Es común que los niños tengan que preocuparse acerca del examen de matemáticas para el cual no estudiaron lo suficiente o con quién van a ir al baile de graduación. Como padre, puede ser difícil aceptar que sus hijos son activamente sexuales; e incluso es más difícil pensar que puedan involucrarse en comportamientos que pueden ponerlos en riesgo de enfermedades como el SIDA o herpes.

Más de tres millones de nuevos casos de enfermedades de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) son diagnosticados cada año en adolescentes, haciendo que sean muy importantes las pláticas con sus hijos acerca de la prevención, revisión y tratamiento temprano. A continuación se encuentran algunas estrategias que puede usar cuando hable con su hijo acerca del sexo y las enfermedades de transmisión sexual.

Estrategias para Hablar con Sus Hijos

  • Conozca usted mismo los hechos. Vea Hechos acerca de las Infecciones de Transmisión Sexual para información acerca de síntomas comunes, factores de riesgo, tratamientos y maneras para protegerse contra STI específicas. Comparta esta información con sus hijos.
  • No use tácticas que causen miedo. Dé el poder a sus hijos con los hechos y trate de corregir las ideas equivocadas acerca de las STI. Por ejemplo, muchos adolescentes pueden pensar que el sexo oral o la masturbación mutua son seguros aunque muchas STI pueden ser transmitidas de estas maneras.
  • Sea un buen comunicador.
    • Es ideal comenzar a hablar con sus hijos acerca del sexo y las enfermedades de transmisión sexual tan pronto como comiencen a preguntar acerca del tema. Esta comunicación puede comenzar cuando están muy jóvenes y sólo preguntando acerca de las partes de su cuerpo y "¿qué es lo que hace a los bebés?"
    • Enfóquese en los hechos. Trate de no divulgar ideas equivocadas como "te saldrán pelos en las manos si te masturbas."
    • Exprese compasión, moral y su posición, sin palabras severas u opresivas.
    • Haga preguntas de manera sencilla y busque maneras de expandir la conversación. Haga que la plática sea más un diálogo que una lectura.
  • Use un lenguaje apropiado para la edad. La manera en cómo hablar con su hijo de cuatro años de edad acerca de su cuerpo es muy diferente que el lenguaje para hablar con su hijo adolescente. Los niños piden y necesitan información diferente a diferentes edades.
  • Alterne el enfoque de sus pláticas a los aspectos sociales y emocionales del sexo , incluyendo:
    • Violación en el noviazgo/cita
    • Fijar límites para la actividad sexual
    • Toma de decisiones
    • Resistir la presión de sus compañeros
    • Control natal y STI
    • Masturbación y otras actividades
  • Esté preparado para saber que sus hijos se han interesado en el sexo. Puede ser difícil pensar en su hijo como sexual, pero ignorar el tema podría ponerlos en peligro.
  • Hable acerca de técnicas de prevención. Abstinencia, masturbación, otros tipos de intimidad (masajes, pláticas, abrazos) y sexo más seguro son maneras en las que sus hijos pueden reducir el riesgo de contraer una STI.
  • Recuerde su infancia y adolescencia. ¿Cuáles son los riesgos que tomó? ¿Las consecuencias? Relacionar historias y experiencias personales puede hacer que la amenaza de las STI sea más real.
  • Proporcione una variedad de fuentes para preguntas más adelante. Sus hijos pueden tener preguntas que les da pena hacer. Ayúdeles a encontrar recursos de información que puedan responder dichas preguntas. Esto también podría incluir animarlos a hablar con su médico u otros adultos a quienes les tengan confianza si tienen preguntas.
  • Tome ventaja de "momentos para enseñar." Los programas de televisión, el embarazo de una amiga y otros momentos en los que se mencione el sexo o las STI son buenos momentos para iniciar discusiones acerca de las STI y la manera en que sus hijos pueden protegerse a sí mismos. Por lo general es mejor tener muchas discusiones más pequeñas acerca del sexo que una plática grande.

