Definición

La preeclampsia es un problema que sufren algunas mujeres durante el embarazo. La presión arterial aumenta y aparecen proteínas en la orina. Normalmente, ocurre en la segunda mitad del embarazo y en 5 a 8% de los embarazos.

Su médico buscará los siguientes signos: presión arterial alta, inflamación persistente y concentraciones elevadas de proteína en la orina.

Sistema cardiovascular y riñones

Mujer con PA
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

Se desconoce la causa de la preeclampsia. Entre las posibles causas están:

  • Factores genéticos
  • Factores Alimenticios
  • Problemas del funcionamiento de los vasos sanguíneos
  • Un trastorno autoinmune (el sistema inmunológico ataca al propio cuerpo)

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición. Los factores de riesgo incluyen:

  • Primer embarazo
  • Antecedentes familiares (p. ej., madre y hermana con la misma afección)
  • Partos múltiples
  • Cuidado prenatal inadecuado
  • Preeclampsia en un embarazo anterior
  • Obesidad
  • Edad: menores de 18 años o mayores de 40
  • Raza: afroamericana
  • Presión arterial alta y crónica
  • Enfermedad renal
  • Sobrepeso u obesidad

Síntomas

Las mujeres con preeclampsia pueden manifestar síntomas o sentirse bien, sobre todo si la preeclampsia es leve. Es muy importante consultar al médico regularmente durante el embarazo para detectar problemas de forma temprana.

Los síntomas pueden incluir:

  • Dolores de cabeza
  • Inflamación o retención de agua
  • Tobillos o pies visiblemente hinchados (una hinchazón leve puede ser normal en el embarazo)
  • Hinchazón de la cara y cuerpo superior al despertarse
  • Visión nublada o sensibilidad a la luz
  • Dolor del abdomen superior
  • Náuseas o vómitos
  • Ataques o convulsiones

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:

Medida de Presión Arterial

Una lectura de la presión arterial de 140/90 ó mayor se considera alta ya sea que la mujer esté o no embarazada. Durante el embarazo, la presión arterial del tercer trimestre se compara con la presión arterial antes del embarazo o durante el inicio del segundo trimestre. La presión arterial se eleva durante el embarazo si:

  • El primer número de la lectura de la presión arterial se ha elevado hasta 30 mmHg o más; o
  • El segundo número se ha elevado hasta 15 mmHg o más

Evaluación de retención de líquidos

A veces la retención de líquidos se hace evidente en la exploración. La retención de líquidos puede causar un aumento de peso de más de 5 libras (2,3 kg) en una sola semana. El rápido aumento de peso en uno o dos días se debe casi seguramente a la retención de líquidos.

Prueba de Orina

En condiciones normales, la concentración de proteínas en la orina no es cuantificable o es mínima. En la preeclampsia, suelen aparecer concentraciones significativas de proteínas en la orina.

Análisis de sangre

Las pruebas sanguíneas analizan:

  • Conteo completo de sangre
  • Factores coagulantes
  • Electrolitos
  • Funcionamiento del hígado y del riñón

Tratamiento

Tratar la preeclampsia de forma temprana puede evitar que avance a eclampsia (convulsiones causadas por la preeclampsia grave). La única forma de curar la preeclampsia es dar a luz.

El tratamiento puede incluir:

Nacimiento anticipado

Si el embarazo ha alcanzado las 36 semanas o más, su doctor puede recomendar que el parto sea inducido.

Suplementos y medicamentos

La preeclampsia leve puede controlarse hasta las 36 semanas de gestación con reposo y medicación. Por ejemplo, el médico puede recomendarle que tome:

  • Aspirina para reducir el riesgo de preeclampsia
  • Medicamentos para reducir la presión arterial, como hidralazina (p. ej., Apo-Hydralazina) o metildopa
  • Sulfato de magnesio para reducir el riesgo de convulsiones
  • Suplemento diario de calcio: puede reducir el riesgo de eclampsia, particularmente si la ingesta de calcio es baja

Tratamiento casero

Si su situación en casa es estable y vive cerca de un hospital, su doctor podría atenderla en su domicilio. El tratamiento domiciliario puede incluir:

  • Lecturas frecuentes de la presión arterial
  • Mucho reposo (permanecer en cama)
  • Recibir ayuda con la preparación de los alimentos, los quehaceres doméstico y el cuidado de otros miembros de la familia

Ingreso al Hospital

Si la preeclampsia es moderada o el ambiente de su casa no es relajante, su médico puede internarla. El tratamiento puede incluir:

  • Bajar la presión arterial (medicamentos)
  • Medicamentos (por lo general, sulfato de magnesio) para evitar la eclampsia
  • Monitoreo del estado de salud de su bebé
  • Asegúrese de descansar bien

Preeclampsia grave

Si la preeclampsia es grave, puede inducirse el parto a partir de las 28 semanas de gestación. El parto temprano pone en riesgo al feto, pero si se deja que la preeclampsia grave progrese, la madre y el feto corren un riesgo elevado.

La mayoría de las mujeres con preeclampsia dan a luz a niños saludables. Algunos desarrollan una condición llamada eclampsia, que se manifiesta con convulsiones, causada por la preeclampsia grave. Esta afección es muy grave para la madre y para el bebé. Afortunadamente, la preeclampsia suele detectarse a tiempo en las mujeres que acuden regularmente para cuidado prenatal, y la mayoría de estos problemas pueden prevenirse.

Prevención

No existen pautas confiables para prevenir la afección. No obstante, las siguientes recomendaciones pueden ayudar a prevenir la preeclampsia u otros problemas relacionados con el embarazo:

  • Tener cuidados prenatales tempranos y de manera regular. El tratamiento temprano de la preclampsia puede prevenir la eclampsia.
  • Si tiene la presión arterial alta y crónica, debe controlarla durante el embarazo.
  • Consulte a su médico antes de tomar cualquier medicamento que no requiera receta.
  • No fumar o ingerir alcohol durante el embarazo.
  • Procure alimentos saludables y regulares así como vitaminas prenatales.
  • El tratamiento con antioxidantes (1.000 mg de vitamina C por día; 400 mg de vitamina E por día) parece prometedor, pero se necesitan más estudios para probar su efectividad.
  • Un suplemento diario de calcio (1,5 g calcio/día) puede reducir el riesgo de desarrollar preeclampsia e hipertensión, particularmente en las mujeres con mayor riesgo de hipertensión y en aquellas que suelen tener una baja ingesta de calcio.