Facebook Pixel

?Mas Mamogramas Conduciran a Menos Canceres en Seno de Etapa Tardia?

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

¿Más Mamogramas Conducirán a Menos Cánceres en Seno de Etapa Tardía?

cáncer de seno ha dado grandes zancadas en años recientes, gracias en gran parte al progreso en la detección temprana. Los mamogramas , o radiografías del seno, son usados ampliamente como una herramienta en la detección temprana. El National Cancer Institute recomienda que las mujeres de cuarenta años y mayores deban ser revisadas con una mamografía de cada uno a dos años.

Pero a pesar de los niveles bastante altos de mamografías de revisión en los Estados Unidos - para 1993, el 60% de las mujeres en edad de 50 años y mayores habían tenido un mamograma en los dos años anteriores - los cánceres de seno de etapa tardía todavía ocurren. La pregunta es si esto representa una falla en el proceso de revisión.

En un artículo publicado el 20 de octubre del 2004 en Journal of the National Cancer Institute , investigadores examinaron esa cuestión y encontraron que cerca de la mitad de los cánceres de seno en etapa tardía fueron diagnosticados en mujeres que no habían sido revisadas. También había un grupo sustancial de mujeres revisadas cuyos cánceres de seno no habían sido detectados. Los investigadores sugieren que hacer de la promoción de mamogramas una prioridad, así como mejorar la detección de cáncer de seno durante revisión reduce los cánceres de seno en etapa tardía.

Acerca del Estudio

Analizando datos de siete planes de cuidado de salud, los investigadores seleccionaron a 1347 mujeres, de la edad de 50 años o mayores, quienes fueron diagnosticadas con cáncer de seno en etapa tardía entre 1995 y 1999. Ellos definieron la etapa tardía como un cáncer que era más grande de una pulgada de tamaño (≥ 3 centímetros) o que ya se había diseminado. Estos sujetos de caso fueron combinados con 1347 sujetos de control , por plan de cuidado de salud, edad y fecha de diagnóstico. Los pacientes de control habían sido diagnosticados con cáncer de seno en etapa temprana entre 1995 y 1999, con una etapa temprana definida como cualquiera distinta a la fase tardía. Todas la mujeres en el estudio tuvieron acceso a una mamografía de revisión. Las mujeres con un diagnóstico previo de cáncer de seno fueron excluidas de este estudio.

Los investigadores compararon los sujetos de caso con los sujetos de control, y basados en sus primeros mamogramas de revisión, los dividieron en tres categorías:

  • Ausencia de revisión (ningún mamograma hecho)
  • Ausencia de detección (resultado de mamograma normal o negativo)
  • Interrupción potencial en el seguimiento (resultado positivo del mamograma, pero con diagnóstico de cáncer de seno más de un año después)

Las mujeres con la enfermedad en etapa tardía fueron comparadas con las de la enfermedad en etapa temprana en cada categoría. Además, los investigadores analizaron las características demográficas (tales como la edad, estado civil e ingresos) de las mujeres con enfermedad en etapa tardía que no habían tenido un mamograma de revisión.

Los Resultados

Las mujeres quienes no habían tenido un mamograma de revisión fueron más de dos veces propensas a tener cáncer de seno en etapa tardía que las mujeres que habían tenido un mamograma de revisión. Además, las mujeres con enfermedad en etapa tardía fueron más propensas a no haber tenido un mamograma de revisión si ellas:

  • Tenían 75 o más años de edad
  • No eran casadas
  • No tenían historial familiar de cáncer de seno
  • Tenían menos educación
  • Tenían un ingreso anual medio de menos de $75,000

Los autores de este estudio también encontraron que el 40% de los cánceres de seno en etapa tardía ocurrieron en mujeres cuyos mamogramas no pudieron detectar su cáncer en comparación con un 57% de los cánceres de seno en etapa temprana. La interrupción potencial en el seguimiento fue asociada con un 8.4% de las pacientes en etapa tardía y con 8.8% de las pacientes en etapa temprana.

Los resultados del estudio fueron limitados por el hecho de que los investigadores eligieron un grupo de control que tuvo acceso a la mamografía de revisión. Aunque este grupo de control permitió a los investigadores analizar cualquier interrupción en el proceso del cuidado, esto limitó su habilidad de medir las características y riesgos del cáncer de seno en etapa tardía en la población general.

¿En Qué Manera Le Afecta?

En este estudio, la ausencia de revisión representó alrededor de la mitad de las pacientes con cáncer de seno en etapa tardía. Como resultado, los investigadores propusieron hacer que la promoción de la mamografía de revisión fuera una prioridad. Y debido a que los mamogramas pasaron por alto un gran porcentaje de cáncer en el grupo en etapa tardía, los autores del estudio también abogan, por ejemplo, mejorar la detección de cáncer de seno por medio del uso de nuevas tecnologías de imagen.

Pero no todos están de acuerdo con esta interpretación de los resultados del estudio. Una editorial también publicada en este número del JNCI sostiene que los mamogramas de revisión son sujetos de prejuicios. Por ejemplo, aunque una detección temprana puede parecer incrementar el tiempo de supervivencia a partir de un diagnóstico de muerte, esto no necesariamente significa que la detección temprana en realidad tenga influencia en el curso de la enfermedad. El editorialista también anota que mientras que algunos cánceres pueden haber sido pasados por alto en este estudio, es más probable que estas mujeres no tuvieran cáncer en el momento de su mamograma normal y luego continuaran desarrollando el cáncer antes de su siguiente mamograma. Finalmente, él sostiene que incluso si el costo y la disponibilidad de los mamogramas se eliminan de la ecuación, como lo estuvieron en este estudio, las mujeres con más dinero y más educadas son más propensas a hacerse mamogramas de revisión que las mujeres con un estado socioeconómico y educacional más bajo, haciendo improbable que la promoción tenga mucho impacto.

Pero, ¿existe algún daño en hacerse un mamograma de revisión? La evidencia sugiere que particularmente en las mujeres jóvenes, existe una posibilidad más grande de falsos positivos, lo cual podría causar una ansiedad indebida y una innecesaria cirugía de seguimiento. Por otra parte, el cáncer de seno no se presenta en mujeres más jóvenes y la mamografía, incluso con todas sus fallas, todavía es la mejor prueba de revisión disponible para su detección temprana.

Si usted tiene 40 años de edad o más, hable con su médico acerca de sus factores de riesgo específicos para el cáncer de seno. Juntos, pueden decidir si un mamograma de revisión es lo adecuado para usted.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Cancer Society
www.cancer.org

National Cancer Institute
National Institutes of Health
www.cancer.gov

Fuentes:

Baum M. Breast cancer screening comes full circle. [Editorial] Journal of the National Cancer Institute . 2004; 96(20): 1490-1491.

Taplin SH et al. Reason for late-stage breast cancer: absence of screening or detection, or breakdown in follow-up? Journal of the National Cancer Institute . 2004; 96(20): 1518-1527.



Último revisado Oct 22, 2004 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!