La hepatitis A es una infección del hígado causada por el virus de la hepatitis A. El virus es contagioso y puede encontrarse en las heces fecales de una persona infectada. Esto es una preocupación para los viajeros porque de una manera puede propagarse consumiendo comida o bebidas contaminadas. Por ejemplo, si un cocinero con hepatitis A no se lava las manos apropiadamente después de ir al baño, puede propagar el virus a la comida que está preparando o a un objeto, como una taza o un tenedor. Pero la contaminación puede ocurrir en cualquier lugar a lo largo del camino; desde los campos donde las verduras se riegan con agua contaminada hasta en un restaurante que tiene malas condiciones de salubridad.

¿Cuáles Son los Síntomas?

Si se infecta con el virus, puede causar una gama de síntomas similares a la gripe (como fiebre, fatiga, dolor estomacal), así como ictericia , coloración amarilla de la piel y ojos. Los niños en edad escolar y los adultos normalmente tienen síntomas, mientras que los niños muy pequeños podrían no tener ninguno. En la mayoría de los casos, el virus desaparece dentro en un lapso de 2 a 5 semanas y la persona tiene una recuperación completa. Pero para algunos individuos, los síntomas siguen regresando y pueden durar hasta nueve meses. En casos raros, pueden provocar insuficiencia hepática y la muerte.

¿Qué Lo Pone en Riesgo?

Viajar a ciertas regiones lo pone en un riesgo mayor. Por ejemplo, Asia, África, Europa Oriental, Latinoamérica, Sudamérica, Medio Oriente y el Caribe tienen tasas más altas del virus. Pero, incluso en los países desarrollados hay brotes de hepatitis A. En Estados Unidos, está clasificada como una de las 10 causas principales de intoxicaciones alimentarias .

Cómo viaja, a dónde se queda y cuánto tiempo se queda también afecta su nivel de riesgo. ¿Tiene un viaje aventurero planeado, como seguir a un guía en un African National Park para ver la migración de los ñu? O, ¿estará mimado en un chalet de techo de paja con playas de arena blanca justo afuera de la puerta? Aunque podría sentirse más seguro acerca de la seguridad de sus comidas en un hotel cinco estrellas, han habido casos de hepatitis A en los principales destinos turísticos.

En mayo de 2008, una mesera en un hotel y lugar de vacaciones en Nueva Zelanda, un país que tiene baja incidencia de hepatitis A, fue diagnosticado con el virus. La autoridad de salud pública estimó que pudo haber expuesto a miles de huéspedes al virus durante el periodo de incubación , un periodo de 3 a 5 semanas antes de que cualquier síntoma apareciera. Esto es cuando el virus es más contagioso. La preocupación era que muchos de los huéspedes debido a que habían regresado a casa, ignoraban su exposición. Si tenían el virus y no fueron tratados a tiempo, pudo tener un efecto onda; contagiando a los familiares, compañeros de trabajo y a la gente de la comunidad.

¿Cómo Protegerse?

La buena noticia es que hay una vacuna para la hepatitis A . Esta vacuna altamente efectiva contiene una forma inactividad del virus, lo cual significa que no se enfermará. Para los viajeros, the US Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recomienda la vacuna si irá a áreas de medio a alto riesgo. La indicación general es tener la primera dosis de 2 a 4 semanas antes de su viaje. Pero las recomendaciones recientes de los CDC señalan que mientras esté sano y consiga la vacuna antes de irse tendrá alguna protección del virus. Se necesita una segunda dosis seis meses después de aplicarse protección a largo plazo (más de 25 años en adultos y más de 14 a 20 años en niños).

¿Quién Debe Recibir la Vacuna?

Además de los viajeros, la vacuna se recomienda para todos los niños de 12 meses de edad o mayores, para la gente que se dedica al comportamiento de alto riesgo (sexo anal, usar drogas) y aquellos con ciertas enfermedades, tales como enfermedad hepática y trastornos de coagulación sanguínea.

Aunque, hay límites con la vacuna. No puede aplicarse a los niños menores de 12 meses o a la gente que ha tenido una reacción alérgica a la vacuna o sus componentes, que está embarazada o enferma. La vacunación no es necesaria para aquellos que han tenido hepatitis A (la cual le da inmunidad de toda la vida).

