Facebook Pixel

Las Pruebas de Revision Cardiaca para Riesgo Cardiovascular No Motivan a los Pacientes

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Las Pruebas de Revisión Cardiaca para Riesgo Cardiovascular No Motivan a los Pacientes a Cambiar Sus Comportamientos de Salud

Casi 13,000,000 de estadounidenses tienen enfermedad de las arterias coronarias (CHD por sus siglas en inglés), una enfermedad prevenible. Aunque la revisión para detectar el riesgo cardiovascular usando medios convencionales ( presión arterial , niveles de colesterol , peso) ha llegado a ser algo frecuente, los efectos benéficos de los resultados de estas revisiones han sido decepcionantes. Conscientes de esta información, aún así muchos pacientes no reducen su riesgo. Parece ser necesaria una nueva estrategia de predicción de riesgo.

Una idea es revisar en si la presencia de enfermedad cardiovascular, en vez de sus factores de riesgo, en pacientes sin síntomas. La tomografía por haz de electrones (EBT por sus siglas en inglés) es un procedimiento relativamente nuevo usado para detectar los depósitos ateroscleróticos en las arterias que dan suministro al corazón, la presencia de estos indica CHD. Actualmente los médicos usan el EBT para motivar a sus pacientes a adoptar comportamientos más saludables con la esperanza de prevenir el CHD. Sin embargo, la efectividad de esta práctica no ha sido establecida.

En un estudio publicado el 7 de mayo del 2003 en la Journal of the American Medical Association , investigadores reportaron que un año después de la revisión por EBT, los pacientes asintomáticos no habían cambiado sus comportamientos lo suficiente para disminuir significativamente su riesgo cardiovascular.

Acerca del Estudio

Los investigadores matricularon a 450 hombres y mujeres entre las edades de 39 a 45 años, entre enero de 1999 y marzo del 2001. Ellos excluyeron a cualquiera con un antecedente conocido de CHD o angina .

Cada paciente proporcionó detalles de su historial médico personal y familiar así como su condición de fumadores y entonces se sometieron a mediciones de altura y peso, de presión arterial y de niveles de colesterol. Usando estos factores de riesgo convencionales, los investigadores calcularon el riesgo cardiovascular pronosticado para los sujetos a partir de la ecuación Framingham Risk Score (FRS) de 10 años. La tomografía de haz de electrones fue realizada en todos los pacientes.

Entonces los investigadores dividieron aleatoriamente a los pacientes en cuatro grupos:

  • Los resultados del EBT fueron proporcionados en un entorno de control de cuidados intensivos (ICM)
  • Los resultados del EBT fueron proporcionados en un entorno de cuidados normales
  • Los resultados del EBT fueron retenidos en un entorno de ICM
  • Los resultados del EBT fueron retenidos en un entorno de cuidados normales

Todos los participantes fueron asesorados acerca de los factores de riesgo modificables, incluyendo hipertensión , obesidad , colesterol elevado , estilo de vida sedentario, fumar, dieta alta en grasas e intolerancia a la glucosa. Para los participantes a los que se les habían dicho los resultados de su EBT, los participantes saludables explicaron si sus resultados del EBT reflejaron o no la acumulación ateroesclerótica en sus arterias.

Los participantes de cuidados normales recibieron asesoría alimenticia, para dejar de fumar y sobre ejercicio así como también fueron canalizados a un dietista o programa para dejar de fumar si era necesario. Los participantes ICM fueron contactados frecuentemente por enfermeras y dietistas quienes proporcionaron asesoría en curso a la medida de la etapa específica de cambios en el comportamiento de los participantes.

Un año después de la revisión EBT, los investigadores volvieron a calcular los Framingham Risk Scores de 10 años de los participantes.

Los Resultados

Un año después de la revisión EBT, cuando los investigadores compararon los grupos que recibieron los resultados del EBT con los aquellos que no lo recibieron, ellos encontraron que el cambio promedio en la puntuación FRS de 10 años fue de +0.30% contra +0.36%. Esta diferencia no fue significativa. La falta de efecto en los resultados EBT permaneció constante si la información era presentada en un entorno de ICM o en un entorno de cuidados normales.

Cuando se comparó al grupo que recibió ICM con el que no lo recibió, ellos observaron un cambio promedio en la puntuación del FRS de 10 años de -0.06% contra 0.74%, lo cual representa una diferencia significativa. Después de factorizar a los pacientes de acuerdo a si conocían o no sus resultados EBT, los pacientes que recibieron ICM fueron aún significativamente más propensos a mejorar su puntuación FRS de 10 años en comparación con los pacientes que recibieron un cuidado normal.

¿De Qué Manera le Afecta Esto?

Los profesionales de la salud han especulado que presentar evidencia objetiva (en este caso anatómica) de la enfermedad cardiaca puede motivar a los pacientes a modificar sus comportamientos de salud más que simplemente alertarlos de sus riesgos. Este estudio mostró que el conocimiento de los resultados EBT no incitó a los pacientes a modificar sus comportamientos lo suficiente para cambiar su riesgo cardiovascular - al menos no en los pacientes quienes eran asintomáticos para el CHD. Sin embargo, es posible que el EBT tuviera un efecto más fuerte en alguien que es sintomático para CHD.

El estudio encontró que el control intensivo del caso estaba asociado con una disminución del riesgo cardiovascular. Esto sugiere que los profesionales de la salud deben enfocarse en la identificación agresiva y el control de los factores de riesgo modificables. Al mismo tiempo, debe ser hecha más investigación para determinar si el ICM resultará en una reducción de la mortalidad por CHD a largo plazo.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Heart Association
http://www.americanheart.org

National Heart, Lung, and Blood Institute
National Institutes of Health
http://www.nhlbi.nih.gov

Fuentes:

O’Malley PG, et al. Impact of electron beam tomography, with or without case management, on motivation, behavioral change, and cardiovascular risk profile: A randomized controlled trial. JAMA . 2003;289:2215-2223.



Último revisado Mayo 8, 2003 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!