Facebook Pixel

El Nuevo Etiquetado de los Alimentos

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

El Nuevo Etiquetado de los Alimentos

De Vuelta al Centro de la Diabetes Tipo 1

Lidiando con la Diabetes

Pat Coyle, de Rockville, Md., es una mujer de 67 años de edad con diabetes, anemia por deficiencia de vitamina B12 y osteoporosis. Así que ella debe de prestar atención a su dieta. Pero pregúntele qué es lo que le gusta más sobre el nuevo etiquetado de los alimentos y usted no escuchará mucho sobre el tamaño de las porciones, nombres de los nutrientes y % De Valores Diarios. En su lugar, recibirá entusiastas críticas acerca del tamaño de la impresión y el color de fondo.

La información nutricional en el nuevo etiquetado tiene una letra más grande y la FDA requiere que la información aparezca en blanco o en otro fondo de contraste neutral, cuando sea práctico.

Esos son beneficios para Coyle porque ella tiene retinopatía diabética, un padecimiento de los ojos que puede provocar ceguera. Ella ya ha tenido dos cirugías para corregir la deficiencia en la vista. Antes de las cirugías, tenía problemas para leer las etiquetas.

"Necesitaba un lente con aumento para leer [la información nutrimental]," ella recalca, refiriéndose al tipo pequeño y con fondos sombreados de las etiquetas antiguas. "Estoy ansiosa por no tener que leer las diminutas letras."

Para las personas con diabetes, la información de fácil lectura es vital porque la dieta es importante para controlar la diabetes.

Otros Beneficios de las Etiquetas

El nuevo etiquetado de los alimentos que entró en efecto en mayo de 1994 ahora requiere de etiquetas en la mayoría de los paquetes de alimentos para proporcionar información nutricional. Eso anteriormente era voluntario y aparecía sólo en aproximadamente 60 por ciento de tales alimentos.

También, la información nutrimental de alimentos frescos y verduras así como de la carne cruda y el pescado podría aparecer en el punto de compra.

La información nutricional está ahora más completa. Las etiquetas continúan proporcionando información sobre las calorías, la grasa, los carbohidratos, el sodio, la proteína, el hierro, el calcio y las vitaminas A y C. Pero ahora también contienen información adicional sobre las grasas saturadas y el colesterol. Estos dos nutrientes son importantes para las personas con diabetes ya que esta incrementa el riesgo de enfermedad cardíaca y la enfermedad cardíaca también esta relacionada con los altos consumos de grasas saturadas y colesterol.

Dieta para la Diabetes

Qué tan benéfica será la nueva etiqueta para las personas con diabetes depende del tipo de plan de alimentación que ellos sigan. Hoy en día, los expertos en diabetes ya no recomiendan una simple dieta para todas las personas con diabetes. En lugar de eso, ellos defienden los regímenes alimenticios que son flexibles y toman en cuenta el estilo de vida de la persona y sus necesidades de salud particulares.

La American Diabetes Association (ADA) describió algunas opciones comunes en un manifiesto de 1994. Por ejemplo, un primer paso es alentar a las personas con diabetes a que sigan la Dietary Guidelines for Americans and Food Guide Pyramid del gobierno.

Según Phyllis Barrier, nutrióloga certificada y directora del consejo de asuntos de la ADA, este simple paso podría ser suficiente para mantener los niveles de glucosa o azúcar en la sangre. Mantener estos niveles ayuda a reducir los riesgos de retinopatía y otras complicaciones relacionadas con la diabetes, como enfermedades cardíacas o del riñón.

Otras personas utilizan las Exchange Lists for Meal Planning, dice. Este sistema, establecido por las asociaciones de la American Dietetic and American Diabetes, separa los alimentos en seis diferentes categorías en su preparación nutricional. Las personas que siguen este plan escogen cierta cantidad de porciones por cada categoría diariamente, dependiendo de sus necesidades nutricionales.

Un método más sofisticado de planeación alimenticia es el "conteo de carbohidratos," en el cual los gramos de los carbohidratos consumidos son revisados y ajustados diariamente según los niveles de glucosa en la sangre. Algunas personas también cuentan los gramos de las proteínas y de las grasas. Estos dos nutrientes también pueden afectar los niveles de azúcar en la sangre, aunque en menor grado.

