Facebook Pixel

El Vinculo Entre Enfermedad de Alzheimer e Historial Ocupacional

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

El Vínculo Entre Enfermedad de Alzheimer e Historial Ocupacional

La enfermedad de Alzheimer (AD, por sus siglas en inglés) es una enfermedad progresiva y degenerativa del cerebro caracterizada por la pérdida de la memoria, del pensamiento y de las habilidades del lenguaje, así como de cambios en el comportamiento. Aunque no es una parte normal del envejecimiento, es la causa más común de demencia entre personas de 65 años de edad y mayores. Conforme envejece la población, la enfermedad afligirá a un porcentaje más amplio de personas; las proyecciones indican que 16 millones de estadounidenses podrían tener AD para el año 2050.

La investigación para entender las causas y características de AD está en curso y los científicos continuamente están buscando nuevos tratamientos. Se ha pensado por mucho tiempo que existe una asociación entre el logro ocupacional de la vida y AD; y muchos estudios han demostrado un efector protector de los cumplimientos en el trabajo.

En un estudio publicado esta semana en Neurology , investigadores buscaron para construir sobre estudios previos y especificar más la asociación entre ocupación y AD contando los detalles mayores del historial laboral incluyendo diferentes niveles de logro ocupacional, múltiples ocupaciones y características de empleos específicos.

Acerca del estudio

Este estudio involucró examinar los historiales de trabajo de 357 personas, divididas por estado de enfermedad: 122 personas tenían AD y 235 estaban libres de ello. Todos los sujetos tenían más de 60 años de edad. Los investigadores revisaron el historial laboral de cada participante por cuatro décadas, desde los 20 años hasta los 59 años y estudiaron el tipo de ocupación, industria, duración de cada empleo y las actividades o deberes más importantes en cada empleo.

Usando los estándares del Department of Labor, los investigadores identificaron y registraron docenas de medidas de exigencias ocupacionales - definidas como funciones o rasgos asociados a una ocupación - para determinar las exigencias mentales, motoras, físicas y sociales de esos empleos. Los empleos fueron clasificados sobre los factores que incluían complejidad, habilidad y creatividad.

Una limitación de este estudio fue que no consideró el estado socioeconómico. Los investigadores admiten que los factores como el ingreso, el acceso al cuidado de salud y la nutrición, además del hecho de que las personas en el estado socioeconómico más alto típicamente tienen empleos mentalmente más exigentes que los que están en estado más bajo, podrían haber afectado sus resultados.

Los Resultados

En general, el estudio mostró que las personas con AD habían tenido empleos que eran significativamente menos exigentes mentalmente que para aquellos sin la enfermedad. Además, los investigadores encontraron que las tasas de empleos físicamente exigentes fueron mucho mayores entre personas con AD. Los investigadores no reportaron diferencias significativas en las ocupaciones socialmente exigentes entre los grupos.

Una comparación a través de las décadas reveló que los dos grupos no tenían diferencias en las exigencias mentales de sus empleos durante sus 20 años de edad. No obstante, los que no tenían la enfermedad tenían empleos con exigencias mentales crecientes conforme pasaban por sus 30, 40 y 50 años de edad, mientras que los que tenían AD no experimentaron tal progreso.

Los investigadores expresaron que están poco claros sobre el vínculo exacto entre los empleos y AD. Una teoría es que la falta de empleos mentalmente exigentes se tiene que culpar por el desarrollo de AD. Otra teoría es que una manifestación temprana de la enfermedad evita que los afligidos busquen o mantengan empleos más desafiantes mentalmente.

Lo que esto significa para usted

De acuerdo a este estudio y otros, podría haber pasos que usted pueda dar para reducir su riesgo de desarrollar AD, sin importar su historial laboral. Algo de investigación ha indicado que las actividades mentalmente estimulantes podrían resultar en actividad incrementada de las células cerebrales, lo cual podría acumularse como un reserva de células que retrasa el inicio de o resiste los síntomas de AD. En este caso, entre más temprano inicie, mayor tiempo tendrá que acumular esa reserva.

The Alzheimer's Prevention Foundation International recomienda una combinación de cuatro programas de prevención y tratamiento para mantener su cerebro saludable. El primer componente es la dieta y las vitaminas. La Fundación sugiere una dieta de alta calidad que sea baja en grasas y rica en verduras coloridas que proporcionen antioxidantes, alimentos enteros como pan integral y arroz integral y proteína de fuentes orgánicas. Además, la Fundación cree que los suplementos proporcionan nutrientes esenciales que aumentan la función cerebral.

El segundo componente es el ejercicio. El ejercicio mental es tan crucial como el ejercicio físico, ya que puede incrementar las conexiones entre las células cerebrales. Jugar juegos que involucren estrategias, aprender a hablar un nuevo lenguaje, tocar un instrumento musical o involucrarse a otras actividades que provoquen el pensamiento ¡todas son formas geniales de ejercitar su mente!

El tercero es el control del estrés. El estrés causa la liberación de las hormonas que son tóxicas al centro de memoria del cerebro. Las técnicas de control del estrés deben emplearse sobre una base regular. Pruebe una variedad de técnicas incluyendo la relajación, la meditación, la oración y la autohipnosis.

Los productos farmacéuticos son el cuarto componente. Hay algo de evidencia de que ciertos medicamentos pueden retrasar indirectamente el progreso de la pérdidad de la memoria. Como con cualquier programa que involucre medicamentos recetados, usted no debe emprenderlo solo, sino en asociación estrecha con su doctor.

SI está preocupado de que usted o su ser querido podría verse afectado por AD, busque tratamiento inmediato. Aunque no hay cura para AD, se recomienda un diagnóstico temprano para controlar los síntomas y un plan para el futuro.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

Alzheimer’s Foundation of America
www.alzfdn.org

Alzheimer’s Prevention Foundation International
www.alzheimersprevention.org

Alzheimer’s Research Forum
www.alzforum.org

Fuentes:

Scarmeas N, Stern Y. Cognitive reserve and lifestyle. Journal of Clinical Neurophychology . 2003; 25(5): 625-633.

Smyth KA, Fritsch T, Cook TB, et al. Worker functions and traits associated with occupations and the development of AD. Neurology 2004; 63(8): 498-503.



Último revisado Agosto 13, 2004 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!