Debido a un incremento en la atención de los medios de comunicación durante los últimos años, la osteoporosis se ha vuelto una palabra familiar. Pero a pesar de la abundancia de información disponible, abundan las contradicciones y la confusión.

Mucha de la información existente de la osteoporosis consiste en breves reportes acerca de los resultados de nuevas investigaciones y no explica la complejidad de los problemas o riesgos involucrados en las opciones de prevención y tratamiento. El uso creciente de los medios de comunicación por productores para anunciar hormonas y otros medicamentos de prescripción, medicinas sin prescripción y productos alimenticios ricos en calcio, está promoviendo la propagación de la información parcial.

Este artículo proporciona cierta información básica acerca de la osteoporosis, incluyendo su definición, quién está en riesgo y cómo prevenirla.

¿Qué Es la Osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad de los huesos en la cual los huesos se vuelven tan débiles que se rompen fácilmente. Los huesos están hechos de tejido vivo que se renueva constantemente. Este proceso, llamado remodelación, consiste en dos etapas; resorción y formación ósea. Durante la resorción , el hueso viejo se rompe y se retira. Durante la formación ósea, el nuevo hueso se construye y reemplaza al viejo.

El proceso de remodelación cambia naturalmente en todo el ciclo de vida. Durante la infancia y la edad adulta temprana, se forma nuevo hueso más rápido de lo que se retira el viejo. Entre los 25 y 35 años de edad, se alcanza un punto máximo de masa ósea (densidad y fuerza máxima) . Después de los 35 años de edad, la pérdida ósea supera la formación ósea. En mujeres, el índice de pérdida es mayor durante los primeros cuatro a cinco años después de la menopausia .

La osteoporosis ocurre cuando existe una excesiva cantidad de pérdida ósea y/o formación ósea insuficiente. Los huesos se adelgazan y debilitan, incrementando la probabilidad de sufrir fracturas . Las fracturas más comunes se presentan en la cadera, columna vertebral, muñeca y costillas pero pueden ocurrir en cualquier otro hueso. Estas fracturas pueden provocar problemas para caminar, dolor severo, pérdida de estatura, deformidades de la columna y reducción de la función.

Puesto que la pérdida ósea no tiene síntomas, las personas podrían no darse cuenta de que padecen osteoporosis hasta que un golpe o caída repentina provoque una fractura. Las pruebas de densidad ósea están disponibles, pero algunos estudios han mostrado que la baja densidad ósea no indica siempre osteoporosis o un incremento en el riesgo de sufrir fracturas. Además, existen variaciones en cómo se interpretan los resultados y las pruebas más exactas son bastante costosas.

¿Quién Está en Riesgo?

En los Estados Unidos, de siete a ocho millones de personas tienen osteoporosis y otros 17 millones tienen masa ósea lo suficientemente baja para incrementar su riesgo de padecer la enfermedad. Hay numerosos factores que lo pueden poner en un riesgo mayor de desarrollar osteoporosis, pero sólo son indicadores generales del riesgo.

Por ejemplo, aunque la osteoporosis ocurre con más frecuencia en las personas de la tercera edad, se puede desarrollar a cualquier edad. Las mujeres son cuatro veces más propensas que los hombres a desarrollar osteoporosis porque, normalmente, tienen huesos más pequeños y delgados y pierden hueso rápidamente después de la menopausia. Pero los hombres también desarrollan osteoporosis, especialmente después de los 65 años de edad. Las personas de raza blanca y los asiáticos tienen el riesgo más alto pero los afroamericanos y los hispanos también pueden contraer la enfermedad.

Usted no puede cambiar su edad, género o raza pero hay algunos factores de riesgo para la osteoporosis que puede controlar. Entre ellos están la cantidad de calcio en la dieta y qué tan bien lo absorbe el cuerpo, la cantidad y el tipo de actividad física y el equilibrio hormonal. Aunque los medios de comunicación y la comunidad médica se enfocan en la reducción de estrógeno después de la menopausia como la causa, sólo es uno de muchos factores.

Prevención a Todas las Edades

Debido a que la osteoporosis ocurre principalmente en las personas de la tercera edad, ¿por qué debería preocuparse a temprana edad? La prevención de la osteoporosis puede comenzar en la infancia, cuando la masa ósea está creciendo. La dieta, el ejercicio, fumar y consumir alcohol así como cafeína pueden afectar la formación ósea a lo largo de la vida. Las medidas preventivas también son importantes cuando la masa ósea está disminuyendo, durante la edad mediana y justo después de la menopausia en las mujeres.

Calcio y Vitamina D

La buena nutrición, especialmente un abastecimiento adecuado de calcio, desempeña un papel importante en el mantenimiento de la masa ósea. La vitamina D y el magnesio también se necesitan para ayudar a la absorción de calcio.

Aunque usted debe trabajar en eso, es posible que tenga cantidades adecuadas de calcio de su dieta. Los productos lácteos son la mejor fuente dietética de calcio. Otras fuentes incluyen las sardinas y el salmón enlatado con espinas, brócoli y verduras de hoja verde oscura como las espinacas y el tofu procesado con sales de calcio.

Si regularmente no puede o no tiene suficiente calcio en su dieta, podría tomar un suplemento de calcio. Sin embargo, los suplementos se deben usar sólo para complementar el calcio en su dieta, no para reemplazarlo. Hay varios compuestos diferentes de calcio en el mercado. Ellos difieren principalmente en el precio y qué tan fácil se absorben. Asegúrese de discutir la complementación de calcio con su médico.

