Facebook Pixel

La Prehipertension Lleva a Hospitalizacion Incrementada y Muerte Prematura

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

La Prehipertensión Lleva a Hospitalización Incrementada y Muerte Prematura

Cincuenta millones de personas en los Estados Unidos tienen hipertensión, o presión arterial alta , lo que incrementa el riesgo de una persona de enfermedad cardiovascular incluyendo ataque cardíaco y apoplejía . A pesar de sus consecuencias potencialmente graves, sólo alrededor del 34% de las personas con hipertensión la controlan adecuadamente. En el 2000, la hipertensión fue responsable de aproximadamente 215,000 muertes.

Hasta mayo de 2003, se consideraba que cualquier persona con una lectura de presión arterial menor de 130/90 milímetros de mercurio (mm Hg) tenía presión arterial normal. Pero después, el Seventh Report of the Joint National Committeee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure (el JNC 7 Report) emitió recomendaciones clasificando a una persona con presión arterial sistólica (número superior) de 120 - 139 mm Hg o una presión arterial diastólica (número inferior) de 80 - 89 mm Hg como prehipertensas .

Una razón para esta nueva clasificación fue el resultado de que las personas que son prehipertensas son más propensas a desarrollar hipertensión que aquellas que tienen una presión arterial menor. Pero ¿la prehipertensión lleva sus propios riesgos de complicaciones?

Un estudio publicado el 25 de octubre de 2004 en la Archives of Internal Medicine , encontró que la prehipertensión contribuye a un número sustancial de ingresos al hospital y a casas de reposo, así como a muertes prematuras. Otro estudio, publicado en la misma edición de la Archives , encontró que las personas con prehipertensión son más propensas que las personas con una presión arterial normal a tener factores de riesgo adicionales de enfermedad cardíaca y apoplejía.

Acerca del Estudio

1er Estudio

En el primer estudio, los investigadores crearon un modelo de simulación para estimar el número de ingresos al hospital y a casas de reposo y, muertes atribuíbles a prehipertensión e hipertensión residual , un término usado para describir a las personas que intentaron controlar su hipertensión con medicamentos, pero que aún tenían una presión arterial sistólica ≥ 140 mm Hg.

Los investigadores usaron los datos de la National Health and Nutrition Examination Survey I (NHANES I) como la base de su modelo de simulación. NHANES I recolectó la información sobre los factores de riesgo de salud de muestras representativas de estadounidenses desde 1971 hasta 1975, luego les dió seguimiento durante veinte años para seguir la pista de hospitalizaciones, ingresos a casas de reposo y, muertes. Luego se aplicó el modelo de simulación a los datos recolectados de 12,841 adultos, entre los 25 y 74 años de edad, desde 1988 hasta 1994 para NHANES III. Los investigadores usaron los datos de la NHANES III porque la distribución de los factores de riesgo (más personas que eran obesas y menos fumadores, por ejemplo), reflejaba más estrechamente los factores de riesgo en la población actual.

Para estimar los efectos de eliminar la hipertensión residual, los investigadores corrieron su modelo con los datos inciales de la NHANES III y luego, nuevamente después de identificar a todos con una presión arterial sistólica de 140 mm Hg o mayor y volver a fijar ese valor a 139 mm Hg (en efecto, "reduciendo" su presión arterial alta). La diferencia entre el modelo de base de referencia y el modelo ajustado reflejó el efecto de eliminar la hipertensión residual.

Posteriormente, los investigadores estimaron los efectos de eliminar la prehipertensión y la hipertensión residual siguiendo el mismo procedimiento, pero identificando a todos con una presión arterial sistólica de 120 mm Hg o mayor y reemplazándola con una presión arterial sistólica de 119 mm Hg.

Para estimar los efectos de eliminar sólo la prehipertensión, los investigadores sustrajeron los efectos de eliminar la hipertensión residual de los efectos de eliminar la hipertensión residual y la prehipertensión.

Los resultados se desglosaron de acuerdo a grupos de género y edad: 25 a 44, 45 a 64 y, 65 a 74 años.

