Definición

La fascitis plantar es una inflamación de la fascia plantar. Esta es una banda gruesa de tejido adherida al hueso del talón en el que se apoya el arco del pie.

Fascitis Plantar

Imagen informativa de Nucleus
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

La fascitis plantar es causada por cualquier actividad que ponga un exceso de presión en el pie, tales como:

  • Esfuerzo físico, especialmente en deportes que requieren correr y saltar como:
    • Correr
    • Voleibol
    • Tenis
  • Incremento repentino en la intensidad o duración del ejercicio

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que aumenta la probabilidad de adquirir una enfermedad o afección. El principal factor de riesgo de la fascitis plantar es la actividad física que ponga presión en la fascia plantar.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Cambios abruptos en la actividad o el esfuerzo físico soportado por el pie
  • Obesidad o aumento rápido de peso
  • Aumento de peso
  • Problemas preexistentes en el pie, como una anomalía tensional en el talón de Aquiles, pie plano o un arco especialmente alto
  • Calzado que le queda mal
  • Estado general deficiente

Síntomas

Los síntomas de la fascitis plantar pueden aparecer gradual o repentinamente.

Los síntomas incluyen:

  • Ardor doloroso en la planta del pie
  • Dolor en el talón cuando se dan los primeros pasos en la mañana
  • Sensibilidad al tocar la planta del pie o el talón
  • Dolor cuando se para de puntas

Diagnóstico

El médico le preguntará sobre sus síntomas e historial médico y examinará su pie.

Las pruebas pueden incluir:

Tratamiento

Los tratamientos incluyen:

Medidas de rehabilitación para reducir irritación de la fascia plantar

  • Evite correr y realizar otras actividades que podrían empeorar el dolor.
  • Aplique hielo o una compresa fría en el talón y el arco del pie durante 15 a 20 minutos, 4 veces por día, para aliviar el dolor. Envuelva el hielo o la compresa fría en una toalla. No aplique el hielo directamente en la piel.
  • Soporte nocturno: soporte especial que le ayudará a mantener el pie en una posición neutral mientras duerme.
  • Ortóticos: soportes especiales que se insertan en el calzado para brindar apoyo a la región media del arco del pie.
  • Comience con ejercicios de estiramiento para extender el tendón de Aquiles y la fascia plantar según las recomendaciones de un profesional de la salud. En general, estos ejercicios se realizan cuando se solucionó o mejoro el dolor agudo.

Medicamentos

Los siguientes medicamentos pueden aliviar el dolor y la inflamación:

  • Ibuprofeno (Motrin, Advil)
  • Naproxeno (Aleve, Naprosyn)
  • Acetaminofen (Tylenol)
  • Aspirina

Procedimientos

El uso de inyecciones de corticosteroides genera controversia, pero puede ser una opción en ciertas ocasiones (recetadas por un médico). En algunos casos, puede ser adecuado usar un nuevo tipo especial de ondas sonoras, denominadas ondas de choque extracorpóreas (también bajo supervisión médica). En la actualidad, éste suele ser un tratamiento para los casos crónicos y refractarios.

Cirugía

En algunos casos, los tratamientos básicos no son de mucha ayuda, y se realiza una cirugía para cortar la fascia dura e inflamada. No se ha demostrado que los espolones del talón causen fascitis plantar, por lo que no es necesario extraerlos quirúrgicamente como rutina.

Prevención

Para reducir su riesgo de desarrollar la fascitis plantar:

  • Use el calzado deportivo y la medida apropiados practica algún deporte o cuando haga ejercicio.
  • Haga ejercicios de estiramiento para el talón de Aquiles y la fascia plantar.
  • Incremente gradualmente la intensidad y duración de los ejercicios.
  • Mantener un peso adecuado.