Ayude a Sus Hijos a Protegerse a Sí Mismos

  1. Proporcione modelos ejemplares: Los niños pueden aprender de su ejemplo y del ejemplo de otros buenos modelos como hermanos mayores, parientes y amigos.
  2. Promueva la autoconfianza: Elogie la honestidad, independencia, talento, esfuerzo, responsabilidad y buena toma de decisiones. Esto promoverá la autoconfianza, lo cual podrá ayudar a sus hijos a superar la presión de sus compañeros y a tomar buenas decisiones acerca del sexo.
  3. Exhorte sentimientos positivos acerca del sexo: Las personas que tienen sentimientos positivos acerca del sexo, sus cuerpos y la masturbación son más propensas a protegerse a sí mismas de las STI, embarazo no deseado y abuso sexual. Trate de inculcar estos sentimientos positivos acerca del sexo en sus hijos.
  4. De acogida a las habilidades de buena toma de decisiones: Ofrezca opciones en lugar de dar órdenes. Al tomar buenas opciones y decisiones desde temprana edad, los niños ganarán práctica al tomar buenas decisiones.
  5. Desarrolle confianza: Si sus hijos saben que usted estará ahí para ellos sin importar los errores o juicios que hagan, ellos pueden estar más dispuestos a confiar en usted con la información acerca de su actividad sexual y hacer preguntas. Trate de ser paciente y razonable para abrigar esta relación de confianza. Respetar la privacidad de sus hijos, espacio personal e individualidad también puede ayudar a ganar confianza.
  6. Tranquilice a sus hijos: Los hijos se pueden sentir aislados y deprimidos al pasar por los años de la adolescencia. Enfatice que "ser diferente es normal" y que otros adolescentes tienen los mismos sentimientos. Esto los ayudará a asegurarse que las experiencias por las que están atravesando son normales.

Previniendo y Minimizando el Impacto de las STI

  • Vacunarse : Una vacunación está disponible para la hepatitis B . Las vacunas también están siendo desarrolladas para otras STI causadas por virus. Pregunte a su médico acerca de las nuevas vacunas que pueden estar disponibles.
  • Evitando el contacto : Es mucho más fácil prevenir una STI que curarla o tratarla posteriormente. La única manera para prevenir completamente las STI es al no tener ningún tipo de contacto sexual.
  • Reduciendo el riesgo de exposición al tener sexo : Los condones son el único método de control natal que ofrece protección contra las STI. El riesgo de contraer una STI también se puede reducir al tener sexo en una relación monógama y al asegurarse que su pareja haya resultado negativa de la infección.
  • Teniendo revisiones médicas anuales : Estas son importantes incluso si no cree que su hijo sea sexualmente activo. Su hijo debería realizarse exámenes ginecológicos o de genitales masculinos de manera regular en el momento que tengan 18 años de edad o antes si son sexualmente activos.
  • Accediendo al cuidado médico confidencial : A menudo los adolescentes tienen momentos difíciles para decirles a sus padres o incluso a sus amigos acerca de los síntomas o exposiciones a las STI. Tener acceso al cuidado médico confidencial asegura que obtendrán la atención médica y pruebas que necesitan.

Qué Hacer si Su Hijo Tiene una STI

  • Proporcione acceso al tratamiento. Las STI deben ser diagnosticadas acertadamente y tratadas de forma exitosa (cuando es posible) para prevenir problemas de salud a largo plazo y discapacidad permanente o incluso la muerte.
  • Asegure a su hijo que tener una STI no lo hace una mala persona.
  • Ofrezca acceso a asesoría psicológica para tratar cualquier tema sexual, emocional o de relación.
  • Exhorte a su hijo para comunicar su estatus de salud sexual para parejas sexuales posteriores.
  • Trabaje con su médico para desarrollar estrategias con el fin de reducir complicaciones debidas a una STI.
  • No juegue el juego de la culpa. Existen algunas STI, incluyendo la hepatitis B y la vaginosis bacterial, las cuales pueden ser transmitidas de otras maneras además de la actividad sexual. Llegar a conclusiones y acusar a sus hijos puede tener un impacto negativo sobre su relación.