Facebook Pixel

Magnetoterapia: ?Terapia Real o Creencia lusionada?

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Magnetoterapia: ¿Terapia Real o Creencia lusionada?

HCA image for magnetic therapy article Desde hace mucho tiempo popular en Japón, la magnetoterapia recientemente ha entrado a la consciencia pública en los Estados Unidos, estimulada por golfistas y jugadores de tenis que pregonan las virtudes de los imanes en el tratamiento de las lesiones relacionadas con los deportes. Las almohadillas magnéticas para rodilla, hombro y tobillos, así como las plantillas y almohadillas para colchones, están ampliamente disponibles y son vendidas como proveedoras de un gran número de beneficios de curación.

Sin embargo, a pesar de este entusiasmo, no existe mucho en la forma de evidencia científica confiable para apoyar el uso de los imanes para estos padecimientos.

Tipos de Magnetoterapia y Sus Usos

El término "magnetoterapia" se refiere al uso de imanes colocados directamente sobre el cuerpo, generalmente sobre regiones donde hay dolor. (Un imán estático es un imán ordinario permanente, en contraste a una bobina electromagnética.) Los imanes estáticos son pegados al cuerpo con cinta o bien, encapsulados en productos diseñados especialmente como cinturones, envolturas o almoadillas acolchonadas.

Los imanes estáticos vienen en potencias variadas. Las unidades para medir la fuerza del imán son los gauss y los tesla. Un tesla es equivalente a 10,000 gauss. Un imán de refrigerador, por ejemplo, tiene alrededor de 200 gauss. Los imanes terapéuticos varían de 200 a 10,000 gauss, pero la medida usada más comúnmente es de 400 a 800 gauss.

Los imanes terapéuticos vienen en dos tipos diferentes de medidas de polaridad: Imanes unipolares y dispositivos de polo alterno. Los imanes que tienen norte en un lado y sur en el otro son conocidos, un poco confusamente, como imanes unipolares. Los imanes bipolares o de polos alternos son hechos de una hoja de material magnético con imanes de norte y de sur dispuestos en un patrón alterno, de tal forma que tanto el norte como el sur estén frente a la piel. Este tipo de imán ejerce un campo magnético más débil debido a que los imanes alternos tienden a oponerse unos con otros. Existen muchas opiniones conflictivas - sin evidencia de apoyo - acerca de cuál de estos es el mejor.

¿Cómo Funciona la Magnetoterapia?

Una idea equivocada comúnmente mantenida es que los imanes atraen el hierro de la sangre, de esa manera, moviendo la sangre y estimulando la circulación. Sin embargo, debido a que el hierro en la sangre está pegado a la hemoglobina, éste no es libre de responder al campo magnético. Los imanes estáticos podrían afectar partículas cargadas en la sangre, los nervios y las membranas de las células o alterar sutilmente las reacciones bioquímicas; sin embargo, los biofísicos son escépticos de que los imanes estáticos comercialmente disponibles sean lo suficientemente potentes para afectar el cuerpo de manera significativa. (Los campos magnéticos en movimiento de los electroimanes ejercen una clase de efecto distinto y no hay duda de que pueden afectar el tejido nervioso y posiblemente también otras partes del cuerpo.) Un ensayo doble ciego rigurosamente diseñado encontró que los imanes estáticos comercialmente disponibles no tienen ningún efecto sobre el flujo sanguíneo. Otros encontraron indicios de que los imanes estáticos podrían afectar el metabolismo del músculo, pero será necesaria investigación adicional para descartar esta posibilidad.

¿Cuál es la Evidencia Científica para la Terapia Magnética?

En ensayos doble ciego controlados por placebo, los imanes estáticos se han mostrado prometedores para un número de padecimientos, pero para ningún padecimiento existe evidencia concluyente.

Por ejemplo, un estudio de seis meses, doble ciego controlado por placebo en 119 personas con fibromialgia comparó dos almohadillas acolchadas disponibles comercialmente contra un tratamiento falso y ningún tratamiento. El grupo 1 usó una almohadilla acolchada diseñada para crear un campo magnético uniforme de polaridad negativa. El grupo 2 usó una almohadilla acolchada que variaba en la polaridad. En ambos grupos, fueron seguidas las instrucciones del fabricante. Los grupos 3 y 4 usaron tratamientos falsos diseñados para que fueran iguales en apariencia a los imanes usados en los grupos 1 y 2. El grupo 5 no recibió tratamiento. En promedio, los participantes de todos los grupos mostraron un indicio de progreso mayor en los 6 meses del estudio; sin embargo, las diferencias entre el tratamiento real y el tratamiento falso o la ausencia de tratamiento no proporcionaron una importancia estadística real. Este resultado significa que los beneficios vistos podrían haber sido debidos a la casualidad.

