Definición

La hepatitis A es una infección del hígado provocada por el virus de la hepatitis A.

Hepatitis

© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

El virus suele encontrarse en la materia fecal (heces) de las personas infectadas. Se disemina por:

  • Poner algo en su boca que esté contaminado con el virus de la hepatitis A
  • Beber agua contaminada con aguas negras
  • Comer alimentos contaminados con el virus de la hepatitis A, especialmente sí no se cocieron adecuadamente
  • Comer mariscos crudos o parcialmente cocidos que se hayan contaminado con aguas negras
  • Contacto sexual con una pareja infectada con el virus de la hepatitis A, especialmente sexo anal

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para la hepatitis A son:

  • Contacto directo con una persona infectada, aunque el virus generalmente no se transmite por contacto casual
  • Uso de objetos personales que hayan sido previamente utilizados por la persona infectada y que no fueron lavados apropiadamente
  • Tener relaciones sexuales con varias parejas
  • Tener relaciones sexuales con una pareja que tiene hepatitis A
  • Viajar o pasar largas temporadas en países donde la hepatitis A es común y los servicios sanitarios son deficientes
  • Inyectarse drogas, especialmente si comparte las agujas
  • Trabajar en el cuidado de niños, cambiar pañales o enseñarle a ir al baño a los niños
  • Estar en guarderías para niños
  • Estar internado en una institución
  • Recibir productos de plasma (por ejemplo, las personas con hemofilia)

Síntomas

La hepatitis A no siempre provoca síntomas. Los adultos tienen más probabilidad de padecerla que los niños.

Los síntomas incluyen:

  • Cansancio
  • Pérdida de apetito
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Dolor abdominal o molestia
  • Ictericia (color amarillo en los ojos y la piel)
  • Orina de color más obscuro
  • Deposiciones ligeras o blancuzcas
  • Sarpullido
  • Comezón
  • Dolor muscular

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:

  • Exámenes sanguíneos: para buscar anticuerpos contra la hepatitis A (proteínas que produce el cuerpo para combatir el virus de la hepatitis A)
  • Estudios del funcionamiento del hígado
  • Biopsia del hígado: extracción de una muestra de tejido hepático para examinarlo (sólo se realiza en casos graves)

Tratamiento

No hay tratamientos específicos. Los objetivos de los tratamientos para la hepatitis A son:

  • Mantener al paciente lo más cómodo posible
  • Prevenir del contagio de la infección hacia otras personas
  • Evitar un mayor daño al hígado ayudando al paciente a no usar sustancias (p. ej., medicamentos, alcohol) que pueden hacer que el hígado se esfuerce mientras se está curando

La enfermedad suele curarse sin tratamiento entre las 2 a 5 semanas. Alrededor de 15% de las personas infectadas con hepatitis A tendrán síntomas de reincidencia, que pueden aparecer hasta 9 meses después. En la mayoría de los casos, una vez que se recupera, no hay efectos posteriores. También quedará inmunizado contra el virus.

En casos poco frecuentes, la infección es muy grave. Se puede necesitar un trasplante de hígado.

Prevención

Hábitos de Higiene Adecuados

  • Lávese las manos con agua y jabón, especialmente después de ir al baño o cambiar un pañal.
  • Lave sus manos con agua y jabón antes de comer o preparar la comida
  • Evite utilizar utensilios domésticos que una persona con hepatitis A pueda haber tocado.
    • Asegúrese de limpiar cuidadosamente todos los utensilios domésticos.
  • Evite el contacto sexual con una persona con hepatitis A.
  • Evite el uso de drogas inyectables. Si se inyecta, no comparta las agujas.
  • Si viaja a una región de alto riesgo, tome las siguientes precauciones:
    • Tome agua embotellada
    • Evite consumir hielo molido
    • Lave bien las frutas
    • Consuma alimentos bien cocinados

(Gamma) globulina inmune

Contiene anticuerpos que brindan una protección temporal contra la hepatitis A. Puede durar entre 1 y 3 meses. Debe administrarse antes de la exposición al virus o dentro de las dos semanas después de la exposición.

Vacuna contra la Hepatitis A

Esta vacuna fue creada a partir del virus de la hepatitis A inactivo. Es muy eficaz para prevenir la infección y brinda protección total cuatro semanas después de la primera inyección. La segunda inyección ofrece protección hasta 20 años después.

La vacuna también se utiliza después del contacto con el virus. Si se administra dentro de las dos semanas, puede prevenir la infección.

La vacuna se recomienda para:

  • Las personas que sufren una enfermedad hepática crónica (incluso hepatitis C) o un trastorno del factor coagulante
  • Las personas que tienen contacto físico cercano con otras personas que viven en zonas con malas condiciones sanitarias
  • Personas que viajan a países con malas condiciones sanitarias
  • Niños que vivan en lugares donde haya repetidas epidemias de hepatitis A
  • Personas que se inyecten drogas
  • Hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres

Hable con su médico para determinar si debe recibir la vacuna.