Facebook Pixel

Jugadoras de Baloncesto Femenil Obstaculizadas por Lesion ACL

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Jugadoras de Baloncesto Femenil Obstaculizadas por Lesión ACL

Shea Ralph, una jugadora del equipo de baloncesto femenil de la University of Connecticut y seleccionada nacional, iba a toda velocidad cuando se tironeó en un pase en el descanso durante en un juego del torneo NCAA en marzo de 1997.

"Keshea me dió un pase adelantado, pero se iba a salir de la cancha. Trate de detenerme en mi pierna derecha y rebasar los límites para alcanzar el balón, girar y obtener una canasta. Cuando planté mi pie, mi pierna debajo de la rodilla se detuvo, pero el resto de mi cuerpo siguió moviéndose. Sentí que mi rodilla se desplazo. [El dolor] era continuo y agudo. Parecía que alguien me había apuñalado en la pierna y estaba moviendo el cuchillo alrededor."

Las jugadoras de baloncesto femenil están sufriendo desgarres del ligamento cruzado anterior (ACL, por sus siglas en inglés) a una tasa alarmante. Aunque los desgarres ACL también son comunes entre los atletas masculinos, los estudios del NCAA Injury Surveillance System y del la National Athletic Trainers of America han concluido que los desgarres ACL ocurren 3.5 veces más frecuentemente en las atletas femeniles que en su contraparte masculina.

¿Cómo Ocurre Esta Lesión?

Todo depende. A diferencia de la experiencia de Ralph, Sue BIrd (una compañera de equipo de Ralph en ese momento) se desgarró el ACL en diciembre de 1998 mientras realizaba un movimiento de baloncesto de rutina.

"Estábamos haciendo ejercicios en un simulacro de práctica de 3 a 2. Tan sólo brinque para tomar un tiro y mi rodilla como que dejó de funcionar. Mi pantorrilla se fue a la izquierda y mis cuádriceps se fueron a la derecha. Sentí como que se me partía. No escuché el famoso ruido 'pop' que se supone que debe escucharse. Sentí un poco de dolor pero nada insoportable. Me levanté y salí de la cancha. Pensé que estaría bien, pero una MRI mostró que me desgarré el ACL."

Los desgarres ACL de Ralph y Bird representan los dos ejemplos más comunes de la lesión que involucra a las atletas femeniles: La colocación violenta del pie a alta velocidad, la detención de alto impacto y el cambio de dirección y una rutina de brincar en seco que los jugadores hacen docenas de veces en un juego o en la práctica. La mayoría de las lesiones ACL ocurren cuando se aterriza de un brinco, en un recorte, en la base o con la desaceleración súbita, movimientos esenciales en el juego de baloncesto.

Anatomía y Función del ACL

El ligamento cruzado anterior (ACL) es el ligamento en medio de la rodilla que conecta el hueso del muslo (fémur) al hueso de la espinilla (tibia). Es un cordón amplio y grueso del tamaño del dedo índice de una persona. Junto con el ligamento cruzado posterior (PCL por sus siglas en inglés), el ACL proporciona el eje para la rotación de rodilla, ayudando a mantener la rodilla estable y proteger que el fémur se deslice hacia adelante o hacia atrás de la tibia.

Reconstruyendo el ACL Desgarrado

Ralph y Bird tuvieron el mismo procedimiento quirúrgico para reconstruir sus ACL. Un injerto fue tomado del tendón patear de la rodilla lesionada y usado para el nuevo ACL. Aunque, en el caso de Ralph, debido a que a ella le habían reparado su ACL una vez antes, el injerto del tendón fue tomado de la otra rodilla saludable.

Ambas jugadoras reportaron rigidez inmediatamente después de la cirugía y pasaron dos semanas en un inmovilizador que mantienen la pierna lesionada estrecha. La rehabilitación empezó inmediatamente.

"Trabajas mucho en tu rango de movimiento," decía BIrd. "Pude enderezar mi pierna fácilmente, pero doblarla fue duro la primera vez. Podía llegar a noventa grados, pero después de ahí, tenían que empujar y era muy doloroso." Bird también trabajó en la construcción muscular y el equilibrio, debido a que los músculos alrededor de su rodilla se habían atrofiado.

A siete semanas de su rehabilitación, Bird había progresado muy bien pero fue un punto particularmente difícil en el proceso de rehabilitación. "Dicen que entre cinco y ocho semanas la rodilla está en su punto más débil. El injerto tenía que acumular fuerza, ya que cuando lo colocaron, era un tendón y ahora está en proceso de volverse un ligamento."

Protegiendo el ACL

Ralph ha hecho algunos ajustes para tratar de prevenir otra lesión ACL tales como distribuir su peso más equitativamente en ambos pies cuando brinca en seco. Debido a su tipo de cuerpo ha tomado aún más precauciones.

"Trabajé en doblar mis pies hacia fuera y estar consciente de ello," explica. "Trabajé también en mantener mis rodillas hacia fuera, cómo brincar y aterrizar, cómo tirarme si me caía, cómo posicionar mi pierna si la gente iba a caer encima de ella."

