Una mañana usted llega al trabajo para descubrir una advertencia por correo electrónico de que los tampones (e incluso peor, su antitranspirante favorito) contiene varias toxinas y se les ha relacionado como una causa de cáncer. Aunque exagerada y generalmente incorrecta, esta mala información es benigna en comparación con algunos mitos que han rodeado históricamente los cuerpos y la salud de las mujeres.

Gracias a Dios sabemos más sobre la reproducción, por ejemplo, más que lo que sabían nuestros ancestros, que creyeron incondicionalmente que el sexo de su progenie lo determinaba la madre. Antes de que la ciencia médica descubriera que el sexo del bebé lo determinaba el padre y no la madre, ¡no hubo manera de evitar cuántas reinas perdieran sus cabezas por no tener herederos varones!

Expertos advierten que los mitos pueden se especialmente peligrosos si evitan que las mujeres e incluso que la comunidad médica traten riesgos de salud verdaderos. A continuación se presentan unos cuantos de dichos mitos.

Mito: El cáncer de mama es la causa principal de muerte entre las mujeres.

Hecho: Los ataques cardiacos, apoplejías y otras enfermedades cardiovasculares cobran las vidas de más de 500,000 mujeres cada año en comparación de las 43,000 que pierden la vida a causa de cáncer de mama. Pero Dale Mintz, MA, anterior directora de la American Heart Association y actualmente directora de Hadassah's National Department of Women's Health, dice que las mujeres le temen al cáncer de mama más que a la enfermedad cardiaca.

"Históricamente (aunque generalmente esto ya no es el caso) las mujeres que iban al doctor con dolores de pecho se les administraba Valium o antidepresivos para la ansiedad, mientras que a los hombres se les revisaba inmediatamente para detectarles enfermedad cardiaca," explica Mintz. "Además, las mujeres no se cuidan tan bien como lo hacen sus parejas e hijos. Ellas consultan al doctor después, cuando su pronóstico podría no ser tan bueno."

Mito: El cáncer de mama es la causa principal de muertes por cáncer.

Hecho: El cáncer pulmonar mata aproximadamente a 67,000 mujeres al año, otra vez la mitad tanto como el cáncer de mama. "Estamos aprendiendo que las mujeres se encuentran en riesgo mayor de desarrollar cáncer pulmonar incluso si fuman menos que los hombres," dice Sherry Marts, PhD, científica y directora de la Society for Women's Health Research. "Y cuando las mujeres contraen cáncer pulmonar, es una forma más invasiva que es más difícil de tratar. Una de las mejores cosas que las mujeres pueden hacer para prevenir el cáncer pulmonar es NUNCA fumar."

Mito: Golpearse en el pecho puede causar cáncer de mama.

Hecho: ¡Categóricamente NO es verdad! Este viejo mito persiste debido a que ocasionalmente una lesión causa una protuberancia benigna en el seno, que generalmente desaparece en unos cuantos días. Cuando Mintz hace presentaciones de conciencia de cáncer de mama a las niñas de preparatoria, no es inusual que una niña pregunte si es seguro jugar deportes aunque podrían contraer cáncer al recibir un golpe en el seno. Éste es uno de esos mitos que son peligrosos debido a que mina una conducta saludable. "Queremos que jueguen deportes debido a que el ejercicio es demasiado importante para su salud," dice ella.

Mito: La prevención de la osteoporosis comienza con la menopausia.

Hecho: Aunque generalmente la pérdida de la masa ósea que afecta una de cada dos mujeres comienza después de la menopausia, la prevención comienza con mucho mayor anterioridad con hábitos de salud que promueven la fuerza ósea. La National Osteoporosis Foundation (NOF) recomienda una dieta rica en calcio y vitamina D, advierte contra el consumo de cigarro y el consumo excesivo de alcohol y ha lanzado la campaña ¡Sigue Adelante Estados Unidos! para promover el ejercicio de acondicionamiento con apoyo de peso corporal.

Caminar , bailar, jugar practicar tenis y levantar pesas son ejercicios de acondicionamiento con apoyo de peso corporal; nadar y andar en bicicleta, que son excelentes para la salud cardiovascular, no fortalecen los huesos. Un programa de ejercicio que combina tanto el acondicionamiento con apoyo de peso corporal como las actividades cardiovasculares beneficiará tanto a sus huesos como a su corazón.