Otros estudios pequeños han evaluado la terapia magnética para el tratamiento de la neuropatía periférica , artritis reumatoide , recuperación después de liposucción, síndrome postpolio , dolor en la rodilla o la espalda, dolor crónico pélvico y el síndrome del túnel carpiano , pero los resultados no pudieron mostrar beneficios confiables.

Un estudio muestra las dificultades generales a ser encontradas al determinar los beneficios de tratamientos para padecimientos de dolor. Este estudio doble ciego controlado por placebo de 30 personas con síndrome del túnel carpiano encontró que un solo tratamiento con imán estático produjo beneficios dramáticos y a largo plazo. Sin embargo, se observaron beneficios dramáticos idénticos en el grupo de placebo. De esta manera, este estudio apoya otros ensayos que encuentran al tratamiento con placebo bastante efectivo para el tratamiento del dolor, pero no proporciona evidencia para la efectividad de los imanes por sí mismos.

El Resultado Final

Así que, ¿realmente los imanes son tan atractivos cuando se trata de aliviar el dolor? Dada la evidencia actual, es difícil de decir. Usted podría experimentar algún beneficio, pero no está claro si el tratamiento causará alguna mejoría por encima y mayor de lo que el placebo podría hacer. Sólo más estudio científico puede responder esta pregunta.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

National Center for Complementary and Alternative Medicine
National Institutes of Health
http://nccam.nih.gov/

Fuentes:

Alfano AP, Taylor AG, Foresman PA, et al. Static magnetic fields for treatment of fibromyalgia: A randomized controlled trial. J Altern Complement Med. 2001;7:53–64.

Brown CS, Ling FW, Wan JY, et al. Efficacy of static magnetic field therapy in chronic pelvic pain: A double-blind pilot study. Am J Obstet Gynecol . 2002;187:1581-1587.

Brown CS, Parker N, Ling F, et al. Effect of magnets on chronic pelvic pain. Obstet Gynecol. 2000;95:S29.

Carter R, Hall T, Aspy CB, et al. Effectiveness of magnet therapy for treatment of wrist pain attributed to carpal tunnel syndrome. J Fam Pract. 2002;51:38–40.

Colbert AP, Markov MS, Banerji M, et al. Magnetic mattress pad use in patients with fibromyalgia: A randomized double-blind pilot study. J Back Musculoskeletal Rehabilitation. 1999;13:19–31.

Collacot EA, Zimmerman JT, White DW, et al. Bipolar permanent magnets for the treatment of chronic low back pain: A pilot study. JAMA. 2000;283:1322–1325.

Frankel R, Liburdy R. Biological effects of static magnetic fields. In: Polk C, Postow E, eds. Handbook of Biological Effects of Electromagnetic Fields. 2nd ed. Boca Raton, FL: CRC Press; 1996.

Gmitrov J, Ohkubo C, Okano H. Effect of 0.25 T static magnetic field on microcirculation in rabbits. Bioelectromagnetics. 2002;23:224–229.

Hinman MR, Ford J, Heyl H. Effects of static magnets on chronic knee pain and physical function: A double-blind study. Altern Ther Health Med. 2002;8:50–55.

Holcomb RR, Parker RA, Harrison MS. Biomagnetics in the treatment of human pain: Past, present, future. Environ Med. 1991;8:24–30.

Hong CZ, Lin JC, Bender LF, et al. Magnetic necklace: Its therapeutic effectiveness on neck and shoulder pain. Arch Phys Med Rehabil. 1982;63:462–466.

Man D, Man B, Plosker H. The influence of permanent magnetic field therapy on wound healing in suction lipectomy patients: A double-blind study. Plast Reconstr Surg. 1999;104:2261–2266.

Martel GF, Andrews SC, Roseboom CG. Comparison of static and placebo magnets on resting forearm blood flow in young, healthy men. J Orthop Sports Phys Ther. 2002;32:518–524.

Segal NA, Toda Y, Huston J, et al. Two configurations of static magnetic fields for treating rheumatoid arthritis of the knee: Double-blind clinical trial. Arch Phys Med Rehabil. 2001;82:1453–1460.

Vallbona C, Hazlewood CF, Jurida G. Response of pain to static magnetic fields in postpolio patients: A double blind pilot study. Arch Phys Med Rehabil. 1997;78:1200–1203.

Weintraub M. Magnetic bio-stimulation in painful diabetic peripheral neuropathy: A novel intervention-a randomized, double-placebo crossover study. Am J Pain Manag. 1999;9:8–17.



Último revisado Agosto 2003 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!