Facebook Pixel

La triada de las atletas femeninas: Poniendo a las muchachas adolescentes en riesgo

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

La triada de las atletas femeninas: Poniendo a las muchachas adolescentes en riesgo

Kathy (no es su nombre verdadero), una ejecutante estrella del equipo de fútbol de su escuela estaba preocupada. Las esbelta muchacha de 15 años había perdido el último par de periodos menstruales y estaba experimentando fatiga y malestar general. El embarazo no era la causa - sino el atletismo y la malnutrición.

Kathy es una de las más de 2.5 millones de muchachas adolescentes que participan en deportes de preparatoria en todos los Estados Unidos y mientras que los deportes pueden proporcionar numerosos beneficios de salud, las mujeres que juegan en campos pueden incurrir en algunos riesgos de salud.

Los componentes de la triada

De acuerdo con Bonnie Nye, MD, doctora de Kathy y directora médica del Sports Medicine Clinic en el The Children's Hospital de Philadelphia, el padecimiento físico de las adolescentes no es poco común. La Dra. Nye, así como también la American Academy of Pediatrics (AAP), creen que las mujeres jóvenes enfrentan un trio de posibles complicaciones de salud. Llamados como "la triada atlética femenina," estos riesgos son desórdenes en la alimentación, amenorrea (ausencia de menstruación) y disminución de la densidad mineral ósea

Demasiado pocos nutrientes y fluidos

De acuerdo con la Dra. Nye, el estilo de vida de Kathy es similar al de muchas jóvenes. El segundo año de bachillerato con frecuencia obliga a salir corriendo de la casa por la mañana, sin haber desayunado o tomado algo de líquidos. Si ella tomó algo para beber, esto debió ser una taza de café, la cafeína la cual podría actuar como un diurético, causando que Kathy pierda líquidos vitales en vez de retenerlos.

En la escuela, Kathy no tendrá nada que comer o beber hasta la hora de la comida (los botes de agua personales fueron prohibidos en su escuelas debido a que se descubrió que los estudiantes los llenaban con vodka o gin). El almuerzo de Kathy fue un apresurado asunto de 20 minutos, bañado con el té helado que proviene de la máquina despachadora de la cafetería. El té helado, como la mayoría de los refrescos, también contiene cafeína y tiene un efecto diurético, lo que significa que cuando Kathy llegó a su práctica de fútbol ella ya estaba deshidratada, incluso antes de involucrarse en vigorosas actividades atléticas.

Desórdenes alimenticios, problemas menstruales, osteoporosis

La Dra. Nye se refiere a los patrones alimenticios de Kathy como una "comida desordenada." Esto es diferente de un desorden alimenticio, el cual, dice la Dra. Nye es la manipulación intencional de la dieta por razones no saludables. En el caso de Kathy, su estilo de vida y la falta de una guía nutricional adecuada le impedían comer apropiadamente.

La AAP dice que una alimentación desordenada puede causar amenorrea, otro componente de la triada atlética femenina. La ausencia anormal de periodos menstruales pone a las mujeres jóvenes en riesgo de osteoporosis, una enfermedad que conduce a que los hueso se vuelvan frágiles y a un incremento en el riesgo de fracturas de la cadera, la columna y de la muñeca.

Las atletas no deberían hacer dieta

Esto se debe a que las atletas adolescentes necesitan una cantidad abundante de calorías que los médicos de la Nemours Foundation, una organización no lucrativa para la salud de los niños, establecen que, en ausencia de instrucciones específicas del médico, "La dieta no es parte de ser un atleta."

La muchachas se encuentran en mayor riesgo

Sue Sanders, RD, una ex atleta universitaria y profesora de la Food Science and Technology en New York University, dice que las muchachas jóvenes son más propensas a tener una alimentación desordenada. Esto se debe a que tienden a tomar parte en deportes en los cuales el peso y la apariencia son preocupaciones, tales como la gimnasia, el baile, los saltos, el patinaje, la natación y la carreras. Esto puede llevar a hábitos poco nutritivos o peor aun, a la anorexia y la bulimia.

Además, la percepción de las muchachas jóvenes de sus cuerpos es susceptible a las influencias externas. Un estudio revisado de 550 muchachas de los grados de 5 a 12 publicado en Pediatrics , el periódico de la AAP, encontró que el 69% de las muchachas que vieron fotos en revistas influenciaron sus ideas de la forma perfecta de cuerpo. Cerca de la mitad de las muchachas encuestadas dijeron que querían perder peso debido a las fotos de la revista; sin embargo, sólo el 29% de ellas tenían, de hecho, sobrepeso.

Evitando una imagen pobre del cuerpo

Los expertos ofrecen los siguientes consejos a los padres para ayudarles a evitar una imagen pobre del cuerpo en sus hijos:

  • Cuide lo que dice
  • Sanders dice que los padres necesitan hablar con su hijas acerca de cuál debe ser una la forma apropiada del cuerpo femenino. Esto significa no sólo monitorear lo que sus hijas están leyendo en las revistas y lo que miran en la televisión sino también discutir al falta de salud y atractivo de ser extremadamente delgada. Las observaciones no advertidas hechas por los adultos también pueden afectar la manera en que las muchachas se ven a sí mismas, dice Sanders. Su consejo: Los padres y los entrenadores deben fomentar un sentido positivo de autoestima en las muchachas jóvenes y abstenerse de usar palabras cargadas como "gordinflona" o "nena gorda."
  • Establezca un buen ejemplo
  • La Dra. Nye dice que los adultos, particularmente los padres, tienen una función que desempeñar en establecer buenos ejemplos a sus hijas. Las madres no deben estar obsesionadas acerca de su propio peso o dieta. "Las muchachas copian sentimientos acerca de sus cuerpos a partir de sus madres," dice. Así que depende de los padres proporcionar un buen modelo nutricional. Las comidas saludables deben ser servidas y comidas en casa y en momentos apropiados del día.
  • Anímelas a tomar abundantes cantidades de agua
  • La Dra. Nye enfatiza que tomar agua antes, durante y después del ejercicio es tan importante como tener el equipo adecuado. Los padres y los entrenadores deben enseñarle a las atletas jóvenes a tomar agua sin importar que se sientan o no con sed (de hecho, sentirse con sed es una señal de deshidratación).
  • Mire y escuche
  • Los padres necesitan conocer las señales y síntomas de que la salud de sus hijas pueda estar en riesgo. Ponga mucha atención en las muchachas que expresen su preocupación acerca de su peso y de la grasa corporal. Otros signos de advertencia incluyen la pérdida anormal de peso, poner énfasis exagerado en los alimentos libres de grasa, cambios en los patrones alimenticios y exceso de ejercicio.

Fuentes Adicionales de Información

American Academy of Pediatrics
http://www.aap.org

National Institutes of Health, Osteoporosis and Related Bone Diseases National Resource Center
http://www.osteo.org



Último revisado Marzo 2001 por EBSCO Publishing's Medical Review Board

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!