Mito: Una madre en lactancia no puede embarazarse.

Hecho: Esto es una superstición que tiene al menos algo de verdad, dice Barry Jacobson, MD, presidente del Obstetrics and Gynecology Department at Delaware County Memorial Hospital en Pennsylvania y consejero del National Women's Health Resource Center. La verdad es que el amamantamiento retrasa la ovulación. Sin embargo, aunque una madre en lactancia no ovula en los primeros meses del amamantamiento, podría ovular en los últimos meses. Por consiguiente, se debe reanudar una forma de prevención del embarazo a medida que los meses transcurran. Es mejor consultar a su profesional de la salud sobre este asunto.

Mito: Los tratamientos probados en el hombre son apropiados para las mujeres.

Hecho: No lo sabemos. Al reconocer la falta de información sobre lo que se conoce acerca de los problemas de salud de las mujeres, the National Institutes of Health (NIH) estableció the Office of Research on Women's Health (ORWH) en 1990. Este grupo ha trabajado para encontrar esta falta de información y para asegurar la inclusión de las mujeres y las minorías en estudios clínicos que varios institutos y centros fundaron y que forman parte de NIH.

Mito: Un olor a "pescado" en la vagina es normal.

Hecho: El olor podría ser el resultado de una vaginitis bacteriana (VB), un padecimiento más común y más serio que las infecciones por cándida.

De acuerdo con la 3M National Vaginitis Association (NVA), si no se trata, la VB puede llevar a la esterilidad o complicaciones en el embarazo, incluyendo el nacimiento prematuro. Los síntomas de VB incluyen secreción, olor a pescado y quizás comezón, que con frecuencia las mujeres malinterpretan como una infección por cándida. "Es alarmante cuando usted considera el número de mujeres que se auto diagnostican incorrectamente sus infecciones vaginales," dice Daron Ferris, MD, del Department of Family Practice, Medical College of Georgia. "Debido a que existe una falta de información, estas mujeres podrían tomar el asunto en sus propias manos, usar un antimicótico de venta libre y tratar incorrectamente lo que podría ser una infección vaginal seria."

Mito: Usted puede contraer una enfermedad de transmisión sexual (ETS) por medio de los inodoros.

Hecho: "Está bien sentarse," reporta la Dra. Marts. "La mayoría de los organismos que causan ETS no sobreviven durante mucho tiempo en un inodoro." Agrega que los virus tales como los que causan el herpes y la hepatitis pueden sobrevivir, pero una mujer tendría que tener contacto genital con el inodoro para infectarse. "Creo que este mito data desde hace tiempo cuando no era tanto por los microbios sino por los bichos, como las pulgas y piojos del cuerpo." dice la Dra. Marts.

¿Qué hay con respecto a los rumores del tampón y de los antitranspirantes?

¿Los antitranspirantes, como dicen las advertencias del correo electrónico, previenen la liberación de toxinas que pueden reaparecer y causan cáncer de mama? Todas las organizaciones principales que tratan el cáncer de mama, incluyendo the Susan G. Komen Breast Cancer Foundation, refutan este mito, señalando que el sudor no contiene ni siquiera toxinas y que el sudor bloqueado por los antitranspirantes se excreta en cualquier otra parte.

Otro correo electrónico dice que los principales tampones contienen dioxina, un carcinógeno conocido, y por lo tanto usted debe utilizar tampones totalmente naturales. "No existe mucha diferencia entre los tampones naturales y los del tipo que usted compra en la tienda, excepto el costo," dice la Dra. Marts. Dice que las dioxinas, algunas más peligrosas que otras, se encuentran en cualquier parte del ambiente, incluyendo nuestros cuerpos, al beber agua y alimentos. "Actualmente son capaces [los investigadores] de detectarlas a .02 partes por trillón pero no son capaces de identificarlas en cualquier tampón a ese nivel."

La Dra. Marts cree que el peligro de tales advertencias por correo electrónico es que asustan a las personas que temen que han estado dañando sus cuerpos durante años sin darse cuenta. "Si usted lee algo en un correo electrónico, no le crea a menos que pueda confirmarlo con un médico o un sitio de internet acreditado. Vea las fuentes de información que se muestran a continuación para buscar sitios de internet acreditados con información de salud de las mujeres.