Facebook Pixel

Los Adolescentes Activos Que Participan en Equipos Deportivos Son Menos Propensos de Realizar Comportamientos Riesgosos

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Los Adolescentes Activos Que Participan en Equipos Deportivos Son Menos Propensos de Realizar Comportamientos Riesgosos

De acuerdo a the Centers for Disease Control and Prevention (CDC), aproximadamente cada año tres millones de casos de enfermedades de transmisión sexual (STD, por sus siglas en inglés) se presentan entre los adolescentes y 860,000 muchachas adolescentes se embarazan. Además, el 80% de los estudiantes de último de curso de preparatoria han consumido alcohol, 62% ha fumado cigarros, 49% ha consumido marihuana y el 9% ha consumido cocaína.

Los estudiantes que participan en deportes son menos propensos a fumar, consumir marihuana u otras drogas o a realizar conductas sexuales riesgosas. Algunos estudios han examinado el uso de substancias y la actividad sexual, sin embargo, no consideraron los efectos del nivel de actividad física o el género.

Un estudio nuevo publicado en el numero de septiembre del 2003 de la revista Archives of Pediatric & Adolescent Medicine fue realizado para identificar si el estar activo de manera vigorosa, participar en equipos deportivos, o ambos se asocia con el abuso de substancias y conductas sexuales - y si estas asociaciones son específicas del género. Los resultados indican que las niñas adolescentes que participan en equipos deportivos y son físicamente activas (pero ninguna actividad por separado) son menos propensas a realizar varias conductas peligrosas y de riesgo para la salud. Entre los niños adolescentes, los miembros de un equipo deportivo físicamente activo fueron menos propensos a consumir drogas diferentes que los cigarros, el alcohol, la marihuana o inyecciones o píldoras de esteroides (sin receta) en comparación con los estudiantes físicamente activos que jugaban en un equipo.

Acerca del Estudio

Los investigadores analizaron información de la Youth Risk Behavior Survey escolar de 1999 (YRBS, que representó a 15,349 estudiantes de los grados noveno al doceavo que asistían a escuelas públicas o privadas en los 50 estados y en el Distrito de Columbia). Los estudiantes fueron colocados en una de cuatro categorías, basándose en sus respuestas a un cuestionario que les preguntaba acerca del ejercicio reciente y su participación en equipos deportivos durante el año pasado:

  1. Equipo activo - Aquellos que reportaron haber participado por lo menos en algún equipo deportivo y en 20 minutos o más de actividad física vigorosa durante tres o más días hábiles.
  2. Activo sin equipo - Estudiantes que no reportaron participación en equipos pero si 20 minutos o más de actividad vigorosa física durante tres o más días hábiles.
  3. Inactivo con equipo - Aquellos que reportaron participación en por lo menos un equipo deportivo y 20 minutos o más de actividad física vigorosa durante menos de tres días.
  4. Inactivos sin equipo - Estudiantes que no reportaron ni participación en un equipo ni tres o más días de actividad física vigorosa durante 20 minutos.

Además, varias preguntas del YRBS sobre la vida y actividad sexual reciente y abuso de substancias fueron seleccionadas para este estudio.

Los Resultados

Los investigadores encontraron que:

  • El 41.9% de los estudiantes estaba en la categoría del equipo activo
  • El 22.1% estaba activo sin equipo
  • el 12.6% estaba inactivo con equipo
  • El 22.3% estaba inactivo sin equipo

Los estudiantes de ambos sexos fueron divididos uniformemente entre las categorías con las siguientes excepciones: Había más niñas que niños en la categoría de inactivos sin equipo (29.3% contra 15.1%) y había más niños que niñas en la categoría de equipo activo (48.9% contra 34.8%).

Entre los estudiantes varones, las únicas conductas peligrosas asociadas con cualquier categoría fue "otro uso de drogas" (que incluía cocaína, heroína y metanfetaminas). Los participantes del equipo activo fueron menos propensos a consumir estas drogas (18.2%) que los participantes activos sin equipo (25.8%). Los participantes del equipo activo no tuvieron diferencias significativas del equipo no activo o de los estudiantes varones inactivos sin equipo.

Entre las estudiantes, las participantes del equipo fueron significativamente menos propensas que otras estudiantes a tener relaciones sexuales o múltiples parejas sexuales. Las participantes en el equipo activo también tuvieron un predominio significativamente más bajo de quedar embarazadas que las muchachas de los otros grupos, con la excepción de las participantes del grupo del equipo inactivo. Además, las estudiantes del equipo activo fueron significativamente menos propensas de caer en la práctica habitual de consumir cigarros o marihuana en comparación con el grupo activo del equipo inactivo (pero sin comparación con las muchachas de los otros dos grupos).

Aunque estos resultados son intrigantes, es importante recordar que este estudio puede estar limitado por el hecho de que los estudiantes pudieron haber reportado de más o de menos sus conductas peligrosas para la salud. Además, debido a la naturaleza de sección cruzada del estudio, los investigadores no pudieron determinar si alguna de las conductas peligrosas para la salud examinadas fue el resultado directo de la participación en los deportes.

¿Cómo Le Afecta Esto?

Este estudio sugiere que la actividad física más la participación en un equipo deportivo sí modifica las conductas riesgosas para la salud. Y lo hace de manera diferente para los varones que para las mujeres. Esto puede deberse a que los factores motivacionales de la participación en equipos deportivos o a la naturaleza de los mismos deportes pueden atraer a un subconjunto diferente de adolescentes hombres versus uno de mujeres. Cualquiera que sea el caso, parece que las muchachas que son físicamente activas y participan en equipos deportivos se distinguen a sí mismas de los otros estudiantes, hombres y mujeres.

Mientras los beneficios a largo plazo de la actividad física están relativamente claros, las ventajas de los adolescentes que tienen actividad física vigorosa y participación en los deportes están menos entendidos. Los estudios longitudinales, que dan seguimiento a un grupo de personas durante un tiempo, son necesarios para determinar la naturaleza precisa de la asociación entre la participación en un equipo deportivo y las conductas riesgosas.

Incluso sin tales estudios, parece obvio que los padres, maestros y administradores deben considerar seriamente los beneficios inmediatos y fáciles de alcanzar de la participación deportiva cuando planeen sus programas educativos.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)
http://www.cdc.gov

Kids Health
http://kidshealth.org/

Fuentes:

Kulig K, Brener ND, McManus T. Sexual Activity and Substance Abuse Among Adolescents by Category of Physical Activity Plus Team Sports Participation. Arch Pediatr Adolesc Med . 2003;157:905-12.

Adolescent and School Health: Sexual Behaviors. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Disponible en: Http://www.cdc.gov/nccdphp/dash/sexualbehaviors/index.htm.
Accedido el 8 de septiembre del 2003.

Youth, Alcohol, and Other Drugs. The National Council on Alcoholism and Drug Dependence.
Disponible en: Http://www.ncadd.org/facts/youthalc.html.
Accedido en septiembre 8 del 2003.



Último revisado 11 de septiembre del 2003 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!