No importa que método utilice, la ADA recomienda estas pautas generales de alimentación para las personas con diabetes:

  • Limite el consumo de grasas a 30 por ciento o menos de calorías diarias,
  • Limite el consumo de grasas saturadas a 10 por ciento o menos de calorías diarias.
  • Limite el consumo de proteínas de 10 a 20 por ciento diario de calorías. Para aquellos con signos iniciales de diabetes inducida por enfermedad del riñón, restrinjan el consumo de proteínas a 10 por ciento diario de calorías.
  • Limite el colesterol a 300 miligramos o menos diarios.
  • Consuma aproximadamente de 20 a 35 gramos de fibra diariamente.

La mayor parte de estas pautas también son una buena idea para la población en general.

Aquellos que tienen sobrepeso también podrían restringir el consumo de calorías. ADA recomienda una reducción de calorías de 250 a 500 menos que las normalmente consumidas al día. Esto debería resultar en una pérdida de peso de alrededor de 0.2 a 0.5 kilogramos (de una mitad a 1 libra) a la semana, dice Barrier de la ADA. La restricción de calorías, junto con aumento de ejercicio, debería ayudar a una persona con sobrepeso a lograr una pérdida de peso de 5 a 10 kilogramos (11 a 22 libras) en aproximadamente de seis meses a un año. La pérdida de peso, aunque moderada, puede ayudar a mejorar el control de la diabetes.

El consumo de carbohidratos puede variar, pero, contrario a la creencia popular, el tipo de carbohidrato no es un factor. Como señala ADA en este manifiesto, a las personas con diabetes se les ha venido diciendo por años que eviten los azúcares "simples", como el azúcar de mesa y aquellos encontrados en los bocadillos azucarados, porque se pensaba que elevaban la glucosa de manera más rápida y más severa que otros carbohidratos.

"Existe sin embargo, muy poca evidencia científica que apoye esta suposición," escribió la ADA en este manifiesto. La organización recomendó que el enfoque está en los carbohidratos totales, no en la fuente de los carbohidratos. SI el azúcar y los alimentos que contienen azúcar son consumidos, las cantidades deben ser figuradas en la asignación diaria de carbohidratos.

Obtenga la Información Nutrimental

Considerando estos factores, ¿cómo deberían proceder las personas con diabetes con respecto a las nuevas etiquetas de los alimentos?

Ellos pueden empezar con el panel de la Información Nutrimental, por lo general aparece en el costado del empaque. Una columna encabezada % De Valores Diarios muestra ya sea si un alimento es alto o bajo en muchos de los nutrientes enlistados.

Las personas con diabetes deberían revisar el % De Valores Diarios en busca de grasa, grasa saturada y colesterol. Como una regla de pulgar, si el número es 5 o menor, la comida podría ser considerada baja en ese nutriente.

El objetivo para la mayoría de las personas con diabetes es escoger los alimentos que tengan bajo % De Valores Diarios, grasa saturada y colesterol y una alta dosis de % De Valores Diarios para la fibra. Otra etiqueta de información nutrimental ayuda a las personas con diabetes a ver como y si la comida ajusta dentro de plan de alimentación

Tamaños de las Porciones

La información del tamaño de la porción le da la cantidad de alimento del cual todas las demás cantidades del panel de Información Nutrimental aplican.

Los tamaños de las porciones son más uniformes entre productos similares y reflejan las cantidades de comida que las personas de hecho comen. Por ejemplo, la cantidad de referencia para una porción de bocadillos de galletas saladas es 30 g. De esta manera el tamaño de la porción para las galletas hechas a base de bicarbonato de sodio es de 10 galletas y para las Pequeñas Galletas Goldfish, 55, porqué estas son las cantidades que más se acercan a 30 gramos.

La similitud hace más fácil comparar las cualidades nutricionales de los alimentos relacionados.

Las personas que utilizan las Listas de Intercambio deberían estar conscientes que el tamaño de la porción de la etiqueta podría no ser la misma que la de las Listas de Intercambio. Por ejemplo, el tamaño de la porción de la etiqueta para el jugo de naranja es de 8 onzas fluidas (240 mililitros). En la lista de intercambio, el tamaño de la porción es de 4 onzas (una taza y media) o 120 mL. De esta manera, una persona que toma una tasa de jugo de naranja ha consumido dos frutas de intercambio.

Calorías y Otra información

El panel de Información Nutrimental también proporciona calorías totales y calorías de la grasa por porción de alimento. Esto es de utilidad para las personas que cuentan sus calorías y revisan su porcentaje diario de calorías de grasa.

