El sólo hablar de la colonoscopía hace que mucha gente se encoja de miedo. Eso es probablemente debido a la inquietante idea de tener un tubo introducido en su recto y colon.

Pero aún más inquietante para mucha gente es la idea de contraer cáncer colorrectal. Cáncer colorrectal es el cáncer clasificado como el segundo más mortífero en los Estados Unidos y el tercero más mortífero en el mundo. Pero cuando se diagnostica en una etapa temprana, antes de que el cáncer haya invadido a la pared del colon o se haya expandido a sitios distantes, las probabilidades de sobrevivir son mucho más altas.

Todavía, por definición, todas las pruebas de revisión se realizan en gente que se siente bien excepto por la ansiedad que tienen sobre su salud a futuro. Y mientras que algunas pruebas de revisión claramente disminuyen el riesgo de morir, eso no es ciertamente verdadero para todos ellos.

¿Qué hay acerca de la revisión colorrectal? ¿Vale la pena el prospecto no placentero de tener una colonoscopía u algún otro procedimiento igualmente desagradable? Para muchos de nosotros, la respuesta es "sí".

Las pruebas de revisión: ¿Qué es lo Que Implican?

Todas las pruebas de revisión colorrectal están diseñadas para detectar, ya sea directa o indirectamente, proyecciones de tejido parecidas a un dedo, llamadas pólipos , en su colon y recto. Los pólipos pueden ser cancerosos o precancerosos. Aunque la mayoría no son cancerosos, se cree que la vasta mayoría de tipos de cáncer colorrectal empiezan en forma de pólipos. Afortunadamente, no todas las pruebas de revisión para el cáncer colorrectal son invasivas.

Aquí está lo que involucra cada prueba:

Prueba de Sangre Oculta en las Heces

La prueba de sangre oculta en las heces es una prueba para hallar sangre oculta en una muestra de heces que ya ha pasado. La sangre contenida en sus heces podría ser el resultado del sangrado de un pólipo canceroso en su colon o recto, o podría ser una señal de una enfermedad más benigna.

Sigmoidoscopia Flexible

Para una sigmoidoscopia flexible , se inserta un tubo delgado con una luz en el recto y el colon bajo para examinar su revestimiento interno mucoso. Se pueden grabar imágenes en un video mientras el doctor busca los pólipos y otras anormalidades por medio de un ocular.

Colonoscopía

Para una colonoscopía , se usa un tubo delgado con luz similar a un sigmoidoscopio flexible, sólo que mucho más iluminado. Esta vez, el tubo iluminado se introduce totalmente hasta el final de su colon donde se conecta al intestino delgado. Los pólipos que se detectan pueden ser retirados durante el mismo procedimiento.

Examen Rectal Digital

Un examen digital rectal involucra introducir un dedo cubierto por un guante lubricado al recto para buscar abultamientos, pólipos u otras anormalidades dentro del recto.

Enema de Bario de Doble contraste

Un enema de bario de doble contraste involucra la inyección de un líquido llamado bario seguido de aire en su recto. Esto hace que su colon sea visible por medio de rayos X, permitiéndole a los doctores ver crecimientos anormales, como los pólipos.

Tomografía Computarizada (CT por sus siglas en Inglés) Colografía

La tomografía computarizada colorgafía es una nueva técnica que toma las imágenes de rayos X generadas por computadora después de una inyección de aire en el colon. Esta proporciona más detalles del revestimiento mucoso que el enema de bario de doble contraste, pero aún no está clara su utilidad clínica.