La importancia del ACL para la estabilidad de la rodilla de un atleta es innegable. Así que ¿qué es lo que hace que las mujeres sean más propensas a lesionar sus ACL? En este punto no lo sabemos con certeza. Pero aquí está lo que los expertos en medicina de deportes están pensando:

  1. Las mujeres tienen articulaciones más flojas que los hombres. Los estrógenos (naturales y en pastillas de control natal) contribuyen a su soltura.
  2. Las mujeres tienden a tener un ACL más pequeño que los hombres y esto puede hacer más probable el desgarre conforme la intensidad del juego de las mujeres aumenta igual al de los hombres.
  3. Las mujeres en riesgo de lesión ACL tienden a realizar movimientos específicos de deportes tales como plantarse y ponerse en cuclillas (flexión de la espalda, cadera rectas o extendidas, rodillas dobladas hacia dentro) que hacen de tal manera que la subsecuente lesión ACL sea más probable.
  4. 4. Las mujeres pueden tener un control del "centro de equilibrio" menos eficaz debido a que sus músculos de la espalda baja y abdominales están relativamente menos desarrollados.

Aplicando las teorías a Ralph y a Bird

Las hormonas femeninas afectan el tejido del ligamento. Un estudio por la University of Michigan y la Cincinnati Sports Medicine Clinic descubrió que las atletas femeniles están más propensas a los desgarres de ACL durante la fase ovulatoria del ciclo menstrual (típicamente los días 10-14) cuando sus niveles de estrógeno y relaxina (otra hormona) son más altos. Los investigadores sostienen la hipótesis de que estas hormonas pueden afectar significativamente los tendones y los ligamentos.

La estructura pélvica más amplia de las mujeres ejerce presión adicional en el ACL . Ralph parecía ser un caso fuerte para esta teoría ampliamente sostenida. Ya que las caderas de mujer son más amplias que la de los hombres, su alineación anatómica es diferente. El ángulo en el cual el fémur encuentra la tibia es más puntiagudo en las mujeres. En este punto, los investigadores no han establecido una relación definitiva entre este ángulo y las lesiones ACL.

Las articulaciones más sueltas de las mujeres podrían ser el problema. Los estudios han sugerido que ya que las mujeres sobre todo tienen articulaciones más flojas que los hombres, están más propensas a desgarres de ACL. Las articulaciones más estrechas de Sue Bird y varios otros estudios sugieren que el relajamiento articular y la lesión ACL podrían no estar relacionadas.

Las mujeres corren de manera demasiado vertical. Esta idea intrigante será seguida de cerca. Un estudio reciente de la University of North Carolina School of Medicine concluyó que las atletas femeniles realizan maniobras de correr, cruzar de costado y de lado en una postura más vertical. Fueron menos probables de doblarse la rodilla y caderas que sus contrapartes masculinos.

Aunque se necesita mayor investigación, el Dr. Robert Leach, editor del American Journal of Sports Medicine , explica lo que se conoce hasta hoy: "La fuerza muscular alrededor de la rodilla y la respuesta de la extremidad a las nuevas exigencias de los juegos femeniles están haciendo esta lesión más evidente entre las mujeres."

Prevención

Mientras la ciencia para prevenir las lesiones ACL en las mujeres aún se esté desarrollando, varios estudios muestran que el entrenamiento antes de la temporada entorno a la flexibilidad y técnicas adecuadas de aterrizaje y giro pueden reducir el riesgo de desgarres del ACL en las mujeres. Otro componente de la prevención de ACL es un énfasis en el entrenamiento pliométrico para desarrollar fuerza muscular (la capacidad de aplicar la fuerza muscular máxima tan rápido como sea posible). Un programa de tal prevención llevó a una disminución del 88% en lesiones ACL.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACION:

American Academy of Orthopaedic Surgeons
Disponible en: http://www.aaos.org/

Fuentes:

Answers remain elusive to riddle of serious knee injuries. The Kansas City Star. March, 1998.

Anterior Cruciate Ligament Injuries. Medical Multimedia Group. Disponible en: Http://www.medicalmultimediagroup.com/pated/knee_problems/acl_tears/knee_acl.html.

Anterior Cruciate Ligament Repair and Reconstruction. The Stone Clinic. Disponible en: Http://www.stoneclinic.com/index_acl.htm.

Griffin LY. Prevention of noncontact ACL injuries. Rosemont IL: American Academy of Orthopaedic Surgeons; 2001.

Ireland ML, The female ACL: Why is it more prone to injury? Orthopedic Clinics of North America . 2002; 33: 637-651.

Moeller JL, Lamb MM. Anterior Cruciate Ligament Injuries in Female Athletes: Why Are Women More Susceptible? The Physician and Sports Medicine. 1997; 25(4). Disponible en: Http://www.physsportsmed.com/issues/1997/04apr/moeller.htm. Accedido el 24 de julio del 2003.

Wojtys, EM, et al. Association Between the Menstrual Cycle and Anterior Cruciate Ligament Injuries in Female Athletes. American Journal of Sports Medicine. 1998; 26(5): 614-619.



Último revisado Junio 2003 por Lawrence Frisch, MD, MPH

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!