Facebook Pixel

Los licuados de chocolate y fresa ayudan a los ninos a obtener la leche - y el calcio - que necesitan

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Los licuados de chocolate y fresa ayudan a los niños a obtener la leche - y el calcio - que necesitan

Durante la niñez y la adolescencia, los esqueletos de los niños están absorbiendo calcio para construir y fortalecer los huesos. Si falta calcio durante esta etapa crucial, el resultado es huesos débiles y un alto riesgo de osteoporosis posteriormente en la vida. Desafortunadamente, muchos niños no consumen suficiente calcio. La leche y sus productos son las mejores fuentes de calcio y mientras las mamás en todas partes estimulan a sus hijos a tomar leche, algunas dudan de agregar jarabe o polvos de sabor por temor a agregar demasiada azúcar. Pero la investigación publicada en el número de junio de 2002 del Journal of the American Dietetic Association debe tranquilizar a las madres. Este estudio descubrió que los niños que beben leche con sabor beben más leche en general y no tienen mayores consumos de azúcar agregada que los niños que no beben leche saborizada.

Acerca del estudio

Investigadores de la University of Vermont en Burlington estudiaron a 3,888 niños entre las edades de 5 y 17 años. Se seleccionó a los participantes del estudio de población de la USDA Continuing Survey of Food Intakes of Individuals (CSFII) de 1994-1996 y 1998. La CSFII se diseñó para medir lo que comían y bebían los estadounidenses de todas las edades. Este análisis más pequeño y reciente incluyó sólo a niños de los que se tuvieran datos disponibles de consumo alimenticio de al menos dos días. Se dividió a los niños en dos grupos de edad: Niños en edad escolar de 5 a 11 años (2,763 niños) y adolescentes de edades de 12 a 17 años (1,125 niños).

Los investigadores midieron el consumo promedio de los niños (en gramos) de leche saborizada en dos días, utilizando una encuesta alimenticia múltiple de 24 horas. Este tipo de entrevista alimenticia utiliza una serie de métodos para determinar lo que come una persona en las 24 horas anteriores. Con base en los 2 días promedio del consumo de leche saborizada, cada grupo de edad se dividió más adelante en 3 categorías:

  • No consumidores
  • Aquellos que consumían ≤ 240 gramos
  • Aquellos que consumían > 240 gramos

Los investigadores también midieron el consumo de otras bebidas y nutrientes. Las bebidas incluían todo tipo de leche, jugos de frutas, refrescos y bebidas de fruta endulzadas con azúcar y ades (bebidas < 10% de jugo de fruta). Los nutrientes incluyeron vitaminas A y C, folato, hierro, calcio, fósforo, colesterol, fibra, azúcar agregada, grasa total y grasas saturadas. Dentro de cada grupo de edad, los investigadores compararon los consumos de bebida y nutrientes entre las tres categorías de consumo de leche saborizada.

Los resultados

Los niños que tomaron leche saborizada tuvieron un consumo total mayor que los niños que no bebieron leche saborizada. Además, los niños que bebieron leche saborizada tuvieron una menor ingesta de refrescos y jugos de frutas. Sin embargo, el consumo de jugo de fruta no fue significativamente diferente. El consumo de calcio también fue alto entre los niños que bebían leche saborizada, pero el porcentaje de energía de la grasa total y el consumo de azúcar agregada no fue diferente respecto a si un niño bebía leche saborizada o no.

Aunque estos resultados son interesantes, existen limitaciones para este estudio. Primero, el estudio se basa sólo en dos días de consumo, así que es posible que estos resultados no reflejen exactamente los patrones normales de comida y bebida. Los métodos de recuerdo de consumo se basan en la habilidad de recordar correctamente lo que se comió y cuánto se comió el día anterior. Puede ser que esto sea difícil para algunas personas, principalmente los niños. Por último, este estudio fue financiado por el National Dairy Council, una organización dedicada a promover un mayor consumo de leche y productos lácteos.

¿En qué manera le afecta?

¿Debería añadir unos chorritos de jarabe saborizado a la leche de su hijo? Claro, si esa es la única forma en que puede hacer que la beba, y especialmente si tomará el lugar de una lata de soda o una taza de bebida de fruta. Pero si su hijo disfruta el sabor natural de la leche y está bebiendo lo suficiente, no hay necesidad de agregar sabores. Mientras que este estudio muestra que la leche saborizada no aumenta el nivel de grasa y azúcar agregada en las dietas de los niños, no dice que la leche saborizada sea mejor que la leche normal. Agregar jarabe o polvos saborizados añade aproximadamente 80 calorías extras a un vaso de 8 onzas de leche; una taza de leche al 1% contiene 102 calorías.

Ya sea simple, de vainilla o de frambuesa, lo que más importa es hacer que su hijo beba leche. Durante la niñez y la adolescencia, los huesos están creciendo rápidamente y hay una necesidad de calcio para apoyar este crecimiento. Los niños de 4 a 8 años de edad necesitan 800 mg de calcio cada día (eso es 2½ a 3 tazas de leche; 1 taza de leche contiene 300 mg de calcio) y esta necesidad se eleva a 1,300 mg (4 a 4½ tazas de leche) cada día a la edad de 9 a 18 años. La mayoría de niños no cubre sus necesidades de calcio. De hecho, de acuerdo al US Department of Agriculture, el 90% de chicas adolescentes y el 70% de chicos adolescentes no alcanzan los 1,300 mg recomendados al día. Algo más; escoger leche baja en grasa (ya sea al 1% o descremada) ayudará a reducir el consumo de grasa.

Otras buenas fuentes de calcio incluyen:

  • Yogur: 1 taza = 300 a 400 mg (revise la etiqueta de Información Nutrimental)
  • Macarrón con queso, casero: 1 taza = 362 mg
  • Queso parmesano: 1 cucharada = 336 mg
  • Ponche de leche y huevo sin alcohol: 1 taza = 330 mg
  • Leche de soya fortificada con calcio: 1 taza = 250 a 300 mg (revise la etiqueta de Información Nutrimental)
  • Queso cheddar: 1 onza = 250 mg
  • Jugo de naranja fortificado con calcio: 1 taza = 200 mg
  • Budín, de una mezcla de cocine y sirva: ½ taza = 150
  • Queso cottage: 1 taza = 120 mg

Fuentes:

Johnson R, et al. The nutritional consequences of flavored-milk consumption by school-aged children and adolescents in the United States. Journal of the American Dietetic Association . Junio 2002;102(6):853-856.

Pennington JAT. Bowes & Church's Food Values of Portions Commonly Used , 17th ed. Lippincott Williams & Wilkins, 1998.



Último revisado 10 de Julio de 2002 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!