He aquí como utilizar las calorías de la información de las grasas: Al finalizar el día, sume el total de calorías y luego las calorías de la grasa consumida. Divida las calorías de la grasa entre el total de calorías. La respuesta proporciona el porcentaje de calorías de la grasa comido ese día. Por ejemplo, 450 calorías de grasa divididas entre 1,800 calorías totales = 0.25 (25 por ciento), una cantidad dentro del nivel recomendado de no más del 30 por ciento de calorías de grasa.

La etiqueta también proporciona los gramos de carbohidratos totales, proteína y grasas. Las cuales pueden ser utilizadas en el conteo de carbohidratos.

Los valores listados de carbohidratos totales incluyen a todos los carbohidratos, incluyendo la fibra dietética y los azúcares mencionados abajo. No fueron distinguidos los carbohidratos complejos, como los almidones.

Los azúcares incluyen azúcares presentes de forma natural, como la lactosa en la miel y la fructuosa en las frutas, y aquellas adicionadas a los alimentos, como el azúcar estable, el jarabe de maíz y la dextrosa.

El listado de gramos de proteína también es de utilidad para aquellos que estén restringiendo su consumo de proteínas, ya sea para reducir sus riesgos de enfermedad del riñón o para controlar la enfermedad del riñón que han desarrollado.

Información del Frente de la Etiqueta

En otro lugar de la etiqueta, los consumidores podrían encontrar declaraciones acerca de los beneficios nutricionales de los alimentos. Con frecuencia, aparecen en el frente del empaque, donde los consumidores puedan verlos rápidamente. Estas declaraciones señalan que el alimento contiene niveles deseables de ciertos nutrientes.

Algunas declaraciones, como las de "bajo en grasas," "grasas no saturadas" y "alto en fibras," describen los niveles de los nutrientes. (Vea "A Little 'Lite'Reading," en el Consumer de junio de 1993 en la FDA.) Algunos de estos son particularmente interesantes para las personas con diabetes ya que estas resaltan el contenido de nutrientes en los alimentos en niveles benéficos.

Otras declaraciones, llamadas declaraciones de salud, muestran una relación entre un nutriente o alimento y una enfermedad o padecimiento de salud. La FDA ha autorizado ocho de estas declaraciones; éstas son las únicas en las cuales hay aprobación científica significativa. (Vea "Starting ThisMonth: Look for 'Legit' Health Claims on Foods" en el Consumer de mayo de 1993 de la FDA.)

Dos de las que están relacionadas con las enfermedades cardíacas de particular interés para las personas con diabetes son:

  • Una dieta baja en grasas saturadas y colesterol podría ayudar a reducir el riesgo de una enfermedad coronaria del corazón.
  • Una dieta rica en frutas, verduras y productos de grano que contenga fibra, particularmente fibra soluble y que sea baja en grasas saturadas y colesterol podría ayudar a reducir los riesgos de enfermedades coronarias del corazón.

Ambas declaraciones también deben indicar que las enfermedades cardíacas dependen de muchos factores.

Las declaraciones de los nutrientes y de salud pueden ser utilizadas solamente bajo ciertas circunstancias, como cuando los alimentos contienen niveles apropiados de los nutrientes señalados. Así que ahora, cuando los consumidores vean las declaraciones, pueden creer en ellas.

El propósito sin embargo, no es solamente asegurar que la información de las etiquetas sea verdadera, sino que también le permita al consumidor usarla para escoger alimentos saludables. Para las personas con diabetes, eso es especialmente importante debido al incrementado riesgo de padecer otra enfermedad crónica. Pat Coyle es una persona con diabetes que esta consciente de esto.

"Estoy ansiosa de una mejor salud porque yo no tengo ninguna escusa," ella dice. "La información está justo ahí." Y ella agrega, "a mi me gusta en especial el etiquetado grande."

