Image for ketogenic diet article Hay pocas cosas más dramáticas y aterradoras que ver un ataque epiléptico. Imagine que está en casa con su hijo pequeño cuando repentinamente comienza a torcerse y a moverse sin control, a babear, gritar, o incluso pierde la consciencia. Ahora, imagine que eso sucede dos o tres veces al día, todos los días. Para los padres de hijos con epilepsia intratable, ésta es una realidad constante. Incluso con medicamentos, los ataques podrían continuar. Para algunos de estos niños, la dieta cetogénica podría ser efectiva para ayudar a controlar sus ataques.

La epilepsia es una condición de ataques que se repiten espontáneamente (un cambio repentino en el movimiento, conducta, sensación, o consciencia producido por una descarga eléctrica anormal en el cerebro.) Ésta es una condición compartida por aproximadamente dos millones de personas en los Estados Unidos.

Para casi la mitad de personas que tienen epilepsia, se desconoce la causa de su condición. El otro 50% muestra evidencia de algún tipo de lesión en el cerebro, ya sea como resultado de traumatismo severo, apoplejía , tumor, falta de oxígeno, o alguna otra causa. Los ataques epilépticos ocurren cuando grandes números de neuronas envían mensajes electro-químicos ("disparan") al mismo tiempo. Esta ráfaga repentina de actividad eléctrica en el cerebro interrumpe los comportamientos normales y provoca movimientos anormales, confusión, y otras señales y síntomas de ataques.

Aproximadamente el 80% de personas con epilepsia logran controlar sus ataques usando uno o más de una cantidad de medicamentos anti-epilépticos. Sin embargo, tanto como el 20% continuará teniendo ataques a pesar del mejor tratamiento médico posible. Para quienes permanecen resistentes al tratamiento con medicamentos, la dieta cetogénica podría ofrecer esperanza. La dieta se usa más comúnmente en bebés y niños, pero hay cada vez más interés en la utilidad de la dieta en adolescentes y adultos.

¿Qué Es la Dieta Cetogénica?

Ésta es una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos para controlar la epilepsia. La dieta puede reducir drásticamente o incluso detener los ataques en algunos niños con epilepsia severa. Ésta se desarrolló por primera vez en la primera parte del siglo anterior cuando se descubrió que el ayuno podría aliviar los ataques, pero su popularidad disminuyó con la llegada de nuevos medicamentos anti-epilépticos.

La dieta cetogénica clásica está basada en una proporción de 4 a 1 de grasa a carbohidratos en la dieta. También hay una forma modificada de la dieta que usa triglicéridos de cadena mediana (MCT) como la principal fuente de grasa en la dieta.

¿Cómo Funciona?

La dieta funciona al imitar algunos de los efectos del ayuno en el cuerpo. Cuando usted ayuna, el cuerpo primero quema sus suministros almacenados de glucosa (la cual obtenemos de los carbohidratos que comemos) para obtener la energía que necesita para mantener funciones corporales normales. Cuando se agotan estos depósitos de energía, el cuerpo comienza a metabolizar grasa almacenada en el cuerpo para obtener energía. Este proceso produce cetonas, sustancias derivadas de la grasa que pueden ser usadas para obtener energía por muchos de nuestros órganos vitales. Además de proporcionar energía para nuestros músculos y cerebro, por razones que todavía no se entienden completamente, las cetonas ayudan a aliviar los ataques en algunos niños.

¿Cuáles Son los Beneficios de la Dieta?

Investigación ha mostrado que en algunos casos, la dieta puede usarse para reducir o terminar los ataques en niños que tienen ciertos tipos de epilepsia.Por ejemplo, un estudio que comparó a la dieta cetogénica con ningún cambio en el tratamiento mostró que la dieta podría disminuir los ataques en los niños. *

Aunque sólo algunos niños que intentan la dieta podrían liberarse de los ataques, otros muestran mejoría en los niveles de alerta, consciencia, y respuesta.

¿La Dieta Es Difícil?

Debería pensarse en la dieta como una forma de tratamiento médico, y por lo tanto adherirse a ella lo más rigurosamente posible. Algunas personas consideran que es difícil porque requiere la estricta adherencia a un rango inusual y limitado de alimentos. Por lo tanto, la dieta debe usarse bajo la orientación del médico de su hijo, y por lo general, un dietista experimentado. Sin embargo, con el nivel correcto de orientación y apoyo, muchas familias dicen que la dieta puede volverse rápidamente en una rutina.

