Facebook Pixel

Preocupaciones unicas al sufrir por una perdida repentina

June 10, 2008 - 7:30am
 
Rate This

Preocupaciones únicas al sufrir por una pérdida repentina

La muerte repentina de un ser querido puede ser una de las cosas más dolorosas y difíciles de superar. Pero, los expertos dicen, no hay forma correcta de sufrir.

"Siempre existen dos partes en la muerte," el afamado historiador británico Arnold Toynbee dijo, "la persona que muere y los sobrevivientes que están afligidos... y en el reparto del sufrimiento, quien sobrevive toma el sufrimiento."

Cualquier pérdida de un ser querido es trágica y dolorosa, pero cuando la muerte ocurre súbitamente, las causas inesperadas como un accidente, desastre natural, suicidio o asesinato, las reacciones de los sobrevivientes al lidiar con su pena son más intensas y diversas que si ellos hubieran podido estar siguiendo una muerte que ocurre después de una enfermedad prolongada. Una pérdida inesperada trae consigo, factores que no existen normalmente cuando la muerte está anticipada. No solo los sobrevivientes lidian con sentimientos de pena, sino que frecuentemente tienen que lidiar con la intromisión a su lamento por parte de los medios o con los caprichos y lentitud del sistema de justicia criminal. Otros factores sumados a la carga de una muerte inesperada son la falta de oportunidad de decir adiós o planear para el futuro financiero de la familia dejada atrás.

Sin tiempo para prepararse

Donald Mossman, PhD, director de estudios de licenciatura en Concordia College en Michigan y maestro de un curso de licenciatura en muerte y morir, identifica otro factor, el cual es con frecuencia pasado por alto por los sobrevivientes de muerte repentina y sus cuidadores. A pesar de la causa, una muerte repentina priva a los sobrevivientes de lo que Mossman llama "duelo anticipatorio." Esto es el duelo que empieza cuando un ser amado es diagnosticado con una enfermedad terminal. Esto ayuda a preparar al sobreviviente de la pérdida cercana y reduce la intensidad de la reacción psicológica a la muerte eventual.

Muerte violenta

La mente tiene problemas al comprender la muerte repentina, violenta. Las muertes que involucran violencia o mutilación son particularmente traumático debido a los sentimientos espantosos - oscilando de terror a ansiedad a impotencia - que engendran en los sobrevivientes. Con frecuencia la violencia del acto que resulta en muerte levanta sentimientos de hostilidad en el doliente, ocasionando un conflicto interno severo que lleva a la culpabilidad, vergüenza o depresión.

Suicidio

Los miembros de la familia de alguien que ha cometido suicidio también enfrenta cargas especiales. Según PhD, Judith M. Stillion, una profesora de psicología en Western Carolina University, muchos sobrevivientes de la familia del suicida tienen mayores niveles de culpa, vergüenza e ira que los sobrevivientes de pérdida repentina por otras causas. Las personas que sufren por una pérdida por suicidio con frecuencia se quedan con preguntas, tales como por qué sus seres queridos se suicidaron, y qué podrían haber hecho, si acaso, para prevenir el suicidio. Estas preguntas con frecuencia son incontestables y pueden prolongar el proceso de pena y acaparar con la pérdida.

Causas "naturales"

Los ataque cardiacos y las apoplejías son las mayores causas de muerte en este país, y estas muertes son con frecuencia repentinas e inesperadas. La pérdida repentina de un ser amado, aun por estas causas "naturales", puede ser tan inesperada y devastadora para los sobrevivientes como la muerte de un ser amado por asesinato o un accidente.

Retos emocionales

Lo que la mayoría, si no todos, los sobrevivientes de pérdida repentina tienen en común, es una serie de retos emocionales, incluyendo:

  • Interrupción en el funcionamiento de la familia
  • Nueva definición de responsabilidades y papeles dentro de la familia
  • Retos a los sistemas de creencia de los sobrevivientes
  • Cambio financiero
  • Intromisión pública a angustia privada
  • Falta de oportunidad para decir adiós y resolver otros negocios "no culminados" con el difunto
  • Heridas - con frecuencia involuntarias - ocasionadas por las palabras bien intencionadas y acciones de otros miembros de la familia y amigos

Las seis R

La PhD, Therese A. Rando es una psicóloga de Rhode Island especializada en asesoría en pérdidas y duelo. Ella ha identificado seis procesos de luto que los sobrevivientes de cualquier pérdida deberían llevar a cabo para lograr un "alojamiento saludable" para la pérdida. Sin embargo, Rando reconoce que los sobrevivientes de una pérdida repentina tienen un momento más difícil con uno o más de los procesos, los cuales ella identifica como "las seis Erres."

