Facebook Pixel

Mas Que el Blues: Comprendiendo la Distimia

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Más Que el Blues: Comprendiendo la Distimia

Usted tiene todo lo que siempre deseó - una esposa amorosa - dos hijos de ojos alegres, un gran empleo y un reluciente auto nuevo estacionado en la casa de sus sueños en los suburbios de la ciudad. Entonces, ¿por qué todavía muchas mañanas se levanta con cierto adormecimiento, diciendo "oh, Dios, no otro día"? Si el vaso siempre se ve medio vacío en lugar de medio lleno y su panorama pesimista y estado de animo pesado tarda en desaparecer semanas, meses o incluso más, usted puede estar padeciendo de distimia.

Distimia , una depresión con frecuencia no diagnosticada de severidad moderada a grave, que afecta del 3% al 6% de la población (entre 10 y 15 millones de estadounidenses). Según la American Psychiatric Association's Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales , 4ta edición (DSM-IV), las personas con distimia padecen de un "estado de ánimo depresivo que dura la mayor parte del día, unos días más que otros, durante dos años o más, con síntomas que nunca desaparecen por completo por periodos de más de dos meses."

Los Síntomas

Durante muchos años, la distimia anteriormente conocida como "neurosis depresiva," se creía que era un trastorno del carácter. Ahora está clasificada como un trastorno del estado de ánimo caracterizado por la presencia de tristeza, estado de ánimo depresivo en la mayor parte de la mayoría de los días, durante al menos dos años (un año en los niños), así como también al menos dos de los siguientes síntomas:

  • falta de apetito o comer en exceso
  • trastorno del sueño ( insomnio o dormir demasiado)
  • baja energía o fatiga
  • baja autoestima
  • concentración pobre o dificultad para tomar decisiones
  • sentimientos de desesperación y de falta de esperanzas

A pesar de la delicadeza de los síntomas, los cuales también pueden incluir irritabilidad, anhedonia (falta de capacidad de experimentar placer) y disminución en la productividad, la distimia que no se somete a tratamiento, puede tener significativos efectos en las relaciones, la vida laboral y la salud y bienestar en general.

Efectos en la Vida Diaria

Según el Clarke Institute of Psychiatry en Toronto, hasta el 80% de las personas con distimia reportan síntomas severos a largo plazo que llevan a dificultades en el funcionamiento social y/o ocupacional, así como altos niveles de ansiedad y abuso de sustancias. Las cantidades aproximadas de suicidios entre las personas que padecen distimia oscilan entre el 3% hasta el 12%.

Joel Yager, M.D., profesor en el Department of Psychiatry en University of New Mexico School of Medicine, señala que aproximadamente el 40% de las personas con distimia eventualmente tienen episodios de depresión graves, los cuales son conocidos como depresión doble. La depresión grave, que afecta profundamente las actividades diarias, está marcada por cambios significativos en los patrones de sueño y el apetito; sentimientos intensos de tristeza, desesperanza y culpabilidad que algunas veces puede alcanzar proporciones inimaginables; y es a menudo acompañada por pensamientos recurrentes acerca de la muerte y/o suicidio. Si usted está teniendo estos síntomas, busque ayuda médica.

Causas: ¿Genéticas, Bioquímicas o del Entorno?

Depresión ahora se cree que es el resultado de una combinación bioquímica, genética y del entorno. Según Daniel N. Klein del Psychology Department en la State University of New York en Stony Brook, "el conocimiento de las causas y los orígenes de la distimia permanecen inconclusos. Sabemos que afecta a familias completas, aunque no está claro si la relación es debida a factores genéticos o del entorno, o ambos. "La distimia es más común entre las mujeres y puede comenzar a cualquier edad, aunque la aparición es particularmente común en la niñez y la adolescencia. Las personas con distimia tienen un mayor índice de depresión en otros miembros de la familia, en particular sus padres.

Enfrentándose a la Distimia

Robert M.A. Hirschfield, M.D., presidente del Department of Psychology and Behavior Sciences en la University of Texas en Galveston, es el autor de When The Blues Won't Go Away , una guía comprensible, fácil de leer y útil del trastorno distímico. Dice que existen cinco experiencias en la vida que lo pueden colocar en una colina cuesta abajo hacia la depresión permanente de bajo grado. Aunque estas situaciones no causan directamente la distimia, pueden aumentar las probabilidades de desarrollar el trastorno en alguien que tenga predisposición genética o vulnerabilidad hacia la depresión

Estas situaciones de la vida incluyen:

  • problemas de adaptación durante la adolescencia
  • transiciones problemáticas en la vida (cambios de casa, de trabajo, hijos abandonando el hogar)
  • pérdidas y crisis en la vida (muerte de seres queridos, divorcios)
  • problemas en la vida crónicos o sin resolver (pobreza, desempleo)
  • estrés (relaciones problemáticas, enfermedad/discapacidad)

Desafortunadamente, muchas personas con distimia, que con frecuencia describen su estado de ánimo como tristeza o "depresión en el basurero," no reconocen que tienen una enfermedad para la cual existe ayuda disponible. En lugar de eso, ellos creen que "esta es sólo mi forma de ser."

