Definición

El examen de la presión arterial se usa para medir la fuerza con la que la sangre está siendo bombeada por el corazón a través de las arterias y la fuerza de éstas a medida que resisten el flujo sanguíneo.

Placement of Blood Pressure Cuff

© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Partes del cuerpo involucradas:

La presión arterial se mide en la parte superior del brazo.

Razones para realizar el procedimiento

Este examen se usa para buscar alguna anormalidad en la presión arterial. La presión arterial elevada (hipertensión) tensiona el corazón, los pulmones, el cerebro, los riñones y los vasos sanguíneos. Con el paso del tiempo, la presión arterial alta puede dañar estos órganos y sus tejidos. La presión arterial anormalmente baja (hipotensión), que es consecuencia de flujo de sangre inadecuado en los tejidos y órganos del cuerpo, también puede ser perjudicial.

En los adultos, la presión arterial es típicamente (pero no siempre) medida en cada visita a un consultorio médico. No es una medida rutinaria para el caso de los niños, a menos que exista una necesidad específica para ello. Debe medirse con mayor frecuencia en personas que presentan presión arterial anormal, enfermedades cardiovasculares y enfermedades de los pulmones, el cerebro y los riñones, y en personas que tienen mayor riesgo de padecer estas enfermedades.

Factores de riesgo de complicaciones durante el procedimiento

El examen de presión arterial puede provocar una sensación dolorosa temporal si se realiza en un brazo lesionado o inflamado. Fuera de esto, el examen no representa ningún otro riesgo conocido.

Qué esperar

Antes del procedimiento

A menos que se le indique otra cosa, usted debe sentarse tranquilamente por algunos minutos. Esto asegura una lectura más precisa de su presión arterial en reposo.

Durante el procedimiento

Trate de no moverse.

Anestesia

No hay necesidad de administrar anestesia.

Descripción del procedimiento

Se enredará una banda elástica alrededor de la parte superior de su brazo y se inflará. Esto oprime la arteria mayor de su brazo y momentáneamente detiene el flujo de sangre. Entonces, el aire de la banda será liberado poco a poco mientras una persona toma su presión arterial usando un estetoscopio para escuchar el sonido de la sangre a medida que comienza a fluir a través de la arteria del brazo. El sonido de la sangre que recorre la arteria puede escucharse hasta que dicha vena deje de ser apretada y la sangre fluya libremente.

Mientras la persona escucha el sonido y mira el calibre del esfigmomanómetro, podrá registrar dos medidas. El primer sonido que se percibe es la presión sistólica (el número más alto de la lectura), el cual es la presión del flujo sanguíneo cuando el corazón palpita. El último sonido en escucharse indica la presión diastólica (medida más baja de la lectura), el cual indica la presión entre latidos (cuando el corazón está relajado). La presión sanguínea se mide en milímetros de mercurio (mm Hg).

Si utiliza un aparato para medir la presión arterial en el hogar, no será necesario que haya otra persona presente. Algunos aparatos se inflan y desinflan automáticamente. Dicho aparato registrará su presión arterial y le proveerá una lectura.

Después del Procedimiento

Si éste es parte de un examen de rutina, usted puede regresar a sus actividades normales, en la mayoría de los casos.

¿Cuánto durará?

Este examen debería tomar menos de un minuto.

¿Dolerá?

Puede haber alguna momentánea sensación de presión o apretón a medida que la banda se infla alrededor de su brazo, pero la medición de la presión sanguínea no debe ser dolorosa.

Posibles complicaciones:

Una medición de la presión arterial podría empeorar una lesión o un brazo inflamado. Fuera de ésto, no se conoce ninguna complicación para este procedimiento.

Hospitalización promedio

No se requiere de hospitalización.

Resultado

Las lecturas de la presión arterial varían dependiendo de cierto número de factores, incluyendo la edad. Un rango de valores define lo que se considera como una presión arterial normal.

  • Una lectura de la presión arterial que sea menor a 90 sobre 60 puede considerarse demasiado baja.
  • Aquella que sea menor a 120 sobre 80 se considera normal.
  • Una lectura de presión arterial entre 120 y 139 sobre 80 y 89 se clasifica como prehipertensión, según los lineamientos del 2003 del Programa Nacional de Educación sobre Hipertensión.
  • Obtener varias lecturas precisas de presión arterial de 140 sobre 90 o más con regularidad se considera un diagnóstico de hipertensión.

Si usted tiene la presión arterial anormalmente baja o alta, su doctor puede recomendarle una evaluación posterior y posiblemente un tratamiento que implique cambios en su estilo de vida o el uso de medicamentos antihipertensivos. Para la prehipertensión, los lineamientos del 2003 recomiendan un monitorio cercano y un tratamiento con base en medidas que interfieran con su estilo de vida, pero usualmente sin medicamento alguno. Las medidas respecto a su estilo de vida pueden incluir pérdida de peso, ejercicio, una dieta saludable y disminuir su consumo de sal y de alcohol.

Llame a su médico si ocurre lo siguiente

  • Si usted monitorea su presión y llega a notar, después de varias lecturas, que ésta es muy alta o anormalmente baja.
  • Usted desarrolla cualquier nuevo síntoma.
  • Si sus síntomas existentes empeoran.
  • Si usted tiene cualquier pregunta respecto al uso de la medicina prescrita para tratar la presión arterial alta.
  • Si experimenta cualquier efecto secundario debido a la medicina que toma para tratar la hipertensión.