Facebook Pixel

Ninos de padres divorciados: Calmando su dolor

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Niños de padres divorciados: Calmando su dolor

Andrea Bikfalvy tenía cuatro años de edad cuando sus padres se divorciaron.

"Yo recuerdo haber sentido miedo, incertidumbre e impotencia, como si mi mundo se viniera abajo," dice ella. Ninguno de sus padres explicó la separación a Bikfalvy, la cual estuvo al principio llena de pesadillas y luego con culpa . "Por mucho que mi mente pudiera decirme que el divorcio de mis padres no era mi culpa, en lo profundo, yo sentía que así era," dice ella.

Bikfalvy siguió en contacto con su padre pero vivió con su madre. Al principio ella compensó excesivamente su pérdida volviéndose una perfeccionista supersensible, "en parte por el miedo inconsciente de que si yo no era lo suficientemente buena, mi madre también me abandonaría," explica ella. Conforme ella creció, Bikfalvy superó la mayoría de sus sueños, ella aún batalla con la timidez y la profundamente arraigada creencia de que su padre se fue porque algo estaba mal con ella.

Un legado duradero

Las investigaciones sugieren que la respuesta de Bikfalvy al divorcio de sus padres es común. En The Unexpected Legacy of Divorce , la psicóloga Judith Wallerstein y colegas ofrecen controversiales y sorprendentes conclusiones de que incluso los niños bien adaptados al divorcio de sus padres pueden sufrir por el impacto mucho tiempo después de la infancia.

"Los padres deben saber el cambio radical que el divorcio implica para sus hijos, sin importar qué tan cuidadosamente lo planeen," dice Julia Lewis, PhD, una de los autores del libro. Los autores del estudio de 25 años de duración entre 93 niños concluyeron que cuando los padres se divorcian, los niños son más propensos a crecer con miedos constantes a la pérdida, los cambios, los conflictos, las traiciones y la soledad . Incluso aquellos que no tienen problemas obvios con las calificaciones, los amigos o muestras inapropiadas de agresión, se enfrentan con efectos emocionales tardíos durante la edad adulta, dice el Dr. Lewis.

La comunicación es la clave

Los expertos dicen que la forma en la que los padres les comunican a sus hijos la noticia del divorcio y los cambios inminentes en la familia, puede ser tan desafiante como esencial y ellos recomiendan los siguientes medios para facilitar la transición:

Diga la verdad Muchos padres encuentran más fácil evitar completamente hablar del divorcio, mientras que otros inventan historias para apaciguar a sus hijos a corto plazo. Pero el sentido de confianza del niño a futuro en las relaciones cuelga en la balanza. "La regla número uno es evitar decirle a sus hijos algo de lo que se va a retractar en tres meses o tres años," dice Jennifer, MD, pediatra y coautora de No Divorcie a Sus Hijos . "Usted no tiene que decirle toda la verdad a su hijo," agrega ella. "Puede ir agregando cosas conforme su hijo crece y puede comprender más."

Evite cubrirlos de consuelos Los padres que le aseguran a sus hijos que "todo estará bien," o "tu podrás ver a Papi siempre que lo desees," pueden poner el sentido de confianza de su hijo en riesgo.

Escuche más que sólo palabras "Los padres tienen que encontrar una manera de comprender lo que está siendo comunicado a través del comportamiento de sus hijos," dice Neil Talkoff, PhD, director del entrenamiento psicológico del niño y la familia en el California Pacific Medical Center en San Francisco. Eso significa observar cuidadosamente cualquier variación repetida fuera de su rango normal de conducta, pero no interpretar cualquier berrinche como signo de cicatriz emocional a casua del divorcio. Los niños que están aprendiendo a caminar pueden tener un retroceso o volverse más necesitado o encimoso. Los niños en edad escolar pueden sacar menores calificaciones o actuar agresivamente con ira . Los adolescentes pueden experimentar con drogas, sexo o pandillas para tener una sensación de pertenencia. El Dr. Talkof agrega que los niños que no muestran señales de cambio también deben ser observados cuidadosamente.

Consiga ayuda cuando sea necesario A diferencia de principio de la década de 1970, cuando Wallerstein y Lewis empezaron su investigación, hoy en día existen muchos recursos para los padres divorciados y sus hijos, desde clases hasta grupos de apoyo y terapeutas. Si los padres sospechan que los hijos podrían no estarse adaptando bien a la vida después del divorcio, el Dr. Talkoff recomienda que deberían considerar algún tipo de asesoría.

Ponga a los niños primero

Si se esta divorciando, es importante poner a sus hijos primero, de las siguientes maneras:

  • Permanezcan activos, padres involucrados.
  • Platiquen entre ustedes sobre lo que quieren para sus hijos antes de discutir los problemas con ellos.
  • Haga un itinerario razonable y que funcione para la custodia y las visitas.
  • Mantenga cualquier opinión negativa con respecto a su cónyuge en privado.
  • Otorgue la libertad a sus hijos de amarlos a los dos.
  • Evite poner responsabilidades innecesarias en los niños.
  • Planee los gastos actuales y futuros del niño.

En resumen, dice el Dr. Talkoff, "los padres necesitan seguir siendo padres, colaborando juntos."

¿Por siempre felices?

A pesar de los retos de una exitosa copaternalidad, la Dra. Jennifer Lewis ve a muchos padres divorciados que ella piensa que manejan sus papeles de padres muy bien. Ella sostiene que los lazos fuertes pueden crecer siempre y cuando los padres les den a sus hijos cierto sentido de control sobre su futuro a través de pláticas honestas y atención cuidadosa.

Bikfalvi, ahora una madre divorciada con un hijo de dos años de edad, sabe que mientras los efectos del divorcio de sus padres estén siempre con ella, de la misma forma la resistencia que la ayudó a crecer más allá de este impacto. Ella espera pasar esta fuerza a su hijo y que su experiencia propia le ayude a enfrentar sus necesidades abiertamente, con honestidad y amor.

Fuentes Adicionales de Información

Don't Divorce Your Children , by Jennifer M. Lewis and William A.H. Sammons. Contemporary Books, 1999.

The Unexpected Legacy of Divorce , by Judith S. Wallerstein, Julia M. Lewis, and Sandra Blakeslee. Hyperion, 2000.



Último revisado Julio 2001 por EBSCO Publishing's Medical Review Board

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Parenting

Get Email Updates

Parenting Guide

HERWriter Guide

Have a question? We're here to help. Ask the Community.

ASK

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!