Generalmente se recomienda que el consumo diario de calcio sea al menos de 1000 mg en mujeres premenopáusicas y en hombres así como de 1500 mg en mujeres postmenopáusicas que no toman estrógeno.

Una forma útil del consumo dietético de calcio estimado de una persona sería calcular primero el promedio de porciones de lácteos al día (un yogurt, vaso de leche, etc) y multiplicarlo por 300. Si la cantidad es menor que la recomendada, entonces podría ser necesario tomar el suplemento.

La vitamina D también es importante y con frecuencia deficiente en las dietas de muchas personas. Nuestra fuente común de vitamina D es la luz del sol pero, como muchos de nosotros pasamos bastante tiempo dentro de un inmueble (y sabiamente usamos bloqueadores solares cuando estamos afuera) tenemos poca exposición adecuada al sol; especialmente durante la época de invierno. Algunos estudios sugieren que entre un cuarto y la mitad de los adolescentes y adultos estadounidenses tienen deficiencia de vitamina D, algunas veces a pesar de las fuentes dietéticas aparentemente adecuadas de esta vitamina.

El salmón y otros peces grasosos son buenas fuentes de vitamina D. La leche casi siempre está fortificada y el consumo diario recomendado de 3 o más vasos (de preferencia sin grasa) debería brindar adecuada vitamina D. Sin embargo, si no es un consumidor constante de leche o si quiere revisar su estado de vitamina D, pida a su médico que le haga una prueba de sangre de su hidroxi-25 de vitamina D.

Haga ejercicio

El ejercicio es un contribuyente importante para construir y mantener la masa ósea en todas las edades. Además incrementa la fuerza y la coordinación de los músculos que soportan los huesos. Los ejercicios de soporte de peso, como caminar, trotar, subir escaleras, saltar la cuerda y bailar, es lo mejor para sus huesos. El levantamiento de peso también ha demostrado que ayuda a reforzar los huesos y prevenir la osteoporosis. Si no está acostumbrado a hacer ejercicio, hable con su médico antes de comenzar. Las personas que ya tienen osteoporosis necesitan tener precauciones especiales cuando hacen ejercicio o levantan peso para prevenir las fracturas.

Otros factores de estilo de vida

El fumar, el alcohol y la cafeína pueden contribuir a la pérdida ósea. Para reducir su riesgo, no fume y limite su consumo de alcohol y cafeína. Si bebe café o té cafeinado, asegúrese de combinar esas bebidas con la leche adecuada. Fumar es un factor de riesgo muy grave para la osteoporosis y se debería evitar absolutamente por cualquier persona que busque reducir el riesgo de adelgazamiento de los huesos. Frecuentemente, las bebidas carbonatadas contienen fósforo agregado en forma de fosfatos, que han demostrado incrementar la pérdida de calcio en la orina. La pérdida significativa de calcio sin el consumo dietético extra probablemente sea un riesgo para la osteoporosis futura, pero es incierto cuánta pérdida ósea es provocada por el fosfato en los refrescos. Este tema es muy controversial y permanece pendiente. Aunque pocos piensan que beber refresco ofrece beneficios para la salud, los riesgos asociados con el consumo de refrescos podrían estar más relacionados con los comportamientos asociados (bajo consumo de leche, preferencia por la televisión sobre la actividad física) que con el contenido de fósforo.

Medicamentos para la Prevención y el Tratamiento

Varios medicamentos han sido aprobados por the U.S. Food and Drug Administration (FDA) para la prevención y el tratamiento de la osteoporosis. La calcitonina (Miacalcin), una hormona que se produce naturalmente que desacelera la pérdida ósea, está disponible como inyección o atomizador nasal. Un derivado de la hormona paratiroides, teripartida (Forteo), está aprobado por la FDA para su uso en los pacientes con un riesgo particularmente alto de sufrir fractura, debido a la osteoporosis. Dos medicamentos conocidos como bifosfatos (alendronato de sodio (Fosamax) y risedronato de sodio (Actonel)) se toman en presentación de pastilla y ayudan a reducir la pérdida ósea, incrementan la densidad ósea de la columna y la cadera y también ayudan a reducir el riesgo de fracturas de cadera y columna. Recientemente otro bisfosfonato ha sido aprobado ibandronato (Boniva) que podría tomarse sólo una vez al mes. El raloxifeno (Evista), un medicamento de la clase de los Moduladores Selectivos Receptores de Estrógeno, ayuda a prevenir la pérdida ósea en la columna, cadera y el cuerpo entero y podría incrementar la masa ósea. Está disponible en presentación de pastilla. El estrógeno es otra opción de medicamento para tratar la osteoporosis y su médico se lo podría prescribir si determina que los beneficios asociados al tomar estrógeno son mayores que los riesgos en su caso.

Determinar Su Estrategia de Prevención

Existe el acuerdo general de que cualquier persona puede reducir su riesgo de osteoporosis al hacer cambios de estilo de vida. Una dieta saludable y el ejercicio regular son importantes a lo largo de su vida, comenzando en la niñez. Limitar el consumo de alcohol (no más de una bebida alcohólica diaria para las mujeres) y evitar fumar son dos de las estrategias de prevención más importantes que usted puede adoptar.

Las mujeres en una edad mediana, hombres de la tercera edad y cualquier otra persona que tenga un riesgo alto de padecer de osteoporosis deberían evaluar sus factores de riesgo para desarrollar una estrategia de prevención. La forma en que usted implemente los cambios de estilo de vida y si toma hormonas u otros medicamentos son decisiones que deberá tomar usted y su doctor. A medida que usted reúna información acerca de la osteoporosis, examínela de manera crítica, teniendo en mente la credibilidad de las fuentes.