Definición

Las malformaciones arteriovenosas (AVM) del cerebro y columna vertebral afectan aproximadamente a 300,000 estadounidenses. Éstas son marañas de vasos sanguíneos anormales. Las malformaciones arteriovenosas pueden formarse en cualquier parte donde existen arterias. Sin embargo, las que se forman en el cerebro o columna vertebral tienen efectos especialmente serios.

La sangre fluye a través de arterias, llevando oxígeno del corazón al cerebro. Entonces, la sangre entra en pequeños vasos sanguíneos que desaceleran el flujo de sangre y permiten que el oxígeno sea entregado al tejido circundante. Finalmente, las venas transportan la sangre privada de oxígeno lejos del cerebro hacia el corazón y pulmones para que recoja más oxígeno.

Las arterias en las malformaciones arteriovenosas no siguen este patrón. Éstas depositan la sangre directamente dentro de las venas a través de un canal llamado fístula, una abertura anormal similar a un tubo. El flujo sanguíneo a través de esta fístula es extremadamente rápido. Complicaciones a causa de esto incluyen:

  • Flujo incontrolado que no permite suministrar oxígeno
  • El flujo sanguíneo extremo ejerce una gran cantidad de presión en la pared de los vasos sanguíneos y podría provocar que se rompan y sangren (hemorragia)

Malformaciones Arteriovenosas en el Cerebro

vasos sanguíneos MAV cerebro
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Del dos al cuatro por ciento de todas las malformaciones arteriovenosas tienen hemorragia o sangrado. El daño causado por el sangrado depende de dónde se ubique la malformación arteriovenosa. Si la hemorragia está en el cerebro, se puede dañar el tejido cerebral. Éste podría ser daño temporal o permanente.

Las malformaciones arteriovenosas pueden dañar gravemente al cerebro y columna vertebral al:

  • Reducir la cantidad de oxígeno que llega al cerebro
  • Causar sangrado (hemorragia) dentro de los tejidos que conforman el sistema neurológico (el sistema nervioso, incluyendo el cerebro y columna vertebral)
  • Presionar o mover partes del cerebro o columna vertebral

Las complicaciones de las malformaciones arteriovenosas incluyen: apoplejías (se interrumpe por completo el suministro de sangre y oxígeno al cerebro), hidrocefalia (acumulación excesiva de líquido dentro del cerebro) y lesión de la columna vertebral (lo que posiblemente causa parálisis).

Mientras más pronto se traten las lesiones arteriovenosas, es mejor el resultado. Si usted sospecha que tiene esta condición, consulte a su médico inmediatamente.

Causas

Se desconoce la causa de las malformaciones arteriovenosas. Sin embargo, los investigadores creen que éstas ocurren mientras un feto está desarrollándose y las malformaciones arteriovenosas están presentes cuando nace.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Si tiene alguno de estos factores de riesgo, informe al médico:

  • Historial familiar - algunos tipos de malformaciones arteriovenosas se deben a defectos genéticos que pueden transmitirse de una generación a la siguiente. Las personas con un historial familiar de malformaciones arteriovenosas tienen riesgo más alto de desarrollar malformaciones arteriovenosas.
  • Historial de sangrado - algunos tipos de malformaciones arteriovenosas están asociadas con un mayor riesgo de sangrado. Las personas con sangrado recurrente inexplicable podrían tener alto riesgo de tener malformaciones arteriovenosas.

Síntomas

Existen numerosos síntomas que usted podría experimentar si tiene una malformación arteriovenosas. Los síntomas varían de persona a persona. Éstos también dependen de la ubicación de la malformación arteriovenosa en su cuerpo.

Si usted experimenta alguno de estos síntomas, no asuma que se debe a malformaciones arteriovenosas. Estos síntomas podrían ser causados por otras condiciones de salud menos serias. Si usted experimenta alguno de ellos, consulte a su médico.

  • Hemorragia intracraneal - sangrado dentro del cráneo
    • Éste es el síntoma más común, afectando aproximadamente a la mitad de personas con malformaciones arteriovenosas.
  • Ataque - ocurre en el 20%-25% de todos los casos
  • Dolor de cabeza
    • Los dolores de cabeza son un síntoma común, afectando aproximadamente al 15% de los casos. Algunas veces, los dolores de cabeza relacionados con un costado de la cabeza podrían ser una señal de que allí se encuentra una malformación arteriovenosa.
  • Debilidad muscular
  • Parálisis (pérdida de movimiento) en un costado del cuerpo
  • Mareos
  • Incapacidad para realizar movimientos decididos pero no a causa de parálisis (también conocida como apraxia)
  • Pérdida de coordinación, especialmente al caminar (también conocida como ataxia)
  • Sonido anormal del flujo sanguíneo
    • Este sonido, también llamado soplo cardiaco, puede ser identificado por su médico usando un estetoscopio. Éste es causado por el flujo sanguíneo extremadamente rápido a través de arterias y venas de una malformación arteriovenosa.
  • Dolor de espalda severo y repentino
  • Dificultad para hablar o entender el lenguaje
  • Pérdida de sentidos (oído, gusto, o tacto)
  • Alteraciones visuales
  • Pérdida de la memoria
  • Dificultad para pensar o confusión mental
  • Alucinaciones
  • Demencia

Los niños menores de dos años de edad podrían tener diferentes síntomas, incluyendo:

  • Insuficiencia cardiaca congestiva (incapacidad del corazón para bombear toda la sangre que regresa a él)
  • Hidrocéfalo (acumulación excesiva de líquido dentro del cerebro; da la apariencia de una cabeza grande)
  • Convulsiones

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico.