Para los individuos que están es riesgo, la globulina inmune (GI) es una opción segura. La GI, aplicada como vacuna, tiene anticuerpos que proveen protección a corto plazo (más de tres meses). En algunos casos, la vacuna y la GI se administran al mismo tiempo. Por ejemplo, si tiene 40 años o más, si tiene una enfermedad crónica y estará viajando en dos semanas o menos, su médico le aplicará ambas vacunas para protegerlo de ser infectado.

Además, los médicos tratan casos de exposición de hepatitis A con la vacuna o con el GI, dependiendo de la edad de la persona y su salud. Si se aplica en dos semanas la vacuna puede prevenir el virus y evitar que se propague. Esto es especialmente útil al controlar brotes en comunidades. En un brote, más de 70 personas terminaron siendo vacunadas.

El twinrix es todavía otra manera de prevenir no sólo la hepatitis A, sino también la hepatitis B . Esta vacuna dual puede usarse en la gente sana de 18 años y mayores. Su programa de dosificación más rápida (las primeras tres dosis se aplican dentro de las primeras tres semanas) la hace una buena opción para los viajeros.

¿Además Cómo Puede Protegerse?

Más allá de las vacunas y la GI, hay otras medidas que pueda tomar para protegerse de la hepatitis A y de otra intoxicación alimentaria:

  • Cuidadosamente lave sus manos con agua y con jabón antes de comer y beber y después de usar el baño.
  • Para matar el virus, cocine los alimentos y bebidas a una temperatura de 185°F (85°C) por al menos un minuto. Recuerde que, aunque, el alimento puede aún contaminarse entre el tiempo que lo cocina y el tiempo que lo come.
  • Cuando coma en un restaurante, asegúrese de que el alimento ha sido cocinado minuciosamente y se sirve caliente. Evite comprar comida de un vendedor ambulante o de lugares que son antihigiénicos.
  • Dependiendo de qué área esté viajando, el suministro de agua entero puede estar contaminado. Para estar seguro, sólo beba agua embotellada y evite tomar hielo en sus bebidas.
  • Ciertos tipos de alimentos son más propensos a estar contaminados. Evite comer mariscos (por ejemplo, ostiones, almejas), leche sin pasteurizar (bronca) o productos lácteos (tal como el queso y el helado), ensaladas, frutas y verduras (especialmente aquellas que están sin pelar) y carnes frías.

¿Qué Debe Hacer Antes de Viajar?

Acuda a Su Médico

Tan pronto como empiece a planear el viaje (lo ideal es de 4 a 6 semanas antes de salir), hable con su médico sobre su riesgo de hepatitis A. Proporcione detalles sobre el área, alojamientos, tipos de actividades y su salud. En vez de ir con su médico regular, tal vez quiera hacer una cita con un especialista en medicina de viajes. En la página de internet de la International Society of Travel Medicine, puede buscar un médico en su estado.

Haga Su Investigación

Visite la página de internet de la embajada estadounidense para obtener la información de contacto de los consulados y registre su viaje con el Department of State de los Estados Unidos. (El registro es voluntario; la información se usa en caso de una emergencia.) En la página de internet, también puede leer sobre los brotes actuales, las instalaciones médicas y el seguro médico. Tenga en cuenta que muchas aseguradoras no pagan el tratamiento en el extranjero o la asistencia médica de emergencia, como ser llevado en helicóptero a un hospital. También, el país que está visitando podría no aceptar su seguro. Entonces, podría querer comprar un seguro médico de viajes para cubrir estos gastos.

Otro recurso útil es la página internet del CDC. El sitio provee información sobre cómo preparar su viaje, incluidos qué medicamentos y vacunas se necesitan. También puede llamar a la línea del International Traveler al 1-800-CDC-INFO para las actualizaciones sobre las enfermedades en el país que estará visitando.

Entre los viajeros, la hepatitis A es una de las infecciones más comunes que pueden prevenirse con una vacuna. Entonces, si está planeando visitar museos en Beijing o practicar canotaje en el río Mekong, tome medidas en este momento para proteger a la gente a su alrededor y a usted mismo.