Facebook Pixel

Ejercitarse Despues de la Menopausia Aumenta la Densidad Osea

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Ejercitarse Después de la Menopausia Aumenta la Densidad Osea

Actualmente, más de 10 millones de estadounidenses ya padecen osteoporosis y otros 34 millones tienen masa ósea baja (una enfermedad llamada osteopenia), la cual los coloca en un alto riesgo de desarrollar osteoporosis. Se calcula que una de cada dos mujeres mayores de 50 años tendrá una fractura ósea osteoporótica en su vida.

Las mujeres son más propensas a desarrollar osteoporosis que los hombres debido a que las mujeres por lo general tienen huesos más pequeños y menos consumo de calcio que los hombres, y sus niveles de estrógeno descienden significativamente durante la menopausia . El estrógeno es una hormona femenina esencial para la formación y conservación de la masa ósea. El drástico descenso en los niveles de estrógeno durante la menopausia es el motivo por el cual las mujeres posmenopáusicas están en alto riesgo de desarrollar osteoporosis.

¿Cómo pueden las mujeres ayudar a conservar sus huesos fuertes después de la menopausia? La investigación ha mostrado que incrementar el consumo de calcio y de vitamina D , dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol puede ayudar a preservar la masa ósea. El ejercicio también puede ayudar. Existe bastante evidencia de que las mujeres que se ejercitan a lo largo de sus vidas reproductivas disminuyen su riesgo de osteoporosis posteriormente en la vida. ¿Pero qué hay de las mujeres que no comenzaron a ejercitarse sino hasta después de la menopausia?

Un nuevo estudio en la edición del 24 de mayo de 2004 de los Archives of Internal Medicine descubrió que un programa de ejercicios de 24 meses ayudó a preservar la masa ósea, mejorar la fuerza y la resistencia, reducir el dolor de espalda baja y mejorar los niveles de colesterol y triglicéridos en las mujeres posmenopáusicas.

Acerca del Estudio

Este estudio, que formó parte del Erlangen (Alemania) Fitness Osteoporosis Prevention Study, (EFOPS) incluyó un total de 137 mujeres que tenían de 1 a 8 años con postmenopausia y tenían osteopenia en la columna vertebral o cadera, medida por medio de una absorciometría dual de rayos X (DXA por sus siglas en inglés). Ellas no habían tenido fracturas osteoporóticas, enfermedades o medicamentos que se sabe afectan el metabolismo óseo, enfermedades inflamatorias, antecedentes de enfermedad cardiovascular o problemas de movilidad graves. Además, no habían participado en competencias deportivas en un lapso de dos décadas antes de comenzar el estudio.

Las participantes tuvieron la opción de unirse al grupo de ejercicios o al grupo de control. A los participantes del grupo de control se les pidió que siguieran con su estilo de vida habitual, mientras que aquellos en el grupo de ejercicios participaron en un programa de ejercicios de 24 meses.

El programa de ejercicios consistió de cuatro sesiones de entrenamiento semanales (dos sesiones de grupo supervisadas de 60 a 70 minutos y dos sesiones de entrenamiento en el hogar de 25 minutos). Las sesiones de grupo consistieron de secuencias de calentamiento, resistencia, fuerza y flexibilidad. Después de seis meses de entrenamiento, se incorporó una secuencia de saltos. La sesión de entrenamiento en el hogar consistió de ejercicios de fuerza isométricos y con faja, así como una secuencia de estiramiento.

Antes del estudio y 26 meses después de que el programa de ejercicios comenzara, los investigadores midieron la densidad mineral ósea (BMD por sus siglas en inglés) de los participantes en varios lugares utilizando tanto mediciones DXA como tomografías computarizadas cuantitativas (QCT por sus siglas en inglés), (dos medidas confiables de la composición ósea). Los investigadores midieron los marcadores sanguíneos de trastornos óseos en un subconjunto de los participantes. Además, los investigadores midieron el peso de los participantes, la altura, la composición corporal, la proporción entre la cintura y la cadera, la fuerza, la resistencia así como la frecuencia e intensidad del dolor antes de que comenzara el estudio y 26 meses después.

Los Resultados

Después de excluir a 17 mujeres del grupo de ejercicio por falta de acatamiento y a dos mujeres del grupo de control por haber incrementado significativamente su actividad física, el análisis final consistió de 50 y de 33 mujeres en los grupos de ejercicio y de control, respectivamente.

