Facebook Pixel

Enfermedad Cronica No Equivale a Tristeza

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Enfermedad Crónica No Equivale a Tristeza

La mayoría de personas sanas asumen que el vivir con una enfermedad crónica o discapacidad haría la vida miserable. No hay duda que se puede ser igual de feliz cuando se está enfrentando un padecimiento grave de salud. Después de todo, uno de los factores claves para la felicidad es tener buena salud, ¿Cierto?

De hecho, la investigación previa muestra que los padecimientos de salud graves no afectan el bienestar al grado supuesto por los individuos sanos. Parece que existe una discrepancia entre la felicidad real versus la felicidad percibida de las personas con enfermedades crónicas, pero la causa de esta discrepancia aún está siendo estudiada. ¿Será que la gente sana esta influenciada, pensando que esos impedimentos de salud son peor de lo que realmente son? ¿O será que las personas con enfermedades crónicas exageran y reportan una calidad de vida mayor a la que en realidad están experimentando? ¿O quizá las personas sanas subestiman su propio bienestar?

Un nuevo estudio en la edición de febrero de 2005 de la Journal of Experimental Psychology se propusieron examinar la felicidad entre las personas con y sin padecimientos de salud crónicos y, posiblemente determinar las causas de una discrepancia entre la felicidad real versus la felicidad percibida de personas enfermas.

Acerca del Estudio

El estudio incluyó a 49 pacientes con Insuficiencia renal que estaban recibiendo tratamiento con diálisis tres veces por semana y a 49 individuos sanos (controles) que eran parecidos a los pacientes en cuanto a edad, raza, género y educación. La edad promedio de ambos grupos fue de 49 años.

Los investigadores le asignaron a cada participante un PDA (por sus siglas en inglés, un asistente digital personal, como una Palm Pilot) para que diariamente lo llevaran consigo durante un período de siete días o más. El PDA estaba programado para invitar a los participantes a contestar preguntas en horas aleatorias durante el día. Las mismas 12 preguntas se hicieron el 90% de las veces y se enfocaron en el estado de ánimo, las emociones, el dolor y la fatiga. El 10% de las veces se hacía una pregunta adicional respecto a la satisfacción total con la vida.

Hubo tres fases del estudio:

  • La entrevista inicial, donde los participantes calcularon el porcentaje de tiempo que durante una semana normal ellos experimentarían cada uno de los cinco niveles de estado de ánimo, variando desde "muy agradable" hasta "muy desagradable".
  • La Ecological Momentary Assessment (EMA), donde los participantes respondieron preguntas durante todo el día según se los pidiera su PDA.
  • La entrevista de salida, donde los participantes no sólo calificaron sus estados de ánimo que tuvieron durante la entrevista de entrada, sino también contestaron preguntas dirigidas a determinar la causa de la discrepancia. Por ejemplo, a los participantes sanos se les planteó un escenario respecto a un paciente con diálisis y después se les pidió que calcularan su estado de ánimo típico en caso de que ellos fueran ese paciente. Asímismo, a los pacientes con diálisis se les pidió estimar el porcentaje de tiempo que pasarían en cada nivel de estado de ánimo en caso de que ellos nunca hubieran tenido problemas renales o hubieran necesitado diálisis.

Los Resultados

En cuanto a la calificación promedio EMA de su estado de ánimo general no hubo diferencia entre los pacientes y los controles. Las respuestas promedio EMA también fueron similares entre los dos grupos para las otras preguntas, que se enfocaron en emociones positivas, emociones negativas, dolor, cansancio y satisfacción general con la vida.

En general, los pacientes subestimaron ligeramente su estado de ánimo promedio durante una semana normal, mientras que los controles subestimaron significativamente su estado de ánimo promedio. Así mismo, el recuerdo de los pacientes de sus estados de ánimo reflejó de forma precisa sus respuestas EMA, mientras que los controles subestimaron significativamente sus estados de ánimo. Los controles también subestimaron significativamente el estado de ánimo promedio de un paciente con diálisis, mientras que los pacientes subestimaron el estado de ánimo promedio de los controles. Finalmente, los pacientes calcularon que su propio estado de ánimo promedio sería mayor si nunca hubieran necesitado tratamiento con diálisis.

¿En Qué Manera Le Afecta?

Al igual que la investigación previa, este estudio no encontró evidencia de que las personas viviendo con una enfermedad crónica seria experimentan niveles menores de estado de ánimo en comparación con los individuos sanos.

Para contestar al punto de vista de los críticos respecto a que los sujetos que aceptaron participar tienen mayor probabilidad de experimentar niveles diferentes de estado de ánimo que aquellos que no participaron, los investigadores realizaron una breve encuesta de los sujetos que no aceptaron participar en el estudio. Ellos descubrieron que el estado de ánimo promedio de los que no participaron fue similar al de los que sí participaron.

De manera interesante, los pacientes predijeron que serían significativamente más felices si recuperaran su salud por completo. Esto sugiere que los pacientes no estaban conscientes del grado al se habían adaptado a su padecimiento. También puede haber sugerido que la felicidad es relativa. Los pacientes de este estudio podrían haberse adaptado, ¿pero su calificación de "muy agradable" es la misma que el "muy agradable" de una persona sana?. Esto no lo sabemos.

Sin ser sorpresivo, en este estudio los controles predijeron que ellos serían significativamente menos felices si estuvieran en lugar de los pacientes con diálisis. Desafiar esta discrepancia tiene importantes implicaciones para el cuidado de la salud: Una concepción errónea del individuo acerca de cómo sería la vida con una enfermedad grave podría influenciar de manera adversa sus opciones de tratamiento cuando se enfrentara con dicha enfermedad.

Los resultados de este estudio nos dejan con un mejor, aunque no completo, entendimiento de la causa de esta discrepancia. Ellos sugieren que mientras los pacientes no exageran su estado de ánimo, los individuos sanos tienden a subestimarlo. Además, ellos sugieren una influencia sobre el grupo de personas sanas, en el que éstas - no habiendo experimentado una enfermedad crónica grave o discapacidad - suponen que los impedimentos de salud son peores de lo que realmente son. Aparentemente, muchos de nosotros podemos enfrentarlo más de lo que creemos.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

Managing Your Chronic Illness: Information for Patients
Government of British Columbia
http://www.healthservices.gov.bc.ca/

Secrets of Happiness
Psychology Today
http://cms.psychologytoday.com/

Fuentes:

Riis J, Loewenstein G, Baron J, Jepson C, Fagerlin A, Ubel PA. Ignorance of hedonic adaptation to hemo-dialysis: a study using ecological momentary assessment. Journal of Experimental Psychology . 2005. (In press at the time of this article).



Último revisado Febrero de 2005 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!