Si su hijo es candidato para la dieta, se esperará que usted lleve un diario. Este diario registrará el número y tipo de ataques que su hijo experimenta cada día, así como su estado de ánimo, alerta, y comportamiento en general. Su hijo también tendrá visitas programadas regularmente con su médico, quien vigilará el crecimiento, salud en general, y frecuencia de ataques de su hijo. La dieta puede ayudar en gran medida a que su médico tome decisiones sobre cambiar la dieta o medicamentos que su hijo aún podría estar tomando. A usted también se le podría pedir que examine periódicamente la orina de su hijo para confirmar que la dieta esté conduciendo efectivamente a cetosis (acumulación de cetonas en los tejidos corporales.)

¿Qué Comerá Mi Hijo en la Dieta?

La composición exacta de la dieta de su hijo dependerá del tipo de dieta cetogénica que vaya a seguir y de la prescripción individual de su hijo. Existen dos principales versiones de la dieta. La versión clásica se enfoca en el consumo de grasas provenientes de alimentos como crema espesa. La versión de triglicéridos de cadena mediana (MCT) se enfoca en la suma de cierto tipo de grasa (MCT) a la dieta.

Un desayuno típico en la dieta clásica podría incluir crema espesa, huevos, mantequilla, y una pequeña porción de frutas o verduras. Un desayuno típico en la versión MCT de la dieta sería similar, pero permitiría incluir también un carbohidrato almidonado, como una pequeña porción de pan o cereal. Un suplemento especial de MCT se tomaría con cada comida, y éste podría mezclarse fácilmente en la crema o en los alimentos.

Un almuerzo típico en la dieta clásica podría incluir una porción de carne, pescado, o queso para obtener proteínas, una pequeña porción de verduras o fruta, y grasa en forma de mantequilla, crema espesa, aceite, o mayonesa. En la forma MCT de la dieta, la grasa sería reemplazada con el suplemento MCT.

Si resulta que su hijo es alérgico a productos lácteos , él aún podría ser candidato para la dieta. Sin embargo, podría ser más difícil implementarla cuando hay limitaciones alimenticias.

¿Cuáles Son los Efectos Secundarios de la Dieta?

En general, la dieta tiene muy pocos efectos secundarios. La náusea o el estreñimiento son los más comunes. Aunque estos síntomas podrían ocurrir cuando un niño comienza la dieta por primera vez, generalmente mejoran o desaparecen con el paso del tiempo. Algunos niños podrían sentirse somnolientos e irritables mientras se ajustan a la dieta, sin embargo, por lo general esto también pasará con el tiempo. La deshidratación puede ocurrir y requiere tratamiento oportuno para evitar la necesidad de hospitalización. La diarrea es un efecto secundario de la forma MCT de la dieta.

Dos complicaciones inusuales son el crecimiento retardado a causa de deficiencia nutricional y una acumulación de ácido úrico en la sangre, lo cual puede conducir a cálculos renales . Rara vez, la dieta puede estar asociada con inflamación del páncreas ; una complicación que podría ser muy grave, o incluso mortal. Aunque estas complicaciones son poco comunes, éstas resaltan la importancia de administrar esta dieta bajo la estricta supervisión del médico de su hijo.

La mayor preocupación no resuelta relacionada con el tratamiento con la dieta cetogénica es su efecto potencialmente nocivo sobre las grasas sanguíneas (colesterol, triglicéridos, y otras lipoproteínas). Estudios muestran que seguir la dieta conlleva a elevaciones considerables de sustancias grasosas en la sangre, cambios que podrían conducir a un incremento en el riesgo de enfermedades cardiacas en la vida adulta. Aunque aún no hay evidencia de que la dieta sea peligrosa, estudios a largo plazo aún no han probado su seguridad. Sin embargo, con base en el entendimiento actual, para muchos pacientes con epilepsia intratable, los beneficios de un buen control de los ataques supera el riesgo aún hipotético de desarrollar daño posteriormente en la vida.

¿Qué Tan Rápido Funciona la Dieta?

Algunos niños demostrarán una drástica mejoría en un lapso de una semana desde el inicio de la dieta. Sin embargo, otros podrían requerir tanto como tres meses antes de comenzar a responder. Si han pasado más de tres meses y su hijo aún no está respondiendo a la dieta, usted debería hablar con el médico de su hijo para ver si la dieta debería ser modificada o detenida.

¿Cuánto Tiempo Tendrá que Permanecer Mi Hijo en la Dieta?

El tiempo que su hijo necesita permanecer en la dieta dependerá de la extensión en la cual se esté beneficiando de ella y de qué tan fácil o difícil sea para su hijo y su familia el mantener la dieta. Si su hijo responde bien a la dieta y permanece sin tener ataques durante dos años, la mayoría de los médicos sugerirán regresar a su hijo lentamente a una dieta más normal.