Pautas de Declaración de Nutrientes para los Alimentos Individuales

Grasa

Libre de grasa: menos de 0.5 gramos (g) de grasa por porción
Bajo en grasas: 3 g o menos por porción y si el tamaño de la porción es de 30 g o menos o de dos cucharadas soperas o menos, por 50 g del alimento
Reducido o menos grasa: al menos 25 por ciento menos por porción que el alimento de referencia

Grasas Saturadas

Libre de grasas saturadas: menos de 0.5 g y menos de 0.5 g de ácidos grasos trans por porción
Bajo en grasas saturadas: 1 g o menos por porción y no más de 15 por ciento de calorías de ácidos grasos saturados
Reducido o con menos grasas saturadas: al menos 25 por ciento menos por porción que el alimento de referencia

Colesterol

Libre de colesterol: menos de 2 miligramos (mg) y 2 g o menos de grasas saturadas por porción
Bajo colesterol: 20 mg o menos y 2 g o menos de grasas saturadas por porción y si la porción es de 30 g o menos o de 2 cucharadas soperas o menos, por 50 g del alimento.
Reducido o con menos colesterol: al menos 25 por ciento menos que el alimento de referencia y 2 g o menos de grasa saturada por porción

Las siguientes declaraciones pueden ser utilizadas para describir alimentos, carne de aves, mariscos y carnes de caza:

Carne magra: menos de 10 g de grasa, 4.5 o menos grasa saturada y menos de 95 mg de colesterol por porción y por 100 g
Carne extra magra: menos de 5 g de grasa, menos de 2 g de grasa saturada y menos de 95 mg de colesterol por porción y por 100 g

Saludable

  • "bajo en grasas," "bajo en grasas saturadas," con 60 mg o menos de colesterol por porción (o si va a ser carne, carne de aves y pescado, que sea "extra magra")
  • al menos 10 por ciento del Valor Diario para una o más vitaminas A y C, calcio, proteínas y fibras por porción
  • 480 mg o menos de sodio por porción, y, si la porción es de 30 g o menos o de 2 cucharadas soperas o menos, por 50 g del alimento. (Después del 1 de enero de 1998, los niveles máximos de sodio descendieron a 360 mg.)

Calorías

Libre de calorías: menos de 5 calorías por porción
Bajo en calorías: 40 o menos calorías por porción y, si el tamaño de la porción es de 30 g o menos o de 2 cucharadas soperas o menos, por 50 g de alimento.
Reducido o con menos calorías: al menos 25 por ciento menos calorías por porción que el alimento de referencia

Ligero (dos significados)

  • un tercio menos de calorías o la mitad de grasa del alimento de referencia, si el alimento obtiene el 50 por ciento o más de sus calorías de la grasa, la reducción debe de ser del 50 por ciento de la grasa
  • un alimento "bajo en calorías," "bajo en grasas" cuyo contenido de sodio haya sido reducido en un 50 por ciento con respecto al alimento de referencia

("Ligero en sodio" significa que el alimento tiene 50 por ciento o menos de sodio que el alimento de referencia y podría ser utilizado en alimentos que no son "bajos en calorías" Y "bajos en grasas.")

Fibra

Alto en fibra: 5 g o más por porción
Buena fuente de fibras: 2.5 g a 4.9 g por porción
Más fibra o fibra adicionada: al menos 2.5 g más por porción que el alimento de referencia. (La etiqueta dirá 10 por ciento más de los Valores Diarios de fibra.)

Los fabricantes de alimentos declaran acerca del aumento de los contenidos de fibra también pueden juntarse con la definición de "bajo en grasas" o la cantidad total de grasa por porción debe aparecer junto a la declaración.

Azúcar

Libre de azúcar: menos de 0.5 g por porción
No tiene azúcar incluido, sin azúcar, sin azúcar agregada:

  • sin azúcar o sin ingredientes que funcionalmente sustituyen al azúcar (por ejemplo, los jugos de frutas) adicionados durante el proceso o el empaquetado
  • sin ingredientes hechos con azúcares adicionados, como las mermeladas, las jaleas o los concentrados de jugos de frutas

("Libre de azúcar" y "Sin azúcar adicionada" señala una reducción sólo en las calorías de los azúcares, no de la grasas, proteínas y otros carbohidratos. Si el total de calorías no está reducido o si el alimento no es "bajo en calorías," una declaración aparecerá junto a la declaración de "libre de azúcar" explicando que el alimento "no es bajo en calorías," o no es "para el control del peso." si el total de calorías es reducido, la declaración debe venir acompañada por una aclaración de "bajo en calorías" o "reducido en calorías.")

Reducido en azúcar: Al menos 25 por ciento menos azúcar que el alimento de referencia

Fuente:

Adaptado de la US Food and Drug Administration, 1/00



Último revisado Enero 2000 por EBSCO Publishing Editorial Staff

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!