Definición

La neumonía atípica es una infección pulmonar.

La "neumonía típica" es una enfermedad grave. Generalmente es causada por bacterias, como Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae o Klebsiella pneumoniae. La neumonía típica tiende a atacar a personas mayores, especialmente quienes tienen padecimientos cardiacos o pulmonares.

En contraste, la neumonía atípica tiende a ser una enfermedad más leve. Es causada por una variedad diferente de bacterias o virus y generalmente ataca a personas jóvenes sanas.

Todos los tipos de neumonía son condiciones potencialmente graves que requieren cuidado por parte de su médico.

Los Pulmones (Vista Transversal)

Imagen informativa de Nucleus
© 2008 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

Por lo general, la neumonía atípica es causada por:

  • Bacterias
    • Mycoplasma pneumoniae
    • Bacterias de la clamidia
    • Coxiella burnetii
    • Legionella
  • Virus

Factores de riesgo

Los siguientes factores aumentan su probabilidad de desarrollar neumonía atípica:

  • Ser niño, adolescente o adulto joven
  • Vivir en comunidades cerradas, como los dormitorios en internados o universidades, y barracones militares
  • Tabaquismo
  • Enfermedades pulmonares
  • Sistema inmunitario debilitado

Síntomas

Si experimenta alguno de estos síntomas, no suponga que se debe a neumonía. Estos síntomas podrían ser causados por otras condiciones de salud menos serias.

  • Fiebre (leve)
  • Nódulos linfáticos agrandados
  • Ojos enrojecidos
  • Escalofríos
  • Tos, con frecuencia seca
  • Dolor de garganta
  • Producción de flemas (esputo)
  • Dolores y malestares musculares
  • Apetito disminuido
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en el pecho
  • Falta de aire
  • Respiración acelerada
  • Cansancio intenso
  • Debilidad
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Erupción cutánea

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas e historial clínico, y le realizará un examen físico. Las pruebas pueden incluir:

  • Radiografía de tórax: un examen que usa radiación para obtener una imagen de la estructura interna del pecho; puede revelar la presencia de neumonía
  • Examen de sangre: al analizar los glóbulos blancos se puede determinar si padece una infección viral o bacteriana. Otras pruebas de sangre pueden identificar la presencia de algunas bacterias o virus.
  • Hemocultivo: las bacterias o virus se pueden detectar en las muestras de sangre
  • Examen de esputo: si tiene tos con esputo, se le puede solicitar que coloque un poco de esputo en un envase estéril para su análisis; esto puede revelar el tipo de bacteria que causa la enfermedad.

Tratamiento

Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las opciones de tratamiento incluyen:

Antibióticos

Generalmente, la neumonía atípica debida a bacterias se puede tratar con antibióticos orales en casa. Sin embargo, la neumonía más severa puede requerir antibióticos intravenosos en el hospital. Algunos de los antibióticos usados para tratar la neumonía atípica incluyen eritromicina, acitromicina y claritromicina.

La neumonía viral no responde al tratamiento antibiótico.

Oxígeno

Si está gravemente enfermo de neumonía, puede necesitar oxígeno extra.

Si se le diagnostica neumonía, siga las indicaciones del médico.

Prevención

Para ayudar a reducir sus probabilidades de contraer neumonía, siga los siguientes pasos:

  • Lávese las manos correctamente.
  • Evite el contacto con otras personas enfermas.
  • Reciba tratamiento para las condiciones crónicas.