Si usted tiene artritis, podría disminuir el dolor e intensificar el placer.

Annette, una mujer vibrante de 32 años de edad, siempre ha disfrutado el sexo. Ahora que ella ha sido diagnosticada con artritis reumatoide (AR), aprecia y disfruta el sexo todavía más. Pero Annette es franca sobre sus temores de que algún día el dolor de AR evitará que ella experimente placer sexual.

De acuerdo con the Arthritis Foundation, la AR afecta a 1.3 millones de personas en los Estados Unidos. Esta enfermedad autoinmunológica estimula la inflamación en el revestimiento de las articulaciones, y eventualmente puede causar deterioro del hueso y cartílago. La AR puede provocar dolor, rigidez, fatiga y movimiento restringido, todo lo cual puede ser perjudicial para el romance y la pasión.

Los Efectos Sexuales de la Artritis

Annette es realista con sus preocupaciones. Aunque su AR puede controlarse con medicamentos, ejercicio y descanso, podría haber días en los que la actividad sexual o física será más difícil para ella. Un estudio que analizó las respuestas sexuales de mujeres con AR mostró que el 50% de ellas experimentó menos deseo para el sexo después del inicio de AR. Algunas mujeres perdieron su rango completo de movimiento de rodilla y cadera, lo cual evitó que ellas asumieran posiciones sexuales habituales. Otras mujeres evitaron las relaciones sexuales, ya que sentían que sentirían dolor al siguiente día.

Aunque los efectos secundarios sexuales de otro tipo de artritis, la osteoartritis (OA), no se han estudiado de manera tan extensa como aquellos de la AR, muchos terapeutas sexuales tienen experiencia asesorando a personas con OA. La osteoartritis, la cual atrofia el cartílago de la articulación, provoca algunos de los mismos síntomas, como dolor y restricción de movimiento, los cuales podrían interferir con el placer del sexo.

Reinventando el Placer

La artritis podría cambiar la vida sexual de una persona, pero ese cambio no tiene que significar el final del placer.

"Vivir con artritis se trata de aceptar y aprender a desarrollar otras partes de sí mismo," dice la terapeuta sexual certificada Mary Ann Baker-Holmes, LMFT. "Si usted no puede tener relaciones sexuales del mismo modo que lo hacía antes, podrían abrirse algunas posibilidades para tener intimidad con su pareja en formas que nunca antes había hecho." Aunque existen muchas de tales maneras, éstas involucran el cambio de hábitos sexuales y para muchos de nosotros, esto no es fácil de hacer.

Cambiando Su Posición

El primer hábito que usted podría tener que cambiar es la manera en la que usted y su pareja hacen el amor. Algunas posiciones sexuales pueden ser dolorosas para personas que tienen artritis. Por ejemplo, las personas con problemas de la cadera dicen que estar encima puede ser incómodo, debido a que esta posición requiere movimiento de la cadera.

Si usted y su pareja han estado asumiendo las mismas posiciones sexuales durante años, cambiar de posiciones podría ser incómodo al principio. Si usted duda en sugerir nuevas posiciones a su pareja, considere las consecuencias potenciales de la alternativa de decir nada. Dice Baker-Holmes, "Cuando las personas acuden a mí porque no están teniendo relaciones sexuales, por lo general han llegado al punto en el que están tan preocupadas por ofender a la otra persona que nada está sucediendo."

The Arthritis Foundation recomienda algunas posiciones alternativas para personas con problemas comunes de la artritis. Estos consejos particulares están enfocados hacia el sexo heterosexual.

  • Para mujeres con problemas de la cadera: La mujer inclina toda la parte superior de su cuerpo sobre una silla, y se pone de rodillas sobre una almohada en el suelo. Su pareja la penetra por detrás.
  • Para mujeres con tendones cortos: El hombre se recuesta de costado. La mujer se recuesta perpendicular al hombre, y cubre sus piernas sobre los muslos y glúteos del hombre. Tendido sobre su costado, de frente a ella, el hombre la penetra. Juntos, ellos forman una "T" mayúscula (con el hombre como la parte superior de la T).
  • Para hombres y mujeres con problemas de la cadera. Ambos miembros de la pareja se ponen de pie. La mujer se inclina sobre un mueble para tener apoyo, mientras que el hombre la penetra por detrás.

Alivio para el Dolor

Aunque podría no sonar como una noche en París, otra manera para aliviar el dolor es sincronizar sus medicamentos con sus horarios para hacer el amor. El terapeuta sexual Dennis P. Sugrue, PhD, sugiere hacer el amor después de haber tomado su medicamento para el dolor, durante ese lapso de tiempo cuando el dolor es menor. Sin embargo, algunos medicamentos para el dolor, como la hidrocodona o la oxicodona pueden reducir el deseo y/o la capacidad de participar en actividad sexual.

Por supuesto, todo esto requiere planeación. "Muchas personas creen que el mejor sexo tiene que ser espontáneo," dice Baker-Holmes. Pero si usted planea, en lugar de esperar el estado de ánimo adecuado para inspirar la intimidad, podría encontrar que la intimidad inspira al estado de ánimo adecuado, ella dice. Y, dice Baker-Holmes, "¡la anticipación es un afrodisiaco bastante subestimado!"

Comunicando el Dolor

Incluso si usted intenta todo lo antes mencionado, algunas veces aún sentirá dolor. Es difícil comunicar esto sin hacer que su pareja sienta que la está lastimando, especialmente cuando la intención es darle placer.

La investigadora sexual Beverly Whipple, PhD, ofrece algunos consejos sobre cómo comunicar el dolor sin avergonzar a su pareja. "Use declaraciones positivas," dice ella, como "me siento bien cuando me tocas aquí," o "eso se siente muy bien." Trate de no enfocarse en lo que le duele.

Sin embargo, Whipple no quiere decir, que usted debería tolerar el dolor por temor a ofender a su pareja. Por eso ella sugiere usar una señal no verbal cuando el tacto de su pareja sea menos que placentero, tal vez algo tan simple como jalar el oído o nariz de su pareja.

Recordando el Placer

Tal vez la parte más difícil de hacer el amor cuando usted tiene artritis es recordar que su cuerpo es un recipiente para el placer, y no sólo para el dolor.

"Las personas tienden a concentrarse en la manera en la que su cuerpo los está traicionando," dice Sugrue, "y ellos pasan por alto el hecho de que su cuerpo también puede darles placer."

Whipple ofrece algunas maneras para reconectarse con este placer al reconectarse con lo que lo hace sentir sensual. "Me gusta ayudar a las personas a sintonizarse con sus fantasías nuevamente con cosas que los exciten; buena música, escuchar el mar, algunos sabores y alimentos, velas, incienso; cualquier cosa que le guste."

El placer también podría ser el resultado de hacer el amor, especialmente si tiene el objetivo de alcanzar el orgasmo . El orgasmo libera endorfinas que lo hacen sentir bien y que alivian temporalmente el dolor por artritis.

Sandra, quien tiene artritis, encuentra que el orgasmo es el bálsamo perfecto para el dolor. "He sido viuda durante algún tiempo y en los últimos meses he encontrado a mi alma gemela," dice ella. "Qué bueno para mí, porque... parece que el orgasmo libera endorfinas lo suficientemente adecuadas para aliviar el dolor por artritis durante algún tiempo, ¡generalmente el resto de la noche y hasta la siguiente mañana!"