Facebook Pixel

"Oliendo" a Trastornos de Sabor y Olor

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

"Oliendo" a Trastornos de Sabor y Olor

Imagine que no es capaz de oler sus aromas favoritos, cualesquiera que pudiera ser (tal vez rollos de canela, café recién preparado, gardenias o básamo). Piense en los alimentos que le gustan tanto. ¿Qué pasaría si no los pudiera saborear? Ésta es una realidad diaria de muchas personas que han perdido parcial o completamente su sentido del gusto y del olfato. Cada año, aproximadamente 200,000 estadounidenses visitan al doctor, quejándose de trastornos del gusto y del olfato; se estima que más de 2 millones de estadounidenses sufren de un trastorno del olfato o del gusto.

Algunas de las experiencias más placenteras de la vida están relacionadas con los sentidos del gusto y del olfato. Es por ello que los trastornos que provocan una pérdida del gusto y del olfato pueden ser particularmente frustrantes. También pueden ser peligrosos cuando dañan la capacidad de una persona para notar el humo, sustancias químicas dañinas y gases venenosos o alimentos que se han descompuesto. Debido a que los trastornos del gusto y del olfato puede disminuir el placer de una persona al comer, estos también podrían llevar a una pérdida de peso e incluso desnutrición.

La Relación Sabor-Olor

¿Recuerda cuando usted era niño y su madre hacía que comiera algo que a usted no le gustaba? Usted podría haber tapado su nariz conforme deglutía. Desde entonces, usted sintió que había una conexión entre el sabor y el olor. Y estaba en lo correcto: El sabor y el olor están estrechamente relacionados. Las pápilas gustativas sobre su lengua identifican el sabor y los nervios de su nariz identifican los olores. Ambas sensaciones se combinan para jugar un papel en su capacidad para reconocer y apreciar los sabores.

Sin el sentido del olfato se pueden reconocer cinco sensaciones de sabor. Éstas son:

  • Dulce
  • Ácido
  • Amargo
  • Salado
  • Umami (el sabor obtenido del glutamato, presente en alimentos ricos en proteínas como el caldo de pollo, carnes, extractos y algunos quesos)

Sin embargo, con el fin de reconocer muchos otros y más complejos sabores, se necesita de su sentido del olfato. Por ejemplo, si usted tapa su nariz mientras come un poco de pudín de limón, le será difícil identificar el sabor del limón debido a que se percibe principalmente por el olor. Sin embargo, usted podría ser capaz de distinguir qué tan dulce o amargo es.

Es por esta relación entre el gusto y el olfato, que la pérdida de uno podría provocar la pérdidad del otro. Si a usted le está resultando difícil saborear su comida, entonces podría tener un problema con sus pápilas gustativas, pero es más probable que el problema sea con su sentido del olfato.

¿Qué Son los Trastornos del Gusto y del Olfato?

Trastornos del Gusto

Las personas con trastornos del gusto podrían quejarse de percepciones fantasmas de gusto (saborear algo que no está ahí); una capacidad reducida de saborear lo dulce, ácido, amargo, salado y unami o, gusto distorsionado. Aunque algunas personas pueden no detectar sabor, es rara la verdadera pérdida del gusto. La pérdida percibida del gusto normalmente está relacionada con pérdida del olfato.

Trastornos del Olfato

Las personas con trastornos del olfato experimentan pérdida en la capacidad para oler o bien, cambios en su sentido del olfato. Hay quienes desarrollan hiposmia, una capacidad disminuída para detectar olores. Otras no pueden detectar olores por completo, lo cual es llamado anosmia. Algunas personas notan que los olores familiares han cambiado. Por ejemplo, un olor que normalmente resulta agradable, para ellos podría oler fétido. O bien, podrían percibir un olor que no está presente.

Causas de los Trastornos del Gusto y del Olfato

Un pequeño número de personas nacen con trastornos del gusto, pero la mayoría de los trastornos del gusto y del olfato pueden atribuirse a:

  • Infecciones de las vías respiratorias superiores (resfriados y gripa)
  • Alergias respiratorias
  • Congestión nasal a causa de irritantes como los contaminantes y el humo de cigarro
  • Infecciones del Seno Nasal
  • Pólipos nasales (crecimientos no cancerosos en la nariz y senos paranasales)
  • Lesiones en la Cabeza
  • Parálisis de Bell (infección de los nervios faciales)
  • Exposición a ciertas sustancias químicas como los insecticidas y solventes
  • Ciertas medicinas como los antibióticos y pastillas para la presión arterial
  • Tratamientos con radiación para el cáncer de cabeza y cuello
  • Envejecimiento, lo cual puede hacer que el sentido del olfato sea menos agudo
  • Un número de otros problemas de salud, incluyendo:
    • Enfermedad de Alzheimer
    • Esclerosis múltiple
    • Mal de Parkinson
    • Psicosis de Korsakoff
    • Obesidad
    • Diabetes
    • Hipertensión
    • Desnutrición y falta de vitaminas y minerales (tales como vitamina B12 y zinc)
  • Problemas de salud oral como enfermedad de las encías
  • Algunas cirugías como extracción del tercer molar y cirugía del oído medio
  • Fumar y uso de cocaína

Diagnóstico y Tratamiento de los Trastornos del Gusto y del Olfato

Los trastornos del olfato pueden diagnosticarse con pruebas de "rascar y oler" que evalúan la exactitud para identificar fácilmente los olores reconocibles (como café y choclolate) y la pérdida del olfato. Se puede realizar una examinación nasal con un endoscopio (una cámara que puede mirar dentro de la nariz), generalmente se necesita de rayos X (normalmente escaneos CT) para observar los senos y nervios de la nariz.

Los trastornos del gusto pueden diagnosticarse a través de pruebas que miden la concentración más baja de una sustancia química que una persona puede detectar o identificar, pruebas de comparación del gusto y pruebas que miden la intensidad del gusto.

Algunos trastornos del gusto y del olfato pueden tratarse, pero otros no. Dependiendo de la causa, el tratamiento podría incluir el tratamiento de una enfermedad médica subyacente, cambiar o modificar las medicinas o cirugía para extirpar obstrucciones en la nariz como los pólipos. En muchos casos, las personas experimentan una recuperación espontánea cuando la enfermedad o alergia que está provocando el trastorno se resuelve.

Si Usted Ha Perdido Gusto u Olfato

Si usted ha perdido gusto u olfato, debe ver a un doctor. Si el problema subyacente es temporal o tratable, podría resolverse a tiempo. Dejar de fumar podría ayudar a mejorar su sentido del gusto y del olfato. Si la pérdida es permanente, pueden hacerse modificaciones para mejorar su placer al comer, tales como comer alimentos calientes, alimentos con mayor sabor o alimentos con sabores más fuertes. Pero tenga cuidado de no agregar demasiada sal o azúcar. En su lugar podría intensificar el sabor con hierbas y hacer que la comida sea más atractiva tanto visualmente como en su consistencia.

FUENTES ADICIONALES DE INFORMACIÓN:

American Academy of Otolaryngology - Head and Neck Surgery
http://www.entnet.org/

American Rhinologic Society
http://american-rhinologic.org

Fuentes:

American Academy of Family Physicians

American Academy of Otolaryngology - Head and Neck Surgery

American Rhinologic Society

The Merck Manual of Medical Information - Home Edition . McGraw-Hill;2000.

National Institutes of Health



Último revisado Octubre 2004 por Kimberly Rask, MD, PhD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!