Definición

El melanoma es un tipo de cáncer de piel. Afecta a las células de la piel llamadas melanocitos. Estas células producen el color de la piel. Además, producen el color oscuro de los lunares. Bajo condiciones normales, los lunares son tumores benignos de la piel. Esto significa que no son cancerosos. Ciertas veces, un lunar puede manifestarse como melanoma. Un lunar nuevo también puede ser el inicio de un melanoma.

Los melanomas son menos frecuentes y menos peligrosos. Existe una gran probabilidad de que se expandan a otras partes del cuerpo.

Melanoma

Melanoma
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

El cáncer de piel es causado por:

  • Radiación ultravioleta proveniente del sol
  • Radiación artificial que producen lámparas solares y cámaras de bronceado

Factores de riesgo

Estos factores aumentan sus probabilidades de manifestar melanoma:

  • Ciertos tipos de lunares llamados nevos displásicos o lunares atípicos (tienen la apariencia de un melanoma)
  • Grandes nevos displásicos presentes en el nacimiento
  • Edad: comienzo de la edad adulta, más tarde en la vida
  • Raza: blanca
  • Piel pálida
  • Cabello rojo o rubio
  • Ojos de color claro
  • Miembros de la familia con melanoma
  • Exposición excesiva al sol sin ropa protectora ni protector solar
  • Sistema inmunitario debilitado

Síntomas

Los melanomas usualmente no son dolorosos. Al principio, con frecuencia no tienen síntomas. El primer signo de melanoma con frecuencia es un cambio en el tamaño, la forma, el color o la sensación de un lunar ya existente. También, puede aparecer como un lunar nuevo, oscuro, descolorido o anormal. Recuerde que la mayoría de las personas tiene lunares. Casi todos los lunares son benignos.

Los siguientes síntomas indican que un lunar puede convertirse en un melanoma:

  • Forma irregular: una de las mitades no coincide con la forma de la otra mitad
  • Bordes desiguales: dentados, borrosos, irregulares; el pigmento puede expandirse en la piel circundante
  • Color irregular: el color es irregular con sombras negras, marrones o canela y posiblemente incluso blanco, gris, rosa, rojo o azul
  • Cambios de tamaño: en general aumentan su tamaño y llegan a ser más grandes que la goma de borrar de un lápiz (5 mm o 0,25 pulg)
  • Cambios de textura: pueden comenzar a tener escamas finas y luego se vuelven duros o abultados en los casos avanzados
  • Sangrado: pueden comenzar a producir picazón, supurar o sangrar en los casos más avanzados

Signos de melanoma potencial

Signo de cáncer de piel: lunar con borde irregular
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico. El médico le examinará la piel y los lunares. Se tomará una biopsia de algunos. Otros lunares pueden observarse con el paso del tiempo.

El médico puede también examinar los ganglios linfáticos. Pueden hallarse en la ingle, debajo del brazo, el cuello o en áreas cerca del lunar sospechoso. Los ganglios linfáticos que han aumentado de tamaño pueden indicar la diseminación de un melanoma. El médico puede necesitar tomar una muestra del tejido del ganglio linfático para detectar células cancerosas.

Tratamiento

Una vez que se halló el melanoma, se realizan pruebas para determinar si el cáncer se ha expandido. El tratamiento depende de si el cáncer se ha diseminado o no.

Cirugía

Se extirpará el melanoma y algo de tejido sano que lo rodea. Si se extrae una parte importante de tejido, es posible que se realice un injerto cutáneo. Los ganglios linfáticos cerca del tumor pueden extirparse también.

Quimioterapia

Esta terapia utiliza medicamentos para destruir células cancerosas. La quimioterapia puede administrarse de diferentes maneras. Estas incluyen píldoras, inyecciones y a través de sondas.

Terapia biológica

La terapia biológica implica el uso de sustancias generadas por el cuerpo para aumentar o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer. Los ejemplos incluyen:

  • Interferón
  • Interleucina 2
  • Vacunas antimelanoma

Radioterapia

La radioterapia es el uso de radiación para destruir células cancerosas y reducir tumores. No es una cura para el melanoma. Se utiliza en combinación con otros tratamientos.

Prevención

Para reducir sus probabilidades de desarrollar un melanoma:

  • Evite pasar mucho tiempo al sol.
  • Proteja la piel del sol. Por ejemplo, use una camisa, un sombrero de ala ancha y anteojos de sol.
  • Use protector solar con un factor de protección solar (FPS) de al menos 15.
  • Evite la exposición de la piel al sol entre:
    • 10:00 a. m. y 2:00 p. m. (hora estándar)
    • 11:00 a. m. y 3:00 p. m. (horario de verano)
  • Evite las lámparas solares y las cámaras de bronceado.

Tome las siguientes medidas para encontrar un melanoma en estadios tempranos:

  • Consulte con su médico si piensa que tiene un melanoma.
  • Si tiene varios lunares o antecedentes familiares de melanoma, controle la piel regularmente para detectar cambios en los lunares.
  • Solicite a su médico que le muestre cómo hacer un autoexamen de la piel.