Image for papain article Se cree que la papaya (también llamada papaw, papayo, mamao o melón de árbol) se originó en el sur de México, Centro América o la India Occidental, pero actualmente crece en áreas tropicales y subtropicales de todo el mundo. Es una fruta con forma de pera y con una cáscara que va desde un color verde, hasta uno amarillo-anaranjado brillante, a medida que madura. También es la fuente de una de las ayudas digestivas propias de la naturaleza: Papaína.

¿Qué es la Papaína?

La papaína es un látex lechoso que se recolecta haciendo incisiones en papayas verdes. Ésta es una de un grupo de enzimas proteolíticas presentes en las papayas, piñas y algunas otras plantas. Las enzimas proteolíticas le ayudan a digerir las proteínas del alimento. La papaya y la piña son dos de las fuentes en plantas más ricas de enzimas proteolíticas.

¿De Dónde Viene la Papaína?

La papaína viene de la papaya, una fruta tropical que mide aproximadamente 6 pulgadas de largo y varía desde 1 a 20 libras de peso, dependiendo de la variedad. Dentro, la papaya tiene una pulpa sedosa, lisa, de color anaranjado-amarillo y una cavidad central alargada llena de semillas brillantes de color grisáceo-negro. La pulpa es jugosa y tiene un sutil sabor agridulce o almizclado, parecido al de un melón.

Actualmente, la papaya es ampliamente cultivada en países tropicales y subtropicales. Hay alrededor de 45 especies de papaya. En Estados Unidos, la variedad más común es la papaya Solo, la cual crece en Hawai y Florida. Las papayas mexicanas son muchos más grandes que las de tipo hawaiano y podrían tener más de 15 pulgadas de largo.

Para extraer el látex de papaína de una papaya, se corta la cáscara de una papaya verde. Después de recolectar el látex, se seca ya sea al sol o en hornos y se vende en forma de polvo.

¿Para Qué se Usa la Papaína?

El uso principal de la papaína es como un suavizador de carne. También es usada como una ayuda digestiva para personas que tienen problemas para digerir las proteínas.

La evidencia sugiere que la papaína también podría ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Por ejemplo, varios estudios sugieren que la papaína y otras enzimas proteolíticas podrían mejorar el índice de recuperación de varios tipos de lesiones y, reducir el dolor crónico y malestar de padecimientos como dolor de cuello, dolor de espalda, dolor de hombro y osteoartritis. Las enzimas proteolíticas también han sido evaluadas como una ayuda para la recuperación de una cirugía, obteniendo resultados ambivalentes.

Otros dos estudios sugieren que las enzimas proteolíticas podrían ser útiles para el tratamiento de la enfermedad dolorosa conocida como herpes (herpes zóster).

Muchas personas que practican la medicina alternativa creen que la papaína podría ser útil para las alergias alimenticias y enfermedades autoinmunes. Sin embargo, hasta ahora casi no hay evidencia científica que respalde que la papaína realmente funciona para estas enfermedades.

Algunas Precauciones a Considerar

Aunque en estudios clínicos se cree que la papaína y otras enzimas proteolíticas son bastante seguras, en ocasiones éstas podrían provocar malestar digestivo y reacciones alérgicas.

Si usted está tomando warfarina, aspirina u otros medicamentos que adelgazan la sangre, no debe tomar enzimas proteolíticas sin antes hablarlo con su médico.