Facebook Pixel

La Falta de un Confidente Íntimo Aumenta el Riesgo de Eventos Cardiacos Despues de un Ataque Cardiaco

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

La Falta de un Confidente Íntimo Aumenta el Riesgo de Eventos Cardíacos Después de un Ataque Cardíaco

Aproximadamente uno de cada veinte estadounidenses experimenta depresión cada año, y entre aquellos que han sobrevivido a un ataque cardíaco , ese número da un salto impresionante. De hecho, los estudios muestran que hasta el 65% de los pacientes que han sufrido un ataque cardíaco experimentan síntomas de depresión y del 15% al 22% de ellos padecen de depresión severa. Esto es significativo debido a que la depresión evidentemente aumenta el riesgo de muerte después de un ataque cardíaco.

Los estudios también han mostrado que una falta de apoyo social después de un ataque cardíaco está asociada con la obediencia deficiente del paciente a un plan de tratamiento y a resultados deficientes de salud. Para abordar estas cuestiones, actualmente muchos hospitales tienen programas diseñados específicamente para identificar la depresión y proporcionar apoyo social para sus pacientes cardíacos. Pero, ¿qué sucede si estos riesgos se presentan antes de que ocurra un ataque cardíaco? En un estudio publicado en el ejemplar de mayo de 2004 de Heart , los investigadores consideraron de qué manera la depresión y la falta de apoyo social antes de un ataque cardíaco podría tener influencia sobre la manera en que los pacientes se unen después de un ataque cardíaco.

Información sobre el Estudio

El estudio incluyó a 583 adultos que fueron admitidos en un hospital con un diagnóstico de ataque cardíaco. De tres a cuatro días después del ataque cardíaco, se interrogó a los pacientes sobre varias áreas diferentes, incluyendo:

  • Apoyo social: Que se define en términos de un confidente íntimo (alguien con quien el paciente tiene contacto regular - por lo menos una vez al mes - y con quien podría compartir información personal sensible y obtener apoyo)
  • Ansiedad y depresión: Que se evalúan usando la escala de ansiedad y depresión del hospital (HADS, por sus siglas en inglés)
  • Edad, sexo, estado civil y años de educación
  • Fumar y consumir alcohol y drogas
  • Antecedentes personales y familiares de enfermedad cardiovascular y antecedentes personales psiquiátricos
  • Detalles de separación de los padres durante la niñez

Después los participantes del estudio fueron analizados durante 12 meses. Los investigadores midieron eventos cardíacos adicionales, tales como angioplastia o cirugía bypass y muertes por una causa cardíaca.

Los Hallazgos

Al final de los 12 meses, nueve participantes del estudio murieron por causas no cardíacas; estas nueve personas fueron excluidas del análisis del estudio. De los 574 participantes en el estudio incluidos en el análisis final, 118 experimentaron un evento cardíaco definitivo; 29 de los cuales murieron por causas cardíacas.

Aunque existió una incidencia alta de depresión en la muestra, los investigadores encontraron que los participantes que experimentaban un evento cardíaco no tenían más probabilidades de tener depresión antes del ataque cardíaco. Sin embargo, tenían menos probabilidades de tener un confidente íntimo. De hecho, los participantes con un confidente íntimo sólo presentaban la mitad del riesgo de un evento cardíaco mayor que aquellos que no lo tenían. Adicionalmente, aquellos sin un confidente íntimo tenían más probabilidades de haber sufrido dos o más ataques cardíacos cuando se presentaron por primera vez antes del reclutamiento para el estudio.

Otras características que aumentaron el riesgo de una persona de un evento cardíaco adicional después del ataque cardíaco fueron sexo femenino, un antecedente de angina (dolor en el pecho por un suministro de oxígeno bajo en el corazón), uso de bloqueadores de los canales de calcio con receta y gravedad del ataque cardíaco inicial.

Aunque los autores del estudio no pudieron mencionar definitivamente la razón por la cual tener una fuente consistente de apoyo social parecía otorgar un efecto protector, sí encontraron que los participantes sin dicho apoyo tenían más probabilidades de ocuparse en comportamientos que están asociados con el riesgo para la salud, incluyendo:

  • Ingerir alcohol cuatro o más veces a la semana
  • Consumir más de seis bebidas en una sola sesión por lo menos una vez a la semana
  • Consumir drogas
  • Fumar tabaco

¿De qué manera le afecta?

Los autores del estudio acentúan que, aunque no encontraron relación entre la depresión anterior a un ataque cardíaco y los resultados de salud posteriores, tratar la depresión como medio para disminuir el riesgo de enfermedad de las arterias coronarias no debería ser ignorado. Si se siente deprimido, hable con su médico sobre sus sentimientos y sobre lo que puede hacer para ayudarle a superar su depresión.

Asimismo, este estudio muestra que la importancia del apoyo social no debe pasarse por alto. Estar relacionado socialmente tiene muchos beneficios para la salud. Según este y otros estudios, confiar en otras personas puede ser tan importante como comer adecuadamente y hacer ejercicio cuando se trata de la salud de su corazón. Si se siente solo o carece de alguien de quien pueda obtener apoyo, explore qué oportunidades puede brindarle su comunidad para conocer personas.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Heart Association
http://www.americanheart.org

National Institute of Mental Health
http://www.nimh.nih.gov

Fuentes:

Bush DE, et al. Even minimal symptoms of depression increase risk after acute myocardial infarction. Am J Cardiol . 2001;5:337-341.

Depression and heart disease. National Institutes of Mental Health Web site. Disponible en: Http://www.nimh.nih.gov/publicat/depheart.cfm. Accedido el 20 de abril de 2004.

Dickens, CM, et al. Lack of close confidant, but not depression, predicts further cardiac events after myocardial infarction. Heart. 2004;90:518-522.

DiMatteo MR, et al. Depression is a risk factor for noncompliance with medical treatment. Arch Intern Med . 2000;160:2101-2107.

Guck TP, et al. Assessment and treatment of depression following myocardial infarction. Am Fam Physician . 2001;64:641-648.



Último revisado 23 de abril de 2004 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!