Tratamiento Psicoterapéutico

Tradicionalmente, la psicoterapia de largo plazo, ha sido el tratamiento elegido para la distimia. Estudios recientes sugieren que la distimia responde particularmente bien a psicoterapias enfocadas y a corto plazo, tales como la terapia cognoscitiva y la terapia interpersonal, la cual enseña formas de modificar las creencias disfuncionales y los comportamientos, al mismo tiempo que dirige los problemas de relación asociados con o exacerbados por el estado de ánimo depresivo.

Medicamentos Antidepresivos

Existe también evidencia considerable mostrando que la distimia es en alto grado sensible al tratamiento con antidepresivos. Un estudio realizado en 1997 reportado en el American Journal of Psychiatry encontró mejorías significativas o la completa recuperación en un considerable porcentaje de los pacientes con distimia que fueron tratados con Zoloft o Tofranil, dos medicamentos antidepresivos comúnmente utilizados. Los pacientes que tomaron estos medicamentos reportaron mejoras en sus relaciones familiares, sociales y funcionalidad laboral y una mejor calidad de vida en general.

Ya que sus efectos secundarios son relativamente moderados, los Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI por sus siglas en inglés) como el Prozac (fluoxetina), el Paxil (paroxetina) y el Zoloft (sertralina) son ahora los medicamentos más comúnmente prescritos para los pacientes con distimia. Los efectos secundarios de los SSRIs incluyen disminución de la sensación sexual, ligeras náuseas, dolor de cabeza y de manera poco frecuente ansiedad o insomnio. Un tipo más antiguo de medicamentos antidepresivos, llamados tricíclicos, son igual o más efectivos que los SSRIs, pero tienen muchos efectos secundarios molestos, incluyendo aumento de peso, boca seca, estreñimiento y visión borrosa.

***Por favor note que: El 22 de marzo del 2004, la Food and Drug Administration (FDA) publicó un Public Health Advisory que previene a los doctores, pacientes, familiares y encargados de pacientes con depresión para que observen de cerca tanto a adultos como a niños que reciben ciertos medicamentos antidepresivos. La FDA está preocupada acerca de la posibilidad de que la depresión empeore y/o la emergencia de pensamientos suicidas, especialmente entre los niños y adolescentes al principio del tratamiento, o cuando existe un incremento o reducción de la dosis. Los medicamentos que le preocupan -principalmente SSRI (por sus siglas en inglés, inhibidores de la recaptación de serotonina selectiva) - son Prozac (fluoxetina), Zoloft (sertralina), Paxil (paroxetina), Luvox (flovoxamina), Celexa (citalopram); Lexapro (escitalopram), Wellbutrin (bupropion), Effexor (velafaxina), Serzone (nefazodona) y Remeron (mirtazapina). De estos, sólo el Prozac (fluoxetina) ha sido aprobado para usarse en niños y adolescentes para el tratamiento de un trastorno depresivo mayor. El Prozac (fluoxetina), Zoloft (sertralina) y Luvox (fluvoxamina) son aprobados para su uso en niños y adolescentes para el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo. Para mayor información, por favor visite http://www.fda.gov/cder/drug/antidepressants .

Los antidepresivos más nuevos como el Effexor, el Remeron, el Serzone y el Celexa, han demostrado ser muy efectivos y son bien tolerados por la mayoría de las personas. Joanna Landau, Ph.D., N.P.P., C.S., enfermera psiquiátrica profesional del Four Winds Hospital en Katonah, New York, dice que algunas personas rechazan tomar antidepresivos porque sienten que estos "alteraran su personalidad" o "los convertirán en otras personas." Estos medicamentos afectan el estado de ánimo, no la personalidad, explica la Dra. Landau, que piensa que los medicamentos en conjunto con la psicoterapia es por lo general el mejor tratamiento para la distimia. Y enfatiza, "no hay razón para que usted se resigne a vivir con sentimientos crónicos de infelicidad, no importa qué tan ligeros sean. La distimia es un trastorno tratable."

Fuentes Adicionales de Información:

National Institute of Mental Health
National Institutes of Health
http://www.nimh.nih.gov/

Fuente:

Distimia
Scientific American: Pregunta a los Expertos: Medicina
Disponible en:www.sciam.com/



Último revisado Abril 2003 por Rosalyn Carson-DeWitt, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!