Su médico necesitará más información para hacer una evaluación. Para obtener un entendimiento más extenso de su condición, su médico podría ordenar algunos exámenes. Las pruebas pueden incluir:

  • Angiografía o arteriografía - se inyecta un medio de contraste (también llamado agente de contraste) dentro de sus arterias y se toman rayos X para determinar la circulación sanguínea.
  • Angiografía superselectiva - se inserta un catéter, el cual es un tubo muy delgado y flexible, dentro de su arteria hasta que llegue al lugar de la malformación arteriovenosa. Entonces, su médico liberará una pequeña cantidad del medio de contraste (agente de contraste) directamente dentro de la lesión. Se toman rayos X para examinar el flujo sanguíneo en el lugar de la lesión.
  • Tomografía axial computarizada (TAC) - Una computadora toma información de varias radiografías de la cabeza, el cerebro o la columna vertebral. Con frecuencia, esto se usa para determinar y ubicar hemorragias.
  • Imagen de resonancia magnética (MRI) - mediante el uso de magnetos y ondas de radio, el médico obtiene imágenes del cerebro y la columna vertebral. Las MRI son muy sensibles y pueden mostrar si ha ocurrido hemorragia. También puede proporcionar información sobre la ubicación y características físicas de la malformación arteriovenosa.
  • Angiograma de resonancia magnética (MRA) - Este examen involucra la inyección de un medio de contraste dentro de sus arterias, después de lo cual, se obtienen imágenes mediante el uso de una máquina de MRI.

Probablemente su médico lo canalice a un especialista para recibir examinación y tratamiento adicionales. Existen numerosos especialistas quienes se enfocan en malformaciones arteriovenosas, incluyendo neurólogos, neurocirujanos, y neurorradiólogos.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es prevenir la hemorragia, la cual puede conllevar a apoplejías. Su médico necesitará determinar si su malformación arteriovenosa ha sangrado, si no es demasiado grande, y si está localizada en un área que pueda ser fácilmente alcanzada y tratada.

Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las opciones de tratamiento incluyen:

Medicamentos

Pueden tomarse medicamentos para aliviar los síntomas que podría estar experimentando, como dolor de cabeza, dolor de espalda, y ataques. Sin embargo, esto no elimina la malformación arteriovenosa.

Cirugía

Usted debe trabajar con su médico para decidir si le gustaría seguir con cirugía o tratar o no su malformación arteriovenosa. Dejar una malformación arteriovenosa sin tratamiento podría conllevar a serias complicaciones. Sin embargo, siempre hay el riesgo de daño al sistema nervioso con la cirugía.

Existen diferentes tipos de cirugía disponibles y la opción a elegir dependerá del tamaño y ubicación de la malformación arteriovenosa. Los tipos de cirugía incluyen:

Cirugía convencional

Esta cirugía convencional involucra realizar cirugía en el área del cerebro o columna vertebral donde se encuentre la malformación arteriovenosa, incluyendo la fístula. Este procedimiento es el tratamiento más riguroso para las malformaciones arteriovenosas.

Embolización Endovascular

La embolización endovascular se utiliza frecuentemente para malformaciones arteriovenosas que están localizadas más profundo dentro del cerebro. No puede usarse cirugía regular por el riesgo de daño al tejido circundante en el cerebro o columna vertebral.

Un cirujano guiará un catéter a través de sus arterias hasta que alcance la malformación arteriovenosa. Después, se insertará una sustancia para tapar la fístula. Este procedimiento no destruye la malformación arteriovenosa pero sí reduce el flujo sanguíneo a la malformación arteriovenosa y hace que la cirugía sea más segura.

Radiocirugía

Este procedimiento usa un haz de radiación altamente concentrada, enfocado directamente hacia la malformación arteriovenosa. La radiación daña las paredes de los vasos sanguíneos, conllevando a la malformación arteriovenosa. Este procedimiento no siempre destruye por completo la malformación arteriovenosa, especialmente si es muy grande.

Algunas veces, las malformaciones arteriovenosas responden mejor si se dejan sin tratar con base en su tamaño y ubicación. Es mejor hablar con su médico sobre su decisión.

Prevención

No hay manera de prevenir una malformación arteriovenosa. Sin embargo, para ayudar a reducir sus probabilidades de hemorragia, tome las siguientes medidas:

  • Aprenda maneras para evitar tener presión arterial elevada, como:
    • Evite levantar objetos pesados.
    • Deje de fumar.
    • Mantener un peso saludable.
    • Tome alcohol sólo con moderación.
    • Consuma una dieta saludable, con una cantidad adecuada de sodio.
  • Evite adelgazadores de la sangre (medicamentos como warfarina).
  • Continúe consultando a su médico y a un neurólogo para revisar regularmente la condición de su malformación arteriovenosa.