Las mediciones de densidad ósea permanecieron en general estables en el grupo de ejercicio, pero disminuyeron significativamente en el grupo de control. Sin embargo, hubo relativamente un mayor incremento (+3.1%) en la BMD de la columna vertebral y una pequeña disminución de (-1%) en la BMD de la región cuello femoral de la parte superior de la cadera en el grupo de ejercicio. En el radio del hueso en el antebrazo, la BMD disminuyó hasta 4% en ambos grupos. Las marcadores sanguíneos de trastornos óseos no cambiaron significativamente en ninguno de los grupos.

Ninguno de los grupos experimentó cambios significantes en altura, peso, composición corporal o proporción entre cadera y cintura. En comparación con el grupo de control, el colesterol total y los triglicéridos disminuyeron significativamente en el grupo de ejercicio. Los participantes en el grupo de ejercicio también tuvieron disminuciones importantes en la intensidad y frecuencia del dolor en la columna, pero no en las articulaciones principales.

Estos resultados son convincentes, pero el estudio está limitado por el hecho de que los participantes no fueron asignados aleatoriamente a cada grupo, sino que podían escoger a que grupo se querían unir. Este tipo de predisposiciones en el proceso de selección dificultan vincular el ejercicio con cambios en la densidad ósea y otras mediciones en los resultados del estudio. Además, 24 meses es un periodo relativamente corto de tiempo para observar cambios significativos de un programa de ejercicios.

¿De Qué Manera le Afecta a Usted?

Estos resultados sugieren que las mujeres posmenopáusicas que participan en un programa regular de ejercicios que incluya entrenamiento de resistencia, fuerza y flexibilidad pueden mejorar significativamente la densidad ósea, por no mencionar otros importantes beneficios para su salud. Esta es una buena noticia, considerando que la terapia de reemplazo hormonal (HRT por sus siglas en inglés), que ha sido utilizada para prevenir la pérdida ósea en las mujeres posmenopáusicas durante años, ahora se sabe que incrementa el riesgo de enfermedad cardíaca, cáncer de mama , coágulos sanguíneos y de apoplejía .

Estos descubrimientos no deberían ser sorprendentes, considerando que la evidencia acerca de los beneficios del ejercicio se ha estado desarrollando durante décadas. El ejercicio fortalece sus huesos, músculos y corazón, así como también puede reducir el riesgo de caídas (y las subsiguientes fracturas) en las personas de edad avanzada. Puede ayudar a protegerse de enfermedades crónicas, incluyendo enfermedad cardíaca, apoplejía, diabetes , obesidad y ciertos tipos de cáncer. También es bueno para su salud mental; un programa regular de ejercicios puede disminuir los sentimientos de depresión y ansiedad , mejorar su sensación general de bienestar y le ayuda a dormir mejor.

Si los científicos pudieran envasar los beneficios del ejercicio en una píldora, esto llenaría los encabezados y los médicos repartirían prescripciones en cantidades masivas. Pero esto no es tan fácil. Para obtener los beneficios del ejercicio, debe hacer el esfuerzo en conjunto de levantarse, salir, comenzar a moverse y seguirse moviendo. Un programa regular de ejercicios debe consistir de 30 a 60 minutos de entrenamiento de resistencia, fuerza y flexibilidad la mayoría de los días de la semana. Esto podría sonar intimidante ahora, pero una vez que comience, estará feliz de haberlo hecho.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

National Osteoporosis Foundation
http://www.nof.org/

Osteoporosis and Related Bone Diseases-National Resource Center
http://www.osteo.org/

Fuentes:

Benefits of 2 years of intense exercise on bone density, physical fitness, and blood lipids in early postmenopausal osteopenic women. Archives of Internal Medicine . 2004;164:1084-1091.

Osteoporosis overview. Osteoporosis and Related Bone Diseases-National Resource Center website. Disponible en: Http://www.osteo.org/. Accedido el 24 de mayo de 2004.

Physical activity at-a-glance. Centers for Disease Control and Prevention website. Disponible en: Http://www.cdc.gov/. Accedido el 26 de mayo de 2004.



Último revisado Mayo 26, 2004 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!