Recomendaciones para la Revisión

La American Cancer Society sugiere que al empezar los 50 años, hombres y mujeres deben ser revisados para el cáncer colorrectal con una de las siguientes opciones:

  • Prueba de sangre oculta en las heces anualmente (de preferencia el método de muestras múltiples para hacerse en casa); o
  • Sigmoidoscopia flexible cada cinco años; o
  • Prueba de heces ocultas en la sangre cada año y la sigmoidoscopia flexible cada 5 años; o
  • Enema de bario de doble contraste cada 5 años; o
  • Colonoscopía cada 10 años

Sin embargo, la gente con un alto riesgo de cáncer colorrectal podría necesitar hacerse algunas de estas pruebas más pronto en la vida y con más frecuencia. Se considera que usted está en riesgo incrementado si tiene cualquiera de lo siguiente:

  • Antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos
  • Antecedente personal de enfermedad crónica inflamatoria del intestino, tal como colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn
  • Historial personal o familiar de otros tipos de cáncer, tales como aquellos que involucran los senos , los ovarios , el útero y otros órganos

Controversia de las Revisiones

La colonoscopía puede sin duda detectar y extraer los pólipos precancerosos del colon y el recto, y puesto que algunas personas que no tienen pólipos en el recto y el colon bajo (que es donde alcanza la sigmoidoscopía) tienden a tenerlos más hacia adentro, es más probable que con la colonoscopía se encuentren pólipos y tumores que con cualquier otra prueba.

Pero aquí está la controversia: Algunas de estas pruebas han demostrado ayudar a prevenir las muertes ocasionadas por el cáncer colorrectal y otras no. Y puede que estas no sean las que usted ha estado esperando.

El examen digital rectal es una prueba simple pero no muy efectiva para detectar los pólipos. Aunque el enema de bario es efectivo para detectar pólipos más grandes en el colon, los estudios han demostrado que es una herramienta de diagnóstico menos efectiva que la colonoscopía. Existe evidencia de que la prueba de heces ocultas en la sangre para la gente en edades de 50 a 80 años realizada anual o cada dos años disminuye el riesgo de morir a causa del cáncer colorrectal. Sin embargo, puesto que otros problemas producen sangre en el colon, mucha gente termina teniendo resultados falso positivos. Hacerse la prueba cada dos años en lugar de anualmente puede reducir este riesgo de equivocación.

La US Preventive Services Task Force recientemente determinó que la sigmoidoscopia regular sola o en combinación con la FOBT reduce la mortalidad del cáncer colorrectal. Sin embargo, no hay suficiente evidencia para saber exactamente qué tan frecuentemente las personas se deben hacer la sigmoidoscopia, aunque muchas autoridades dicen que cada cinco años es probablemente lo más razonable.

Como con la colonoscopía, actualmente no hay evidencia de que el revisar a cada persona independientemente de su riesgo salvaría vidas. Aunque la colonoscopía se considera generalmente segura, es más riesgosa que cualquier otra prueba de revisión colorrectal y mucho más cara. Por otra parte, una mitad de la gente que tiene pólipos o tumores en la parte superior del colon, donde solo se accede con una colonoscopía, no los tiene en el colon bajo, donde se accede con la sigmoidoscopia. Esto significa que a muchos pacientes que sólo se someten a la sigmoidoscopia no se les podrá detectar otros pólipos.

¿Cuáles pruebas necesita usted?

Mientras que ahora parece claro que la revisión para el cáncer colorrectal después de los 50 años en individuos con riesgo promedio es mejor que no hacerse la revisión, aún no se ha determinado la mejor combinación de pruebas de revisión y su frecuencia. Entonces, ¿cómo sabe qué tipos de pruebas de revisión necesita y cuando hacérselas?

Para comenzar, usted debe hacerse por lo menos la prueba de heces ocultas en la sangre anualmente a la edad de 50 años, y probablemente deba considerar hacerse la sigmoidoscopia por lo menos cada cinco años, puesto que la mayoría de la evidencia indica que estas pruebas salvan vidas. Hable con su doctor acerca de las ventajas y desventajas de una colonoscopía completa, especialmente si su riesgo de cáncer colorrectal es mayor que el del promedio. Pocas personas discutirían que es la opción más atractiva, pero podría salvar su vida.