2o Estudio

En el segundo estudio, los investigadores analizaron los datos médicos de 3488 personas de 20 años y más, los cuales fueron recolectados para la NHANES desde 1999 - 2000. Los participantes del estudio fueron clasificados en tres categorías de presión arterial:

Normal (<120/80 mm Hg)

Prehipertensos (120-139/80-89 mm Hg)

Hipertensos (≥140/90 mm Hg)

Los investigadores también observaron si los participantes del estudio tenían colesterol alto (>240 mg/dL o uso de medicamentos reductores de colesterol), colesterol por encima del óptimo (200 239 mg/dL); tenían sobrepeso (índice de masa corporal o BMI≥25) u obesos (BMI≥30); tenían diabetes tipo 2; o eran fumadores.

Los Resultados

1er Estudio

Más de un tercio de cada grupo por edad/género, excepto las mujeres de 25 a 44 años, tenían prehipertensión. Dos tercios de hombres y mujeres de 45 a 64 años y, 80% de hombres y mujeres de 65 a 74 años tuvieron ya fuera hipertensión residual o prehipertensión.

Después de correr el modelo de simulación, los investigadores encontraron que por cada 10,000 personas, eliminar la hipertensión residual reduciría en un 1.3% los ingresos al hospital, en un 3.2% los ingresos a casas de reposo y, en un 4.6% las muertes en el primer año. Eliminar tanto la hipertensión residual como la prehipertensión reduciría en un 4.7% los ingresos al hospital, en un 9.7% los ingresos a las casas de reposo y, en un 13.7% las muertes.

La eliminación de la prehipertensión sola tuvo un fuerte impacto. La prehipertensión provocaba el 3.4% de ingresos al hospital, 6.5% de ingresos a casas de reposo y, 9.1% de muertes por cada 10,000 personas.

Las mujeres de 65 a 74 años fueron las más beneficiadas por la eliminación de la hipertensión residual y de la prehipertensión, seguidas de los hombres de 45 a 64 años y de 65 a 74 años.

2o Estudio

Los investigadores del segundo estudio encontraron que 39% de los participantes del estudio tenían niveles normales de presión arterial, 31% eran prehipertensos y, 29% tenían hipertensión.

El estudio mostró que las personas con prehipertensión eran 1.65 veces más propensas que las personas con presión arterial normal para tener al menos un factor de riesgo de ataque cardíaco y apoplejía. Fueron significativamente más propensas a tener niveles de colesterol por encima del óptimo o de tener sobrepeso o ser obesos, en comparación con las personas con presión arterial normal. Las personas con prehipertensión también fueron más propensas (pero no tan significativamente) a tener diabetes tipo 2, pero fueron menos propensas a ser fumadoras que las personas con presión arterial normal.

¿Cómo Le Afecta Esto?

Estos estudios mostraron que las personas con prehipertensión son más propensas a tener otros factores de riesgo cardiovascualres (CVD, por sus siglas en inglés) y tienen un riesgo incrementado de ingresos al hospital y a casas de reposo, así como a muerte prematura. No obstante, ningún ensayo clínico ha mostrado que el tratamiento de la prehipertensión - ya sea a través de cambios de estilo de vida o con el uso de medicamentos - elimine efectivamente estos riesgos o prevenga estos resultados.

Pero a menudo la prehipertensión es parte de lo que el reporte JNC 7 se refiere como un "síndrome del estilo de vida" - caracterizado por un grupo de enfermedades coexistentes incluyendo colesterol alto y diabetes tipo 2 - que en gran parte es el resultado de consumir demasiadas calorías y no conseguir actividad física suficiente.

Así que en lugar de enfocarse en la prehipertensión, podría ser mejor optar por un estilo de vida saludable basado en una buena nutrición y ejercicio regular. Este enfoque debe ayudar a prevenir no sólo la prehipertensión, sino también muchos otros factores de riesgo CVD asociados a ella.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Heart Association
www.americanheart.org

National Heart, Lung, and Blood Institute
National Institutes of Health
http://www.nhlbi.nih.gov

Fuentes:

Daviglus MI et. al. Today’s agenda: We must focus on achieving favorable levels of all risk factors simultaneously. [Artículo de Opinión]. Arch. Int. Med. 2004; 164: 2086-2087.

Greenlund KJ et. al. Prevalence of heart disease and stroke risk factors in person with prehypertension in the United States, 1999-2000. Arch. Int. Med. 2004; 164: 2113-2118.

Russel LF et. al. Effects of prehypertension on admission and deaths: a simulation. Arch. Int. Med. 2004; 164: 2119-2124.



Último revisado 29 de octubre de 2004 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!