Facebook Pixel

No Hay Tiempo que Perder en el Tratamiento de las Senales de Advertencia de la Apoplejia

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

No Hay Tiempo que Perder en el Tratamiento de las Señales de Advertencia de la Apoplejía

Aproximadamente 600,000 apoplejías se reportan cada año en los Estados Unidos y aproximadamente 150,000 personas mueren como resultado. Esto hace que la apoplejía sea la tercera causa principal de muerte en el país y una causa principal de discapacidad a largo plazo. Del lado más optimista, cuando los síntomas son reconocidos y las personas logran llegar al hospital rápidamente, el tratar ciertas apoplejías en un lapso de una hora, más o menos, puede ayudar a mitigar la severidad de la discapacidad.

Los ataques isquémicos transitorios (TIA), también aludidos como "apoplejías leves" o "mini apoplejías," pueden ser señales de advertencia tempranas de una apoplejía inminente. Los TIA son causados por una falta temporal de oxígeno en el cerebro que no causa daño permanente. Entre el 15% y el 30% de todas las personas que sufren una apoplejía isquémica (apoplejías causadas por la obstrucción de un vaso sanguíneo) reportan un TIA precedente.

Si los TIA se reconocen y reciben evaluación y tratamiento oportunos, una apoplejía subsecuente desarrollada podría ser menos probable. Pero hasta ahora, los expertos médicos no han estado seguros sobre qué tan pronto después de un TIA es probable que las personas experimenten una apoplejía, ni, en consecuencia, cuán pronto los pacientes deben recibir atención médica para que ésta proporcione los mejores beneficios. ¿Es cuestión de días, horas o semanas? Tal y como están las cosas, muchas pautas de Estados Unidos recomiendan la evaluación y el tratamiento una semana después de un TIA, mientras las pautas del Reino Unido y de otros países recomiendan el tratamiento dos o más semanas después. Esta diferencia puede reflejarse más en la disponibilidad de los recursos que en las evidencias científicas.

Un estudio publicado en el ejemplar del 8 de marzo de 2005 de Neurology analizó a participantes de cuatro ensayos clínicos europeos diferentes y encontró que el 23% de las apoplejías de los participantes estuvieron precedidas por al menos un TIA y, de esas, casi el 45% estuvieron precedidas por un TIA en el lapso de sólo una semana.

Información sobre el Estudio

Los investigadores reclutaron a personas que sufrieron una apoplejía isquémica de cuatro estudios independientes realizados en Europa de 1979 a 2003. Un neurólogo examinó a participantes elegibles y se recopilaron detalles de TIA o apoplejías previas de entrevistas y registros médicos de los pacientes. En la mayoría de los casos, los participantes de sometieron a imágenes cerebrales de tomografías computarizadas para confirmar su apoplejía.

Los investigadores evaluaron el tiempo del TIA más reciente a la apoplejía, así como el tiempo del primer TIA a la apoplejía. También consideraron otros factores que podrían haber tenido un impacto sobre el tiempo entre el TIA y la apoplejía (esto es, edad; sexo; ubicación, número y duración de previos TIA; dolor en el pecho; ataque cardíaco; diabetes; fumar; enfermedad vascular periférica; y presión arterial alta).

Los Hallazgos

Los resultados principales del estudio fueron:

  • De 2,416 pacientes que se presentaron con apoplejía isquémica en los cuatro estudios bajo examinación, 549 (23%) reportaron un antecedente de un TIA precedente.
  • El tiempo entre el TIA y la apoplejía fue consistente en los cuatro estudios. En promedio, el 17% de los TIA más recientes ocurrió el mismo día de la apoplejía, el 9% el día antes de la apoplejía y el 43% en algún momento siete días después de la apoplejía.
  • En el 70% de los participantes que experimentaron un TIA en el lapso de una semana después de la apoplejía, ésta fue su primer apoplejía en la vida.
  • En el 92% de los participantes que experimentaron un TIA una semana después de la apoplejía, el TIA y la apoplejía ocurrieron en la misma región vascular del cerebro.

Los investigadores no lograron identificar algunas características definitorias de los pacientes que podrían haber influenciado sobre qué tan pronto después del TIA ocurrió la apoplejía. Tampoco encontraron un indicio confiable que ayudaría a distinguir entre los TIA de los participantes que sufrieron apoplejía subsiguiente y aquellos que no lo hicieron.

Aunque estos hallazgos son informativos, estuvieron limitados porque el estudio en parte dependió de antecedentes médicos auto reportados, los cuales siempre pueden ser erróneos. El auto reporte de síntomas pasados (por ejemplo, cualidades y tiempo de cualquier TIA) por participantes que han experimentado apoplejía incluso podría ser menos confiable de lo habitual.

¿Cómo Esto Le Afecta A Usted?

Este estudio apoya evidencias existentes de que los TIA pueden actuar como signos de aviso de una apoplejía próxima. Lo más importante, sugiere que para muchos pacientes, la ventana de tiempo que actúa es estrecha: Los TIA deben evaluarse en cuestión de días - no de semanas.

Después de un TIA, podría no haber tiempo suficiente para que un paciente dependa solamente de la reducción de los factores de riesgo de apoplejía - hipertensión, consumo de cigarros, colesterol alto, diabetes, exceso de consumo de alcohol. En cambio, si experimenta un TIA u observa síntomas de algo más, vaya directamente al hospital, donde se pueden tomar medidas de prevención inmediatamente, tales como el uso de agentes antiplaquetas, anticoagulación, endarterectomía carótida y varios métodos diferentes que se están investigando actualmente.

Debido a que el tiempo es crucial, es buena idea tener en cuenta los siguientes síntomas comunes de un TIA o una apoplejía, los cuales aparecen repentinamente:

  • Entumecimiento o debilidad de la cara, brazo o pierna (especialmente en un lado del cuerpo)
  • Confusión o problemas para producir o entender el habla
  • Problemas de la vista en uno o ambos ojos
  • Dificultad para caminar, mareos o pérdida del equilibrio o de la coordinación
  • Dolor de cabeza severo y repentino sin causa conocida

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS)
http://www.ninds.nih.gov

National Stroke Association
http://www.stroke.org

Fuentes:

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS). Know Stroke. Know the Signs. Act in Time. Disponible en: Http://www.ninds.nih.gov/disorders/stroke/knowstroke.htm. Accedido el 7 de marzo de 2005.

Rothwell, PM, Walrow CP. Timing of TIAs preceding stroke. Neurology . 2005;64:817-820.

Stroke-TIA.com. An Educational Resource On Stroke and Transient Ischemic Attack (TIA). TIA: A Warning Not to be Ignored. Disponible en: Http://www.stroke-tia.com/webcast_transcript.asp?f=stroke_overview&c=stroke_tia&b=stroke-tia_cons. Accedido el 7 de marzo de 2005.



Último revisado 10 de marzo de 2005 por Richard Glickman-Simon, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!