Estos procesos son:

1. Reconocer la pérdida . Reconocer que la pérdida ha ocurrido y entenderlo.
2. Reaccionar a la separación . Los sobrevivientes deberían permitirse experimentar el dolor y dar expresión a sus sentimientos de la pérdida.
3. Recolectar y reexperimentar al difunto y la relación . Sin embargo, las recolecciones deberían ser realistas, buenas y no tan buenas.
4. Renunciar al cariño a los accesorios del fallecido . Esto implica los accesorios del difunto, no los accesorios de los sobrevivientes o a los sentimientos hacia el difunto. Por ejemplo, solo porque la ropa del fallecido ha sido donada a la caridad no significa que todos los recuerdos también han sido eliminados.
5. Re-ajustar para adaptarse al nuevo mundo . Rando sugiere que esto debe ser hecho a través de los sobrevivientes adoptando nuevas formas de continuar con sus vidas sin olvidar las pasadas. La Hospice Foundation of America (HFA), dice que los sobrevivientes nunca deben separar por completo sus sentimientos del fallecido y que la pena no se debe plantear como un medio de dejar ir a la persona que ha muerto.
6. Reinvertir . Los sobrevivientes necesitan establecer sentimientos personales cercanos con los vivos.

No existe forma "correcta" de condolerse

Los sobrevivientes necesitan ser pacientes consigo mismos. El luto es un proceso individual que debería ser hecho al paso del sobreviviente, y no ser dictado por los amigos o la familia. Elizabeth K. Carll, PhD, una psicóloga especializada en trauma, violencia y relaciones familiares, cree que no existen "moldes" en el acercamiento al proceso de sufrimiento.

La HFA, así como también a la Dra. Carll, desacreditan la teoría de que nos recuperamos lenta y de manera predecible de la pena. La HFA denomina la pena como "un proceso irregular" sin línea de tiempo. La dra. Carll enfatiza que las circunstancias de la pérdida tanto como las fechas de aniversario de la pérdida son significativas para los sobrevivientes y deberían ser recordadas.

La HFA también dice que los dolientes necesitan oportunidades para compartir sus recuerdos y pena. No se les debe dejar solos y necesitan ser apoyados. No le diga a los sobrevivientes que lo olviden o que mantengan su mente ocupada.

Volviéndose activo de nuevo

La Dra. Carll recomienda a los sobrevivientes de la muerte repentina apesadumbrarse por la negatividad del evento, sino cambiar sus respuestas a la pérdida en una experiencia activa, positiva. Sugiere que un sobreviviente en luto por un ser amado muerto en un accidente haga campaña a favor de regulaciones de seguridad más duras. La familia de una víctima de asesinato puede hacer campaña por los derechos de las víctimas. Y un sobreviviente podría responder positivamente a una pérdida repentina causada por enfermedad al volverse activo en la lucha contra la enfermedad.

Nadie experimenta o lidia con una pérdida de la misma manera, pero cuando la pérdida es súbita y violenta, las características emocionales y de comportamiento se intensifican. Esto es, esta intensidad que debe ser enfocada de manera que las reacciones normales al trauma psicológico de la pérdida repentina no se convierta en el fundamento de un estilo de vida disfuncional para los sobrevivientes.

Fuentes Adicionales de Información

Hospice Foundation of America
http://www.hospicefoundation.org

Mothers Against Drunk Driving (MADD)
http://www.madd.org

Living With Grief After Sudden Loss , by Kenneth J. Doka, ed. Taylor & Francis, 1996.

The Anatomy of Bereavement , by Beverly Raphael. Basic Books, 1983.

Stress Response Syndromes (2nd ed.), by M. Horowitz. Jason Aronson, 1986.

Surviving When Someone You Love Was Murdered: Professionals Guide to Group Therapy For Family and Friends of Murder Victims , by Lula Redmond. Psychological Consultation, 1989.



Último revisado Noviembre 2000 por EBSCO Publishing's Medical Review Board

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

Health Newsletter

Receive the latest and greatest in women's health and wellness from EmpowHER - for free!