos llevaría un gran camino para reducir las calorías, el peso y los niveles de azúcar en la sangre.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Diabetes Association
http://www.diabetes.org/home.jsp

American Dietetic Association
http://www.eatright.org

Shape Up America
http://www.shapeup.org/

Fuentes:

Boden G, Sargrad K, Homko C, Mazzoli M, Stein P. Effect of a low-carbohydrate diet on appetite, blood glucose levels, and insulin resistance in obese patients with type 2 diabetes. Annals of Internal Medicine . 2005; 142:403-411.

Bray G. Is there something special about low-carbohydrate diets? Annals of Internal Medicine . 2005; 142:469-470. [Editorial]

Dietary Reference Intakes for Energy, Carbohydrate, Fiber, Fat, Fatty Acids, Cholesterol, Protein, and Amino Acids (Macronutrients) (2002). National Academies Press. Disponible en: Http://www.nap.edu/openbook/0309085373/html/207.html#pagetop. Accedido el 16 de marzo del 2005.



Último revisado 18 de marzo del 2005 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!