Facebook Pixel

Nadar, Correr en Bicicleta, Correr...!Lo intentare!

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Nadar, Correr en Bicicleta, Correr...¡Lo intentaré!

Muchos atletas están buscando formas menos tradicionales de competencias para desarrollar su condición física y desafiar su resistencia mental; uno de estos es el triatlón. Este evento puede parecer imposible debido a que la gente relaciona al triatlón con el famoso Ironman (lo cual requiere que los atletas corran un maratón luego de nadar 2.4 millas y andar en bicicleta 112 millas), pero los triatlones existen con una gran variedad de distancias que van desde las de sprint hasta las del Ironman.

La escritora Karen Schroeder completó su primer triatlón este otoño y escribió acerca de su experiencia.

Nadar, andar en bicicleta, correr. Suena suficientemente simple. En cualquier verano cuando era chica, yo había probablemente hecho cada una de estas actividades. Y como adulto, corro varias veces a la semana, doy unas cuantas vueltas en la alberca de mi madre durante el verano y manejo mi bicicleta un poco por la ciudad. Así que, sabía que podía nadar, andar en bicicleta y correr pero, ¿podría hacerlo uno después del otro y rápidamente?

Ese fue el reto que mi hermano Jim nos planteó a mí y a mi amigo Bob un sábado de agosto. Jim ha completado el sprint del triatlón Hyannis Cape Cod cerca de cinco veces y estaba buscando alguna alma valiente para hacerlo con él en septiembre. Bob y yo fuimos aquellos reclutas ansiosos.

Preparándose

"Ninguno de mis amigos que ha hecho un triatlón conmigo lo ha intentado por segunda vez," nos advirtió mi hermano, pero no nos asustamos tan fácilmente. Yo había corrido varias carreras, Bob había completado su marca de ciclismo varias veces y ambos estábamos listos para un nuevo reto. Con sólo unas semanas para prepararnos, le pedí prestada a mi hermano su bicicleta y pasé toda la tarde en el camino con Bob cuando él me puso al tanto de los puntos para hacer cambios, dar vuelta y frenar. Mantuve mi rutina regular de carreras e incluso nos zambullimos en las frías aguas del Atlántico para unas cuantas brazadas. Y entonces llegó el día.

El Día de la Carrera

Una mañana fría y con viento de septiembre, estaba parada en la playa entre más de setecientos nerviosos atletas, usando mi gorra de natación, visores y mi nuevo traje de baño de triatlón (completado con unos cojines estratégicamente colocados para hacer el viaje por bicicleta mucho más confortable), esperando por el primer disparo de salida.

Natación Seria
Cuando el grupo de mi edad fue enviado al agua, me dispare para entrar en contacto con las olas profundas y rocosas en el océano Atlántico para nadar un cuarto de milla. Primero, la frenética marejada de los nadadores (incluyéndome a mí) destruyó mi concentración y tragué una gran cantidad de agua salada. Pero luego de unos momentos, me presioné a mí misma, puse mi cabeza en lo bajo y empecé a nadar con fuerza. Me impulse a través del agua, dando brazadas y patadas con mis extremidades, y todo lo que hacia parecía destinado a dejar un moretón en mi esforzado cuerpo. Acumulaba velocidad y confianza con cada brazada y, para el momento en que llegué a la segunda boya, me sentí más fuerte y más veloz y en unos cuantos minutos, emergí del agua e hice el sprint alrededor de la arena suave de la playa hacia el área de transición para prepararme con la bicicleta.

Un Viaje en Bicicleta con Brisa
Las 10 millas en bicicleta fueron bastante suaves, la brisa del océano es refrescante y pedaleé sobre un curso accidentado y con viento. Rebase a algunos ciclistas y algunos me rebasaron, pero cuando volvía al área del transición para ponerme mis zapatos de carrera, las 3.6 millas que estaban adelante de mí y mis piernas cansadas eran todo lo que llenaba mi mente.

Corriendo Con Resolución
Al principio de la carrera, vi a una tri atleta fuerte a la que había golpeado andando en su bicicleta. Estaba corriendo el curso completo de la carrera usando sólo su traje de baño de tri atleta, una señal segura de que ella era una atleta estacional de este multi-deporte, a diferencia de mí, que me había puesto un par de zapatos para andar en bicicleta y los pantaloncillos de carrera sobre mi traje de baño para cada etapa sucesiva de la carrera. Me presioné a mí misma y alcancé a esta mujer. Una vez que la alcancé y la rebasé, usé un juego mental para motivarme a lo largo del resto de la carrera, yo estaba en busca de la línea de meta. La curva final se extendía atrás alrededor de la playa donde este viaje había comenzado. Hice el sprint en las 100 yardas finales alrededor del suave e impredecible terreno de la playa, extendí mi zancada e impulsé mis brazos por algo que me pareció una eternidad hasta que finalmente me propulse cruzando la línea de meta.

¡Lo Hice! ¡Soy una Triatleta!

En sólo un poco más de 75 minutos, llegué a ser una triatleta. Durante los pocos minutos posteriores, me regodee de mi propio subidón privado. Había experimentado el "subidón de los corredores" varias veces antes, después de completar una carrera o durante una carrera ordinaria por la mañana iluminada con una extraordinaria sonrisa. Pero éste era un poco más fuerte, una intensa combinación de alivio, orgullo y verdadero cansancio que me dio la sensación de una serenidad estimulante.

Aunque la intensidad de esté subidón se ha marchitado un poco con el tiempo, el orgullo permanece y tiene una función significativa en la presencia del proceso de definir y refinar mi sentido de mí misma. Desde esa mañana de septiembre, he notado un pequeño cambio en la manera en que percibo las cosas, incluyéndome a mí misma. Encuentro la belleza en el suave entorno de un músculo al flexionarse, la gracia de una zancada larga y el poder de una fuerte patada en tijera. Estoy orgullosa de mi fuerza y de mi resistencia, no sólo de mis pantalones o talla de ropa. Raramente me fijo en una báscula para evaluarme a mí misma, en vez de eso registro qué tanto puedo llevar sostenida la flexión de un brazo y qué tan cerca estoy de presionarme a mí misma. Ya no estoy secretamente encantada cuando alguien me pregunta si he perdido peso. En vez de eso, me lleno de orgullo cuando escucho a un amigo referirse a mí como una triatleta.

Fuentes Adicionales de Información


Inside Triathlon
http://www.greatoutdoors.com/insidetri/

Ironman Triathlon
http://www.ironmanlive.com/



Último revisado Enero 2004 por Robert Leach, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!