Facebook Pixel

La Prevencion de Infecciones en el Sitio Quirurgico Necesita Ser Mejorada

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

La Prevención de Infecciones en el Sitio Quirúrgico Necesita Ser Mejorada

Un paciente a punto de someterse a cirugía mayor podría asumir que una vez que el procedimiento esté completo, la parte difícil ya habrá pasado. Desafortunadamente, para muchos pacientes, el desarrollo de infecciones en el sitio quirúrgico (SSI) podría dificultar la recuperación. Las infecciones en el sitio quirúrgico son aquellas que ocurren donde se ha hecho una incisión durante la cirugía. Las SSI pueden afectar cualquier parte del cuerpo que haya sido afectada por la cirugía, incluyendo la piel y los órganos. Las SSI pueden causar fiebre, hinchazón y enrojecimiento, y en casos graves, pueden causar sepsis y muerte. Estas complicaciones no son poco comunes. De los 30 millones de procedimientos quirúrgicos que ocurren en los Estados Unidos cada año, más del 2% desarrolla una infección en el sitio quirúrgico. Para el paciente, una SSI puede significar estancias más prolongadas en el hospital, dificultad para la recuperación y aumento en los costos del tratamiento.

Afortunadamente, existen formas eficaces de ayudar a prevenir las SSI. Durante casi 40 años, se ha sabido que administrar antimicrobianos (agentes que se usan para aniquilar o inhibir los microorganismos que causan infección) poco antes de la cirugía ayuda a prevenir el desarrollo de infecciones después de la cirugía. Las pautas quirúrgicas para el uso de antibióticos para prevenir infección en el sitio han estado disponibles desde 1993 y más recientemente (2004) fueron resumidas y corregidas por el National Surgical Infection Project. Para que sean seguros y eficaces, los antibióticos deben administrarse de una forma muy específica: El agente correcto debe administrarse no más de 60 minutos antes del inicio de la cirugía y el tratamiento antibiótico debe interrumpirse en un lapso de 24 después de la cirugía.

A pesar de evidencia convincente para la eficacia del uso antimicrobiano adecuado, las pautas para la prevención de las SSI so siempre se obedecen. Un estudio publicado en el ejemplar de febrero de 2005 de Archives of Surgery investigó el uso actual de la profilaxis antimicrobiana en los pacientes que se someten a cirugía mayor.

Acerca del Estudio

El estudio evaluó los registros médicos de 34,133 pacientes de Medicare en casi 3,000 hospitales de todo el país. Todos los pacientes se habían sometido a uno de cinco procedimientos quirúrgicos serios, tales como una bypass de la arteria coronaria o un reemplazo de cadera entre enero y noviembre de 2001. Las pautas explícitamente recomiendan prevención antibiótica para cada uno de estos procedimientos.

Los resultados principales para el estudio se basaron en las pautas publicadas para la prevención de las SSI. Cada caso de paciente se evaluó para obtener tres mediciones:

  • Si se administró al paciente profilaxis antimicrobiana dentro de un lapso de una hora antes de la cirugía
  • Si se administró al paciente un régimen consistente con las pautas publicadas
  • Si se interrumpió la terapia 24 horas después de la cirugía cuando ya no era necesario

Los investigadores también recopilaron información sobre el tipo de antibióticos administrados, la ruta y duración del tratamientos y las complicaciones después de la cirugía para cada paciente.

Los Resultados

Este estudio encontró que sólo el 56% de los pacientes en el estudio recibió agentes antimicrobianos una hora antes de su cirugía. En casi 10% de los casos, los pacientes recibieron el medicamento casi cuatro horas después de la cirugía, cuando era menos probable que éste presentara un beneficio.

Los regímenes recomendados para la prevención de infección no siempre se obedecieron. La vancomicina, un antibiótico muy potente, se usa como un preventivo principalmente en pacientes que tienen alergias a otros medicamentos. Aún, este estudio encontró que la mitad de los pacientes que recibían vancomicina no tenían una alergia a otros medicamentos.

Adicionalmente, muchos pacientes continuaron recibiendo la terapia por más de 24 horas después de la cirugía, incluso cuando ya no era necesaria.

Los autores concluyeron que existen oportunidades sustanciales para mejorar el uso de los agentes antimicrobianos preventivos en pacientes que se someten a cirugía mayor.

¿De Qué Manera Le Afecta?

