Definición

La encefalopatía isquémica hipóxica (HIE, por sus siglas en inglés) es una condición en la cual el cerebro completo no recibe suficiente oxígeno, pero no está absolutamente privado de éste. Esta condición en particular se refiere a una deficiencia de oxígeno al cerebro como un todo, y no a una parte del cerebro. Aunque a menudo el término hace referencia a una lesión que padecen los bebés recién nacidos, la HIE puede utilizarse para describir cualquier lesión que sea consecuencia de bajos niveles de oxígeno.

La HIE puede ser fatal. En un lapso tan corto como de cinco minutos de falta de oxígeno, las células cerebrales pueden comenzar a morir. La enfermedad también puede provocar daños a largo plazo, incluso retraso mental, desarrollo tardío, ataques y parálisis cerebral.

Abastecimiento de Sangre al Cerebro

© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

Existe una variedad de causas para la HIE. Potencialmente, cualquier lesión y varias condiciones de salud pueden provocar falta de oxígeno en el cerebro. Algunas causas comunes son:

Factores de riesgo

Cualquier lesión, complicación o condición de salud que provoque que el cerebro sufra una reducción del flujo de sangre y falta de oxígeno es un factor de riesgo para la HIE.

Síntomas

Los síntomas incluyen:

  • Caso leve:
  • Dificultad para concentrarese o poner atención
  • Falta de juicio
  • Falta de coordinación
  • Euforia
  • Letargo extremo
  • Falta severa de oxígeno:
  • Convulsiones
  • Coma
  • Ausencia de reflejos del tronco encefálico (por ejemplo, respirar, reaccionar a la luz)
  • Sólo están funcionando la presión arterial y los reflejos de función cardiaca

Diagnóstico

El médico debe trabajar rápidamente para realizar un examen físico. Normalmente, los antecedentes son el factor más importante para realizar un diagnóstico.

Las pruebas pueden incluir:

  • Tomografía computarizada - un escáner que utiliza rayos X y software informático para captar imágenes del cerebro
  • Imag - un examen que usa ondas magnéticas para tomar imágenes de estructuras internas del cerebro
  • Electrocardiograma (EKG, ECG) - un examen que registra la actividad del corazón al medir las corrientes eléctricas a través del músculo cardíaco
  • Ecocardiograma: una prueba que usa ondas sonoras de alta frecuencia (ultrasonido) para examinar el tamaño, la forma y el movimiento del corazón
  • Exámenes de sangre, incluyendo gases en sangre arterial y niveles de glucosa sanguínea
  • Electroencefalograma (EEG) - un examen que registra la actividad cerebral al medir las corrientes eléctricas a través del cerebro
  • Potenciales evocados - una prueba que muestra si el cerebro tiene o no una respuesta eléctrica a sensaciones como la vista y el tacto

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa subyacente de la condición, así como la severidad del daño al cerebro. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Tratamiento de soporte vital: si la función cerebral se ha detenido pero el daño todavía no se ha extendido, se aplica un tratamiento de soporte vital.
  • Ventilación mecánica: la ventilación mecánica podría ser necesaria para mantener la respiración.
  • Tratamientos para el sistema circulatorio: se administran tratamientos para mantener la función cardíaca y controlar la presión arterial.
  • Control de ataques: probablemente se administren medicamentos y anestesia general para controlar los ataques.
  • Mantas de enfriamiento: a menudo, el daño cerebral hipóxico es provocado por el calor, por lo tanto, pueden aplicarse mantas de enfriamiento u otros medios de enfriamiento para reducir la temperatura del cuerpo.
  • Tratamiento con oxígeno hiperbárico: este tratamiento se utiliza especialmente en casos de envenenamiento con monóxido de carbono.

Prevención

En la mayoría de los casos, la HIE aparece de forma inesperada y no puede prevenirse. Para prevenir el daño cerebral significativo o a largo plazo una vez que ha reducido el abastecimiento de oxígeno, se puede administrar CPR .