Facebook Pixel

En la cocina con la rosacea

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

En la cocina con la rosácea

La temporada de días feriados ha llegado. Y con ésta vienen las celebraciones festivas llenas de alimentos, amigos y familia. Pero para algunos, también puede traer consigo un brote de rosácea.

¿Qué es la rosácea?

Casi 14 millones de estadounidenses padecen de rosácea - un trastorno crónico similar al acné. Afectando más a las mujeres que a los hombres, por lo general la rosácea primero aparece entre las edades de 30 y 60 años. No puede ser curada, pero puede ser tratada y controlada.

La rosácea comienza como un rubor o enrojecimiento en la cara y puede progresar hasta convertirse en venas de araña que aparecen en la nariz, las mejillas, el mentón o la frente. Con el paso del tiempo, el enrojecimiento se vuelve más intenso y más persistente. Si la rosácea no es tratada, se pueden desarrollar protuberancias y espinillas. En los casos avanzados, la nariz puede inflamarse por el exceso de tejido. La nariz bulbosa característica de W.C. Field era causada por la rosácea.

Detonantes y reapariciones

Las personas que tienen rosácea por lo general experimentan reapariciones del padecimiento seguidas de la desaparición de éste. Las reapariciones algunas veces pueden ser el vestigio de ciertos factores tanto de estilo de vida como del entorno que sirven como detonantes. Algunos de los detonantes más comunes incluyen:

  • Exposición al sol
  • Estrés emocional
  • Clima cálido o frío
  • Viento
  • Alcohol
  • Comida picante
  • Ejercicios pesados
  • Baños de agua caliente
  • Bebidas calientes

Una reaparición en la cocina

Un estudio reciente dirigido por la National Rosacea Society les preguntó a más de 500 personas con rosácea sobre las reapariciones de su enfermedad. Casi el 80% reportó que cocinar había provocado que la rosácea reapareciera. Algunas de las actividades en la cocina señaladas como las culpables fueron:

  • Estar en una cocina demasiado caliente
  • Sentir el calor de un horno caliente
  • Hervir o cocer al vapor alimentos
  • Cocinar sobre la plancha de una estufa caliente
  • Cocinar durante largos periodos de tiempo

Todavía no tire el delantal

La cocina como posible detonante puede sonar particularmente frustrante conforme ingresamos a la temporada de fiestas - esta época del año por lo general conlleva a estar muchas horas en la cocina. Pero tener rosaácea no significa que tenga que permanecer fuera de la cocina. Tomar precauciones mientras cocina puede ayudar a prevenir las reapariciones de la enfermedad.

En la misma encuesta citada anteriormente, los participantes señalaron medidas preventivas que les han funcionado a ellos. Estas incluyen:

  • Beber líquidos fríos
  • Encender el aire acondicionado
  • Utilizar un ventilador
  • Preparar algunos platillos por adelantado
  • Tomar descansos frecuentes
  • Utilizar prendas sueltas y cómodas
  • Masticar hielo molido
  • Frotar la cara y cuello con un trapo húmedo
  • Tener la mínima cantidad de luces encendidas
  • Bajar las cortinas o persianas para mantener fuera la luz directa del sol
  • Utilizar el horno de microondas siempre que sea posible

Ya que la rosácea no puede ser curada, aprender técnicas como éstas para ayudar a controlar las reapariciones es el primer paso para vivir con la rosácea.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

National Rosacea Society
http://www.rosacea.org/



Último revisado Noviembre 2001 por EBSCO Publishing's Medical Review Board

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!