Las SSI son una complicación seria, y común, de la cirugía. Este estudio encontró que las infecciones en el sitio quirúrgico triplicaban el riesgo de muerte de un paciente y prolongaban las estancias en el hospital una semana. Las SSI también agregaban una carga económica, aumentando el promedio de la cuenta del hospital a $3,000 o más. Los resultados de este estudio son similares a un estudio previo del impacto de las SSI, el cual encontró que los pacientes que desarrollan SSI tienen hospitalizaciones más prolongadas y más costosas que los pacientes que no desarrollan dichas infecciones. Es casi dos veces más probable que estos pacientes mueran, 60% más probable que inviertan tiempo en un ICU y más de cinco veces más probable que reingresen al hospital.

Algunos de los errores médicos observados en este estudio tienen el potencial de causar problemas adicionales, por ejemplo, resistencia bacteriana. Cuando las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos, se requieren de medicamentos cada vez más potentes para combatir la infección. Dos de las prácticas observadas en este estudio son contribuyentes conocidos para la resistencia bacteriana: (1) administrar antibióticos extremadamente fuertes, como vancomicina innecesariamente, y (2) administrar agentes antimicrobianos por más de 24 horas después de la cirugía

La prevención de las SSI es una práctica aceptada casi universalmente. Existen varias pautas publicadas disponibles que describen los regímenes óptimos para la profilaxis, incluyendo pautas publicadas por los Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Aún, a partir de este estudio es aparente que no siempre se obedecen. Este estudio muestra que los hospitales, al administrar la profilaxis correcta para las SSI, tienen la oportunidad de reducir las complicaciones quirúrgicas y disminuir los costos de tratamiento.

Un resultado significativo de este estudio es que el tiempo y la elección del medicamento usado para prevenir la infección son vitalmente importantes. Si va a someterse a un procedimiento quirúrgico, es importante hablar con su médico para entender su régimen para prevenir una infección después de la cirugía. Debe interrogar a su cirujano si los antibióticos profilácticos serán administrados y qué antibióticos le recomienda. Podría preguntar si el hospital da seguimiento al uso de antibióticos preoperatorios como uno de sus indicios de calidad y si es así, si podría revisar los datos sobre qué tan eficazmente este hospital en realidad obedece las pautas para prevenir la infección del sitio quirúrgico.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

Guidelines for the prevention of surgical site infections
Centers for Disease Control and Prevention
http://www.cdc.gov/

The Surgical Infection Prevention Project
Medicare Quality Improvement Community
http://www.medqic.org/

Fuentes:

Bratzler DW, Houck PM, Richards C, et al. Use of Antimicrobial prophylaxis for major surgery. Arch Surg . 2005; 140:174-182.

Bratzler DW, Houck PM; Surgical Infection Prevention Guidelines Writers Workgroup; American Academy of Orthopaedic Surgeons; American Association of Critical Care Nurses; American Association of Nurse Anesthetists; American College of Surgeons; American College of Osteopathic Surgeons; American Geriatrics Society; American Society of Anesthesiologists; American Society of Colon and Rectal Surgeons; American Society of Health-System Pharmacists; American Society of PeriAnesthesia Nurses; Ascension Health; Association of periOperative Registered Nurses; Association for Professionals in Infection Control and Epidemiology; Infectious Diseases Society of America; Medical Letter; Premier; Society for Healthcare Epidemiology of America; Society of Thoracic Surgeons; Surgical Infection Society. Antimicrobial prophylaxis for surgery: An advisory statement from the National Surgical Infection Prevention Project. Clin Infect Dis. 2004 Jun 15;38(12):1706-15. Epub 2004 May 26. Disponible en http://www.journals.uchicago.edu/CID/journal/issues/v38n12/33257/33257.html . Accedido el 24 de febrero de 2005.

Kirkland KB, Briggs JP, Trivette SL, et al. The impact of surgical-site infections in the 1990s: attributable mortality, excess length of hospitalization, and extra costs. Infect Control Hosp Epidemiol . 1999; 20(11):725-30. Disponible en: Http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/query.fcgi?cmd=Retrieve&db=PubMed&list_uids=10580621&dopt=Abstract. Accedido el 22 de febrero de 2005.

Mangram AJ, Horan TC, Pearson ML, et al. Special report: Guideline for the prevention of surgical site infections,1999. Infect Control Hosp Epidemiol . 1999; 20(4): 250-278 . Disponible en: Http://www.cdc.gov/ncidod/hip/SSI/SSI_guideline.htm. Accedido el 23 de febrero de 2005.

Medline Plus Medical Dictionary. Disponible en: Http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/mplusdictionary.html. Accedido el 23 de febrero de 2005.



Último revisado 25 de febrero de 2005 por Lawrence Frisch, MD, MPH

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!